Libro: Morrissey: autobiografía (Malpaso)

A cualquier melómano que le preguntes tendrá a The Smiths y a Morrissey en un pedestal, a pesar del difícil carácter de este último.

Este interés por la vida y milagros del controvertido cantante ha estado constantemente rodeado de mucho morbo, ya que ha sido desde siempre un personaje público muy particular con declaraciones brillantes, fobias conocidas (Margaret On The Guillotine, un ejemplo de canción discordia que le costó al amigo Moz un arduo interrogatorio por parte de Scotland Yard) y una lengua viperina que pone los pelos de punta a los carnívoros.

De Morrissey se han publicado muchas entrevistas y textos sobre su atribulada vida, donde se pueden percibir algunos detalles de su personalidad, quitando por supuesto algunos temas más íntimos de los cuales el amigo Moz no quiere ni mencionar, mostrando así una y otra vez esa sensación de hermetismo que muchos de nosotros ya conocemos con respecto a algunas facetas de su vida privada. En este aspecto y como melómano empedernido a mí por lo menos me basta con los textos de sus canciones, donde el cantante desnuda su alma, sincerándose a modo de diario personal y ya de paso tocando nuestra fibra más sensible.

Fue en el pasado año 2013 cuando Steven Patrick Morrissey decidió publicar sus memorias a través de la editorial Penguin Classics, sello que admite tradicionalmente obras de escritores ilustres y clásicos literarios como Homero, Henry James u Oscar Wilde. Este detalle no pasó desapercibido y causó una enorme controversia en Reino Unido, lo que no impidió por otra parte que el libro vendiera más de 35.000 copias durante su primera semana en las librerías.

Lo primero que llama la atención de este libro (excelentemente editado por la editorial Malpaso) es la forma en que está escrito, en un bloque enorme de texto sin división en capítulos y con párrafos de un gran tamaño: este recurso utilizado se puede ver desde diferentes puntos de vista y desde luego yo me quedo con la idea de que toda su vida es un todo en el que la gran mayoría de sus elementos vitales son igual de importantes, sin destacar unos por encima de otros.

morrissey-portada

Seremos testigos de excepción de una infancia marcada por una sensibilidad extrema, la cual hizo especial mella durante sus años de formación en su etapa escolar rodeada de circunstancias que pueden afectar (y de hecho lo hacen) a cualquier niño con una sutileza especial.

Es gracias a la figura de un joven llamado Johnny Marr y su ofrecimiento para formar una banda lo que en cierta parte salva la vida a Steven (es curiosa la forma del destino, ya que fue el propio Marr el culpable de ser el causante de la ruptura de The Smiths). Si queréis saber lo que esta diva piensa de sus compañeros de grupo (aquí no se salva nadie, ya lo voy advirtiendo…), tendréis que adentraros en estas páginas.

Da la sensación leyendo estas memorias que Morrissey es un ser exultantemente dramático y no para de posicionarse en la gran mayoría de las ocasiones como una víctima, siempre rodeado de diversas penurias provocadas por las consecuencias de los demás, nunca por su culpa. Este rasgo es característico de una persona narcisista y ególatra, nada nuevo por otra parte para cualquier seguidor suyo, pero que ya dice mucho de su forma de ver la vida.

A pesar de tocar muchos temas amargos, Moz es capaz de sacarnos una sonrisa al tratar otras situaciones narradas con un sentido del humor made in british que sirven como perfecto contrapunto a tanto tema y declaraciones polémicas.

Finalmente los adeptos de toda la vida reconocemos las palabras que nos brinda el cantante dedicadas a todos y cada uno de nosotros: un auténtico regalo que desde aquí se agradece enormemente.

Por otra parte echo de menos más páginas dedicadas a las grabaciones de sus discos de estudio y a algunas de las circunstancias que rodearon a sus letras más famosas, pero no se puede tener todo…

Concluyendo: esta autobiografía inflada hasta la saciedad con un enorme ego está repleta de anécdotas, momentos delicados, declaraciones polémicas (como no podía ser de otra manera), críticas acérrimas a personajes públicos…todo ello bajo una afilada pluma que no deja indiferente a nadie.

Si eres un fanático de Morrissey, debes leer esta autobiografía sí o sí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.