Tweedy – Auditori de Barcelona (Barcelona)

Jeff Tweedy, líder de Wilco, es uno de los creadores de melodías más grandes de la música contemporánea actual. Y volvió a mostrarlo (que no demostrarlo) en su concierto en el Auditori de Barcelona, donde presentó su proyecto llamado Tweedy acompañado por su hijo Spencer a la batería y una banda. Los dos Tweedy presentaron el disco que publicaron a finales del pasado año con el nombre de Sukierae, el apelativo con el que el cantante se refiere a su esposa, quien pasó una difícil etapa de lucha contra el cáncer. En una entrevista Jeff Tweedy dijo: “Cada vez que me pongo a hacer música con él (Spencer) sale algo único. Hay una conexión difícil de explicar con alguien que comparte tu ADN“. Eso tan único que el músico creó con su hijo fue lo que se pudo escuchar en el Auditori en el marco del Banc Sabadell 16è Festival Mil·leni.
Tweedy ofreció un concierto desgranando las canciones de su nuevo trabajo, acompañado por su hijo a la batería, junto a Jim Elkington (guitarra), Darin Gray (bajo) y Liam Cunningham (teclados y otros tantos instrumentos). El directo fue de lo más guitarrero a los más íntimo, de los momentos con estruendosos bajos a otros más de guitarra acústica, pasando del rock al folk y al country  sin casi tiempo para saber donde estabas.  
El directo se dividió en dos partes -o tres- muy claras. La primera y la última constó de los temas del nuevo álbum y alguna sorpresa como el final del concierto con la maravillosa “California stars”, recordando la colaboración entre Wilco y Billy Bragg, que tuvo lugar en los 90 y que se basó en versiones del tan revindicado por parte de Bod Dylan, Woody Guthrie. Como ocurre en Sukirae, las canciones van del lado más melancólico y triste como “Nobody dies any more” o “Wait love”, a temas más folk pop positivistas como “Summer moon” o “Low key” a otros más guitarreros como “Please don´t let me be so understood” o “Diamong light Pt. 1” con un conseguido ritmo de batería y bajo, que hicieron latir la sala del Auditori.
Se respiró mucho de lo que es Wilco en esos temas, a pesar de que el proyecto es completamente distinto, como su sonido y también su banda. De hecho, el nuevo grupo no tiene la energía del directo como la tiene Wilco que cuenta con extraordinarios músicos y presenta canciones más brillantes que otros. A pesar de ello, los Tweedy ofrecieron algo más íntimo y menos metafísico ni complejo, algo mucho más sencillo y a la vez emotivo en algunos momentos.
Sin embargo, el momento más potente e intenso fue cuando el grupo dejó solo a Jeff Tweedy en el escenario con su guitarra acústica y una luz tenue para interpretar algunos de los grandes himnos generacionales de Wilco. Canciones que con la característica y única voz de Tweedy y su guitarra se elevaron aún más alto de lo que Wilco con toda su fuerza en directo pueden hacer elevar. Fue un momento muy íntimo, auténtico, bello. El músico llevó al público a un lugar precioso con la interpretación de hits como “I´m trying to break your heart”, “Jesus etc.”, “One wing” o “You and I”. Jeff Tweedy, quien se fue animando e interactuando más con el público a medida que avanzaba el concierto, se mostró solo con su guitarra en todo su esplendor recordando algunas de sus fabulosas sesiones acústicas.
Wilco ha actuado en múltiples ocasiones en Barcelona: en el Palau de la Música, en el Primavera Sound, en el Liceu… e incluso tocaron por sorpresa en 2012 por sorpresa en la mítica tienda de discos Revolver. No obstante, los que tuvieron el privilegio de acudir al concierto de Jeff Tweedy pudieron verse conectados de un modo muy especial al músico como nunca lo habían hecho a través de su proyecto más personal y familiar y con sus canciones completamente desnudas y eternas. Uno de los mejores regalos musicales.
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.