Apocalyptica – Sala Bikini (Barcelona)

Desde 1993, cuando estos cuatro licenciados de la Sibelius Academy cambiaron las guitarras por violoncellos, la música clásica tomó un rumbo distinto. No sólo porque utilizan instrumentos clásicos para hacer rock duro, sino porque han versionado piezas clásicas al más puro estilo heavy, las cuales harían que Mozart se tirase de los pelos… o acabara bailando pogo, quien sabe…

Así lo demostró Apocalyptica en Bikini el pasado 20 de Marzo haciéndo que la sala reventase por el gentío que acudió a ver eso de que tocaran temas míticos del heavy con instrumentos de música clásica. Y creo por experiencia propia que salieron satisfechos después de más de dos horas de bolo con dos bises incluidos.

Salieron al escenario poco después de las 21:30, y de principio a fin los temas (tanto propios como versiones) fluyeron solos a traves del arco y las cuerdas. Al principio, sonó un poco extraño oír a Metallica o Slayer sin ver a la banda en cuestión ya que, en el escenario sólo habían cuatro individuos, con cuatro enomes cellos sentados uno al lado del otro. Y sin embargo, estaba oyendo “Nothig else matters” y seguía sin creermelo cómo podían con una mano y un arco sobre las cuerdas, puntear igual que la guitarra de Hetfield, y no sólo eso, sino que conseguían el mismo sonido! Era verlo para creerlo.

Y pasaron de versiones a temas suyos de su último álbum, “Cult” que se publicará el próximo Octubre que sonaba igual de bien. Y la gente empezó a responder cuando les calentaron con un para de versiones de Slayer y Sepultura. Entonces aquello parecía un concierto de cualquiera de estas bandas, e incluso en “Master of Puppets” (Gloriosa!) la gran mayoría del público se atrevió a cantarla, con lo que el efecto fue realmente increíble.

Otra cosa que me llamó la atención y que realmente me gustó fue la falta de protagonismo por parte de cada individuo. Quiero decir que cuando había que introducir un tema, se turnaban una vez cada uno para hacerlo y, o bien decían sólo el título, o bien comentaban algo acorde. Asimismo, cuando estaban tocando, el punteo o solo del tema también se lo turnaban en cada tema demostrando así que los cuatro eran igual de virtuosos con el intrumento, cosa que quedó bien clara.

En definitiva, un gran recital en el cual al final se atrevieron a versionar una de las grandes piezas de la música clásica para demostrar que la base de toda melodía es simple y llanamente el Rock & Roll. Y esto les ha valido más de medio millón de copias de sus anteriores dos trabajos y actuaciones en más de 20 países. Y realmente estos Apocalyptica se lo han ganado a pulso.

Esperemos que si vienen de nuevo, los acoja un recinto más grande porque, aunque la acústica de Bikini es excelente, quizás la capacidad no fue suficiente. Sin embargo, lo que se pudo ver bien valió la pena, ya lo creo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.