Atticusfinch – Lovers (Flor y Nata Records)

Después de publicar un par de EPs en los últimos años, además de un buen puñado de sencillos, el grupo de Albacete Atticusfinch lanza por fin su primer álbum en formato largo. Lo publica el sello Flor y Nata Records, se titula Lovers y se presenta con una bonita pero arriesgada portada del artista Mortimer que luce especialmente en vinilo, formato que han escogido para este lanzamiento. Atticusfinch han recorrido un largo camino desde que los conocimos con el EP Vacaciones en Shangri-La (Flor y Nata Records, 2018), pero sobre todo desde que iniciaron su trayectoria bastantes años antes. Por el camino ha habido numerosos cambios en la formación, algunos tan importantes como la sustitución de su cantante no una sino varias veces. Un puesto ocupado actualmente por Tania Delgado, de potente y expresiva voz que, en mi opinión, luce mejor en las canciones en castellano y en aquellas que se acercan más al pop guitarrero, incluso al power pop. Tania también toca la flauta, algo que cambia la percepción de algunos temas y les da un aura más mística, podríamos decir.

El disco se abre con unas guitarras sincopadas a lo new-wave combinadas con unas delicadas cuerdas que suenan de fondo. Es solo un detalle, pero evidencia un cuidado por los matices que muchas veces pueden impulsar o arruinar una canción. Suena “Hoy me he dado cuenta”, un canto aparentemente de agradecimiento por una historia de amor vivida pero ya acabada. En ella se juega con un acercamiento a un pop guitarrero y con cuerpo, cercano al power pop, que quizás no acaba de materializarse de forma tan evidente como, cuentan, en sus directos. El hecho de que sigan con una versión de Gigolo Aunts (“Everything is wrong”) refuerza la idea de ese jugueteo con el pop de más alto octanaje y excelsas melodías. Seguimos en esa línea, incluso incrementando el poder de las guitarras, en “La envidia de las rosas”, muy melódica y pegadiza. “Marzo febril” rebaja una pulgada la intensidad sonora, pero vocalmente es incluso más épica.

A partir de aquí asistimos a la recuperación de diversas canciones de sus EPs junto con algunas versiones: “Que empiece ya”, regrabada para la ocasión con la voz de Tania; “Si tú te vas”, su colaboración con Emilio Elegante de hace unos años; finalmente, “El mundo de la mano” (maravillosa pieza de pop desinhibido, clásico pero juvenil) y “Nada que decir” (con una letra con algo de mala leche, original de Sara Íñiguez, de Rubia) ya aparecían en su EP Amantes de lo Elegante (Flor y Nata Records, 2019). “Más de veinte años”, una adaptación de una canción de La Granja a ritmo de rock and roll contenido, salió como sencillo en 2020 pero encaja perfectamente con los temas más recientes.

El disco se cierra con otra versión, esta vez grabada en directo: nada menos que “Behind blue eyes” de The Who. La voz de Tania, quizás liberada de la presión y el perfeccionismo del estudio, luce aquí en todo su magnífico esplendor. No solo eso, sino que deleita con un solo de flauta que transporta la canción a otra dimensión casi espiritual. Excepcional cierre de disco que quizás suene en los próximos conciertos de Atticusfinch: el 11 de marzo en Sideral (Albacete) y el 15 de abril en La Fábrica del Arte (Jaén). Yo trataría de no perdérmelos.

Escucha Atticusfinch – Lovers

 

Deja una respuesta

WP-Backgrounds Lite by InoPlugs Web Design and Juwelier Schönmann 1010 Wien