Aias – A la Piscina (Captured Tracks/El Genio Equivocado)

No me cuesta nada imaginar algún hipster de Brooklyn haciendo esfuerzos para tararear en catalán, marcando incluso el acento xava, las canciones del primer disco de las Aias. Sacar un disco en una discográfica como Captured Tracks otorga al menos la oportunidad de gozar de un breve hype por el que miles de bandas en el mundo venderían a su madre pero es que además, en este caso, es muy probable que no solo se hable del disco si no que además se escuche.

La génesis del grupo es un cúmulo fortuito de casualidades que en vez de acabar en el habitual caos y destrucción termina en un improbable final feliz. Laia Aubia (batería) y Gaia Bihr (ex–Sedaiós, voz y guitarra) escriben unas canciones para una fiesta, la cosa gusta y se complica, empiezan hacer conciertos, se añade Míriam García (bajo), se graban unos temas y de in-box a in-box de las personas adecuadas estos llegan a manos del jefe de Captured Tracks quien sin dudarlo les edita su primer largo. El resto ya es ahora.

Ante tal velocidad evolutiva no sorprende que a la primera escucha las canciones parezcan primitivas y sucias, casi maqueteras, sin saber bien donde acaba una canción y empieza la siguiente. Reverb, reverb es la palabra que retumba en la cabeza e inunda los oídos. Una producción militantemente lo-fi que esconde las melodías bajo la alfombra y que llega al nivel de ahogar voces e instrumentos bajo una pasta densa y pegajosa. Pero eso es el envoltorio, el papel que protege al caramelo. Una vez se asumen los retos que la producción impone, uno solo puede tomar aire y dejarse contagiar por la sensación de cotidiana felicidad que exuda el disco. Canciones a ritmo y longitud como las de los Ramones, letras simples y costumbristas y estribillos de los que obligan a ser silbados. Twee Grrl muy cálido y divertido ideal para combatir la siempre ingrata entrada al invierno. 

Al final uno comprende que el camino que ha tomado este disco esta libre de sospechas de tráfico de influencias y deja claro que solo ha ido recorriendo el camino a base de convencer uno a uno a todos los integrantes de la cadena. Uno de esos escasos spam de los que da gusto recibir. Por otro lado, desde que me di cuenta que cada vez que escucho este disco tengo que escuchar “Drive It All Over Me” de los My Bloody Valentine este disco me da la vida.

ESCUCHA en Spotify: Aias – A La Piscina

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.