Standstill – Memories Collector (B-Core)

Standstill representa la nueva promesa del sello barcelonés B-Core, una compañía independiente que hace mucho tiempo dejó atrás ese pesado lastre que la etiquetaba como “el hogar del hardcoreta”. La prueba es que grupos como Madee, Maple o Tokyo Sex Destruction son sus nuevas promesas y ninguno de ellos podría llevar nunca el sufijo –core. Por su parte, Standstill han decidido también buscar nuevos horizontes en su propuesta y es así como nos encontramos con la verdadera cruzada de los que fueron grupo revelación del año 2001 con su primer largo The Ionic Spell (B-Core, 2001): demostrar que su arriesgado segundo disco, Memories Collector (B-Core, 2002), reúne todos los componentes necesarios para satisfacer tanto a puristas como a nuevos descubridores.

La propuesta que pretenden llevar a cabo me parece interesantísima, ya que buscan transmitir emociones más que tan sólo una imagen/actitud que es la que acaban por perder todos los grupos que dependen de ella. Ya no sirven las comparaciones con Refuse o At the Drive-in porque ahora las comparaciones son otras muchas y muy variadas (inevitables referencias que cualquier banda tiene que cargar siempre sobre sus espaldas). Ahora podemos encontrar guiños al free-jazz del que tanto han mamado grupos como Fugazi, June of 44, Karate o, sin ir más lejos, bandas de aquí como A Room With a View, Audience o Qualude, cuyo guitarrista colabora en el disco con sus delirios trompeteros. También se respiran ciertos aromas EMOtivos en los momentos más estremecedores del disco, donde la voz (mejorada, aunque quizás con demasiado protagonismo en la producción) de Enric cambia la rabia de sus característicos gritos agudos por unos llantos más a tono con la base rítmica de Elías y Ricky.

Los estribillos son mucho más melódicos y pegadizos, invitan al baile y dotan de coherencia a las guitarras, que en esta ocasión están más orientadas hacia los punteos discordantes o de gran reverberación. Las estructuras instrumentales están mucho más trabajadas que en entregas anteriores, y este hecho provoca que ni los momentos de furia ni de desolación queden saturados de distorsión o de repeticiones innecesarias.
Entre las grandes composiciones que nos podemos encontrar en Memories Collector, destacan las siguientes: “Ride down the Slope” (introducción al disco y a los conciertos), que conjuga a la perfección contratiempos rítmicos con melodías líricas; “Always Late”, que supone todo un logro en la capacidad compositora del grupo ya que durante su largo minutaje nos brinda una especie de hardcore progresivo muy a tener en cuenta, y la increíble “Welcome”, que sirve de score para el corto Memories Collector, incluído en la versión CD del disco.

Sin duda alguna, Standstill se merecen estar ya no entre las nuevas promesas sino entre las mejores referencias a exportar en el extranjero. Como ya viene siendo habitual en los últimos años, los barceloneses siguen el ejemplo de grupos como Aina al hacer giras muy extensas, ya no sólo en España, sino también por todo el mundo. Me parece algo digno de admiración y espero realmente que no sean los últimos en tomar una decisión tan arriesgada pero por desgracia tan necesaria en estos tiempos de promoción virtual y juglaresca.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

WP-Backgrounds Lite by InoPlugs Web Design and Juwelier Schönmann 1010 Wien