Cat Power – Speaking For Trees (Matador Records)

Aún no habiendo escuchado nada de esta cantante con anterioridad, es imposible no quedar meridianamente sorprendido por este disco. Sorprendido, sobre todo, por el formato en que el espectador disfruta de las canciones, que no es el tradicional.

En efecto, Chan Marshall, Cat Power en círculos artísticos, deudora de la ética y la estética grunje-sonicyouthiana, desglosa su cancionero en una filmación en la que aparece solo ella, a cámara fija y en plano alejado, con una guitarra y en medio de un paraje verde, imperfecto y feista. Marco este que le sirve para hacer un concierto en el nadir, para los pájaros y los árboles. Guitarra y voz, sin más, Cat Power emprende un viaje bastante hipnótico, sin primeros planos, en el que cobra importancia, simplemente, su sonido en medio de ese lugar, una campiña a las afueras de Nueva York. La película es de Mark Borthwick y Cat Power canta, entre otros clásicos, a Dylan (“Knokin’ On Heavens Door”) a Duke Ellington (“Sophisticated Lady”) y a Richard Rodgers & Lorenz Hart (“Blue Moon”). Versiones atípicas, como mínimo, que repite alternativamente a lo largo de toda la filmación, entrecaladas con temas de cosecha propia, también repetidos varias veces.

Los video-clips que acompañan el concierto acústico campestre acaban por dar a conocer el mundo de la cantante y sus compañeros. Libertad absoluta, jugueteos con el agua en una playa gris de México y canciones que van muy acordes con el paisaje. Una huída de las obsesiones de la ciudad y de la vida veloz que queda confirmada en un segundo cedé, con un solo tema de 18 minutos. A entender como una forma de arte de vanguardia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.