Childhood – Universal High (Everlasting / Popstock!)

Childhood, qué bonito nombre para un grupo. La infancia: esa etapa en la que se fraguan los sueños que seguiremos persiguiendo en el futuro y las primeras influencias artísticas empiezan a pegarse al estilo de músicos que hoy recuerdan a un tiempo perdido. Así son Childhood y así son ahora más que nunca con Universal High, un LP con el que su líder Ben Romans-Hopcraft encuentra su identidad en sus raíces.

A este quinteto de Nottingham le vimos muy cómodo en el FIB de este año presentando los temas de su último trabajo y no es para menos. Su segundo LP le ha valido al cantante un reencuentro con sus raíces y colaborar con Yoko Ono y Sean Lennon en Nueva York. Para encontrar la dirección que tomarían sus últimas composiciones, el londinense tuvo la idea inesperada de mudarse a casa de su madre y volver a escuchar la música con la que se crió, siendo Smokey Robinson y Todd Rundgren los autores de sus discos más rallados.

Childhood son un grupo de colegas de apartamento enmoquetado que decidieron salir a los escenarios con una apuesta recogida y tímida, entre lo shoegazing y lo dreamy, pero que ha vuelto con un segundo disco luminoso, desenfadado, experimental e incluso sexy (rozando la zona Lenny Kravitz con “Cameo” y los susurros de “AMD”). Su trasfondo diserta sobre la globalización cultural y musical (ejemplificada en el videoclip de “California Light”), las dificultades de vivir en una gran ciudad y los prejuicios raciales que lamenta la letra de la ‘Steely-Danesca‘ “Monitor”.

Chute de power pop en “Too Old For My Tears” antes de que Childhood se pongan europeos en “Melody Says” con un toque afrancesado que cambian rápidamente por la vuelta a sus raíces británicas en “Universal High” y “Don’t Have Me Back”, recordando a iconos ingleses de los noventa como Pulp o Supergrass.

Universal High te susurra acomodándose contigo en el sofá proyectando un viaje ficticio de soul, disco, funk y pop casero. Con este CD, Childhood le regala a los oídos un revival con lo mejor de la música de las últimas décadas abrazando una nueva identidad que al mismo tiempo es una aceptación de sus raíces.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.