Sven Van Hees

Al contrario de lo que ocurrió con la música house, el lounge no ha nacido de los platos de un dj en una pista de baile

Dejar hablar al espíritu, al alma, dejar aflorar nuestros sentimientos más ocultos es un ejercicio sorprendente, no sólo por lo que podemos conocer de nosotros mismos, sino por los resultados tan inesperados que se obtienen. Esto le sucedió a Sven van Hees. En su primer álbum, Gemini, simplemente hizo lo que de verdad le apetecía, aquello que siempre había querido hacer. Y el resultado immejorable: un primer ejercicio maestro de música lounge. Su segundo trabajo, Calypso no ha decepcionado. Este belga que ha pasado gran parte de sus veranos en Calella de Plafrugell (Girona), ha vuelto una vez más a tierras catalanas no para descansar, sino para demostrar su talento delante de los platos de La Terrazza.

Acabas de publicar Calypso, tu segundo álbum. El primero, Gemini, publicado en 1999, ha sido considerado como el punto de partida de la música lounge. ¿Te esperabas algo así?

Qué va. Fue una completa sorpresa, ya que yo acostumbraba a hacer discos de house y trance. Hacia 1997 empecé a trabajar en lo que sería mi primer disco, quería que fuera algo personal, un álbum hecho por Sven van Hees, con la música que me gusta y con el que poder disfrutar. En ningún momento pensé en música lounge ni en ningún estilo en particular, simplemente era el álbum que siempre había querido hacer. Creo que cuando salió, ni si quiera era considerado musica lounge. Fue un año después, cuando algunas personas empezaron a escuchar mi disco, que se produjo el boom. Y resulta curioso, porque no solo yo empecé a trabajar en este tipo de música. También estaba Jazzanova, en Alemania, y otros grupos, pero nunca hemos hablado ni compartido opiniones.

¿Cuáles son las principales diferencias entre Gemini y Calypso?

Gemini es un álbum de playa. Está inspirado en los días que pasé en la playa, aquí en España, en Portugal o Grecia. Está inspirado en el sonido del mar, los pájaros… Es como la banda sonora para una película en la playa, es un disco muy visual a partir del cuál puedes montar una historia. Calypso, en cambio, está totalmente concebido en la ciudad. Es un álbum urbano. Se podría decir que el primero es la banda sonora de unas vacaciones, mientras que el segundo, la de la vida diaria. Pero si hay algo que tienen en común es que los dos son álbumes que siempre he querido hacer. Mi siguiente álbum va a ser algo diferente a Gemini y Calypso.

Después de la buena aceptación de tu primer álbum, has sentido la presión de hacer un segundo álbum que cumpliera las expectativas?

Claro, cuando hice mi primer álbum, no existía ninguna expectativa. Estaba muy sorprendido porque nadie esperaba nada de mi, y, sin embargo, a todo el mundo le gustó el álbum. Después de 15 años trabajando. Estaba en un sitio en el que no esperaba estar, y sin darme cuenta, había creado unas expectativas que cada vez eran mayores. Y la verdad es que me quedé algo bloqueado. Y luego me dije: la razón que ha hecho que a la gente le guste Gemini es porque he hecho lo que me ha apetecido, y fue entonces cuando me di cuenta de que debía seguir trabajando de la misma manera, tal y como lo había hecho para mi primer álbum, y no dejarme influenciar por firmas discográficas. Y es la mejor decisión que pude tomar, porque te das cuenta de que lo que haces viene de ti, y no es algo que hagas para satisfacer a otras personas. El público se da cuenta de esta libertad.

Y el resultado de Calypso ha sido también muy bueno.

Sí, ha sido genial. La cuestión es: en mi primer álbum, puedo entender el resultado, porque era algo nuevo y fresco, pero en este segundo pensaba que la cosa no iba a ir tan bien porque ya no era material tan original. Pero ha sido considerado como un digno sucesor de mi primer trabajo. Para mi, esta sensación es la mejor, no se podría conseguir ni con todo el dinero del mundo. Yo no preparo mis trabajos pensando en la manera en que pueden tener más éxito, sino que hago lo que me apetece.

¿Cómo empezaste en el mundo de la música?

Es algo que me he preguntado muchas veces, pero nunca he encontrado una respuesta. Mis padres no son músicos, son profesores, mis dos hermanas también son profesoras. Cuando era pequeño y mis abuelos me daban la paga semanal, en vez de comprarme caramelos como los otros niños, yo compraba discos, porque realmente me gustaba la música.

¿Te acuerdas del primer disco que compraste?

