Last Days of April – Might as Well Live (Bad Taste Records)

La evolución de Last Days of April les ha puesto a miles de kilómetros de su homónimo debut, tan agresivo y disperso que hasta da gracia recordarlo. Rainmaker les enfiló la ruta para convertirse en los mejores embajadores de emo (¿core? ¿pop?) en Europa. Así lo atestiguó esa obra maestrísima elevada, barroca y doliente: Angel Youth. Ascent to Stars, posteriormente, adolecía de un continuismo que rompió por completo la publicación hace tres años de If you Lose It, desprovisto de arreglos de cuerda o electrónicos: sencillo y bello pop angst.

Con Might as Well Live no van a recuperar ni perder nada en el hermoso camino trazado: no estamos ante un trabajo tan afectado –y afectante- como Angel Youth, pero bien es cierto que la manera de cantar de Karl Larsson encoge la garganta como antaño (ahí está la preciosa “Lost and Found”, desde ya un clásico) y las guitarras vuelven a dibujar pasajes de emoción trepidante (“Who’s on the Phone?”, “Hanging High” y “Two Ply Glass” son un buen ejemplo). Tampoco es un disco llano como If you Lose It, hay un mayor interés por epatar, por volver a administrar grageas de melancolía y añoranza con receta y no de tan andar por casa (canciones como “I Wish That You Would Mean a Lot Less to Me” no tendrían cabida en aquel tiempo). El único pero achacable es haber cerrado Might as Well Live con una obviedad , “You Don’t Believe Me”, prescindible al máximo a estas alturas.

Así que, por arte de magia, observo mi reproductor y se me humedecen los ojos, y no puedo preguntarme si el disco merece la pena, si estos suecos ya no interesan a nadie o si alguna vez lo harán; Sólo sé que están aquí, dentro, que aceptarlos es aceptar también mis sensaciones, mis vivencias, mi discurrir. Que alguien me diga si esto es amor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.