Cala Vento – Gira San Miguel On Air (Sala Theatro) Málaga 04/12/21

Enmarcado dentro de la programación de la gira que San Miguel está llevando a cabo con bandas de renombre en nuestra escena, como Belako, L.A. o Rufus T. Firefly, por salas de toda nuestra geografía bajo el título de San Miguel On Air, el concierto del dúo catalán Cala Vento en la malagueña Sala Theatro, supuso una de las paradas que llevaron a cabo por el sur de nuestra geografía, tras Sevilla y Granada, en su Gira Fin de Ciclo 2 o Gira del Optimismo. Teniendo en cuenta el hambre de conciertos que acumulamos los amantes de las descargas en vivo, nada mejor que una buena sesión de estribillos directos a la memoria y de guitarrazos con alma emo-pop bañados por redobles vertiginosos en una sucesión de hits que pasaron en un suspiro.

El eco de un disco tan redondo como Balanceo (Montgrí, 2019), mantenido y ampliado con el EP Teletecho y El Acecho (Montgrí, 2021), del que sonaron ambas caras, aún suena vigente y demuestra con solvencia la madurez que alcanzaron con su colección de canciones más logradas. La energía que desprenden siendo solo dos, resulta atronadora. El efecto sinérgico de las cualidades y sensibilidades de Aleix y Joan, se proyecta como una máquina perfectamente engrasada, jugando tan bien con ese contraste irresistible entre letras sentidas y ritmos contundentes. Clásicos recientes como “La Comunidad”, “Gente Como Tú”, “Un Buen Año” o “Solo Ante El Peligro”, combinaron ágiles con hitos pretéritos como “Abril”, mi favorita personal “Isla Desierta” o “Hay Que Arrimar”, con espacio para un tema nuevo, el redondo “No Hay Manera”, que deja la miel en los labios esperando material fresco.

También saben frenar en seco, bajar las luces, y emocionar con “La Importancia De Jugar Al Baloncesto”, con Joan, el batería, tomando el mando y erizando la piel con esa melodía tenue y melancólica.

En esta ocasión, y seguramente por las pequeñas dimensiones del local, no hubo espacio para el pogo, pero ni siquiera resultó necesario para sacudirse la euforia acumulada, pues el público que abarrotó el local no dejó de cantar y bailar, de sentir y vibrar. Y esto solo hace que ya contemos los días para su próxima visita.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

WP-Backgrounds Lite by InoPlugs Web Design and Juwelier Schönmann 1010 Wien