Burrito Panza – Sólo y mal acompañado (El Genio Equivocado)

Los devotos militantes del universo Surfin’ Bichos sentimos una excitación especial cuando cae en nuestras manos cualquier proyecto en el que estén involucrados alguno de sus ex – miembros.

Ese percutor que nos llama desde muy adentro, nos hace ser en exceso exigentes y nos  hace elevar las expectativas a los niveles inalcanzables que el tirano genio de la melancolía demanda para sí. Esa tendencia o, mejor dicho, debilidad humana, hace menospreciar muchas veces o pasar por alto trabajos que carecen de toda intención trascendental como lo es Sólo y mal acompañado (11), el debut de Burrito Panza.

Si revolvemos en el cajón que compone Burrito Panza, encontramos a casi todo el elenco que compuso Surfin’ Bichos –a excepción de Fernando Alfaro– de una forma u otra: Carlos Cuevas y Manuel Mora en las filas principales junto al ex – Mercromina y ex – alienista Carlos Flan, que aquí se encarga de la guitarra y voz; masterizando Joaquín Pascual y, por último, el siempre delicioso aporte a los coros puntual de Isabel León.

No busquen aquí la causticidad rasposa y kamikaze del debut en solitario de Joaquín Pascual, ni la solemnidad dramática de La vida extraña y rara (11) de Fernando Alfaro. A diferencia del ejercicio de exorcismo del primero o la exigencia auto-impuesta del segundo, en Sólo y mal acompañado (11) no encontramos ninguna ambición ultraterrena tras el conjunto de canciones, con todo lo bueno y lo malo que ello supone.

Lo bueno, que no podemos exigirle con la contundencia con la que los fieles del legado independiente de Albacete solemos aplicar a todo lo que de allí surge, y lo malo, precisamente es eso mismo, que inevitablemente eso podría relegarlo a un plano de disco menor en la nutrida colección de proyectos salida de esa tierra de perros.

Para evitar esto último, las armas son unas trabajadas letras acerca de nuestras vidas compuestas por lados escalenos [¿por qué después de tanto tiempo existe algún lazo invisible si las cosas que olvidé decirte ya nunca más podrán oírse?(“Cosas que olvidé”)], una soterrada tensión (“En ese lugar”, “Nunca descansa” o “El extraño que hay en mí” la atesoran) que, como lenta metástasis, engaña a las supuestas formas pop marca de la casa como las de “Tu lado salvaje” o “Las reglas del mal” y, por último, una sensibilidad que alcanza de lleno sutilmente, como ejemplifica por encima de cualquiera la breve “Cambio de clima” una de las canciones más bellas del año.

Mi malsana morbosidad me hace fantasear con el potencial sujeto sobre el que versa la misma. Placeres culpables de fan fatal.

ESCUCHA en Spotify: Burrito Panza – Solo y mal acompañado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

WP-Backgrounds Lite by InoPlugs Web Design and Juwelier Schönmann 1010 Wien