Sí, claro, fue el de una canción dance muy conocida, The Freak From Chic, aaaah, freak out!! Creo que tenía unos ocho años cuando me lo compré. Es curioso, a esa edad, ya me gustaba la música negra, y siempre compraba álbumes de este tipo. Es algo que vino de forma natural. Incluso cuando tenía siete años, en el colegio me preguntaban qué quería ser de mayor, yo ya tenía claro que quería ser DJ. Y cuando me fui haciendo mayor, seguí en estudiando porque mis padres insistían, pero yo sabía que era una pérdida de tiempo, porque tenía bien claro lo que quería hacer. Pero curiosamente, una de las clases que más odiaba en el colegio era precisamente música, nos hacían tocar la flauta, era ridículo.

¿Cómo es la industria musical en Bélgica? ¿Hay un mercado competitivo?

En Bélgica fue muy aburrido hasta principios de los 90. No pasaba nada, tenías que tomar de referencia Holanda o Alemania. Pero desde hace unos años, están surgiendo propuestas muy interesantes. Las costumbres en Bélgica están cambiando. Las sesiones exclusivamente house están incluyendo otros estilos musicales. Aunque, realmente, no estoy demasiado familiarizado con el mercado. A mi me gusta ir a mi aire, aunque Bélgica no tiene una escena propia. Lo mejor de mi país es que es muy céntrico, estamos a menos de dos horas de Ámsterdam en coche, en poco más de una hora estoy en Barcelona en avión, Inglaterra está también a poca distancia… Si le preguntas a la gente sobre la cultura belga… yo creo que no existe, tenemos un poco de Alemania, un poco de España. Tenemos muchas influencias culturales.

Tantas influencias como tu música, que resulta muy ecléctica.

Exacto. Por eso viajo tanto. Cuando viajo a San Francisco, por ejemplo, observo y me dejo influenciar por lo que veo, la música negra de la calle. Lo retengo en mi mente cuando vuelvo hacia Bélgica, porque a las pocas semanas de estar otra vez allá, me dejo influenciar por lo que me rodea.

¿Cuáles son tus principales influencias?

Me gusta mucho el rock, pero sin duda mis principales influencias son la música negra, artistas de jazz y la música disco. Mi artista favorito es Lonnie Liston Smith, un gran músico de jazz antiguo muy, muy bueno.

El mercado de este tipo de música está creciendo cada día. ¿Crees que esta es la tendencia del futuro, o es una moda del momento?

No creo que vaya a extinguirse, pero no creo que sea un tendencia del futuro. Es algo que está ahí ahora, una música de relax. Por primera vez, es un tipo de música que no ha nacido en la pista de baile, como el house, el techno, el drum’n’bass… Todo nació de los platos de los Djs en la pista de baile, y después la industria de la música se hizo con ellos. En este caso, fue primer el músico el que grabó este tipo de música, y la gente empezó luego a comprarla. Creo que el lounge es más un estilo de vida, es para gente está cansada de las fiestas house, pero a las que les gusta salir pero no quieren pasarse toda la noche escuchando techno, o que tienen niños pequeños, y prefiere salir en a lugares tranquilos en los que poder tomar algo y escuchar buena música. Pero no creo que pase como con el house, que hace más de diez años que está en primera línea de fuego.

¿Nos puedes explicar algo sobre tu trabajo como productor, sobre tus últimos proyectos?

Ahora voy a producir un álbum aquí en Europa y luego voy a volver a San Francisco, a trabajar en algunas canciones. Mi próximo gran proyecto es trabajar con Julie Cruise, que puso su voz al tema principal de Twin Peaks, la serie de David Lynch. Me pidió que trabajara con ella después de escuchar Gemini. Es una historia muy curiosa. Ella fue de gira por Inglaterra con Spiller. Mi cd sonaba en el autobús, y le gustó mucho. Me llamó, y ahora trabajaremos juntos. He estado mucho tiempo preparando mis dos álbumes, ahora lo que me apetece ahora es trabajar con otros artistas, hacer música dance.

¿Cómo disfrutas más, trabajando como productor o como dj?

Las dos cosas me encantan. Mentalmente todavía tengo 15 años. Mis amigos me preguntan qué voy a hacer cuando tenga 40, supongo que seguir como ahora. Para mí lo mejor es haber podido viajar alrededor del mundo durante los últimos 15 años, y he tenido la oportunidad de conocer a mucha gente con la que he congeniado a las mil maravillas, y a toda esta gente la he conocido a través de la música, y es algo que no hubiera podido conseguir con otro estilo de vida. Lo que más me gusta es la música, sobre todo la música exótica, por lo que es necesario conocer parajes exóticos, y al volver, tengo la inspiración necesaria para rememorar esas playas, esos lugares… Desde hace 15 años me siento como un adolescente, que acaba el instituto y tiene muchas ganas de hacer cosas con las que pueda disfrutar y pasárselo bien, y, sobre todo, poder disfrutar de su libertad, independientemente del dinero. Eso es lo que pienso hacer en Barcelona. Me iré a pasear por el centro, sin tener que preocuparme de nada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.