The Long Blondes – Someone to drive you home (Rough Trade/Sinnamon)

Llegan desde la gris Sheffield, cuna de Human League, Arctic Monkeys, Pulp, etc. y vienen avalados como nuevo hype de la prensa inglesa (mejor banda sin contrato de 2006), aunque a esto a veces no es una excesivamente buena carta de presentación.

Descaro, glamour, provocación y mucho morro, son la base de su mas que reconocible glam-pop, donde frivolidad e intelectualidad se entremezclan. Tienen un innegable aroma a su vecino Jarvis Cocker, no en vano están producidos por Steve Mackey (Pulp), aunque también a los grupos de chica de los primeros 80 (Blondie, y sus otros vecinos Human League, etc.), y es posible que quizás cubran un hueco diferente al que ocupan The Pippetes en lo que parece una nueva oleada de girls-group planeada desde el otro lado del Canal de la Mancha.

Su cantante Kate Jackson aúna las cualidades necesarias para ser la imagen estilística de la banda, algo así como la chica de los cuadros de Hopper (recurso utilizado en la portada de su disco), no en vano ha sido llamada la Katheleen Hepburn del indie, el resto del grupo lo completan Emma Chaplin, Reenie Delaney, Screech Louder y Dorian Cox que es el responsable de la confección de la mayoría de las letras de las canciones.

Las letras incitan a las jóvenes inglesas al descaro, la provocación, y la independencia, en el texto de “Once and never again” Kate proclama: ”Por Dios solo tienes 19 no necesitas novio” pero desde el prisma del romanticismo y cierta dosis de humor proponen un estilo de fácil asimilación y con acumulación de hits bailables, canciones como “Lust in the movies” o “Weekend without make up” parecen concebidas precisamente para estos menesteres. Muchos de los temas que aparecen en el álbum fueron single en diferentes independientes antes de este larga duración, y de momento han dado el el clavo llenado pistas y dando material para la prensa especializada sobre todo la británica.

Al parecer la confirmación del proyecto en directo ha sido algo mas fría, pero la han ido resolviendo a base de actitud. Lo que nos queda es como siempre la incógnita de la confirmación del segundo trabajo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.