Cecilia Ann

“A la escena independiente de este país le ha faltado ambición”

A la escena independiente de este país le ha faltado esa ambición de decir: “Oye vamos a vender esta película como que es algo vendible”. No vamos a ser como el típico de la familia que se encierra en su cuarto a oír su música. No somos los “raritos”

Los granadinos están de gira presentando su último trabajo, “Si Yo Te Contara”, y hemos podido hablar con Arturo, su cantante y guitarrista después de la fabulosa actuación en la sala viguesa Vademecwm

Os encontráis presentado en directo lo que es vuestro tercer trabajo “Si Yo Te Contara”, ¿qué tal el reencuentro con el público? ¿Tenéis sensaciones distintas que con los anteriores directos?

Ahora mismo es el momento para nosotros personalmente más dulce, más cómodo que hemos tenido nunca, porque como que hemos tenido una especie de encarnación de la banda, nos tomamos las cosas con mucha más tranquilidad, con menos prisa, con menos presión de la que teníamos antes. Y eso se traduce en el disco principalmente, ya que es un disco muy directo, de canciones muy rápidas porque nosotros queríamos que las canciones llegaran a la gente, a lo mejor por haber estado tanto tiempo, dos años parados desde el segundo. Y después, en directo pues, una sensación muy cómoda porque hemos querido ser sencillos y hacer conciertos que rápidamente la gente se enganche. Y por ahora muy bien, llevamos desde Octubre tocando y nos quedan, creo, dos ciudades por hacer. Y bien, como siempre hay respuestas más grandes en unas ciudades, en otras menos, … pero muy bien porque son tiempos difíciles y por lo menos el cariño de la gente, de nuestros amigos, de fans de siempre del grupo no nos ha faltado en todos estos meses.

Os lo habrán preguntado millones de veces, pero por los lectores de Muzikalia lo podréis aguantar una más, ¿por qué Cecilia Ann? ¿Son los Pixies vuestro grupo favorito?

Los Pixies eran uno de nuestros grupos favoritos, pero sin embargo la filosofía musical de Cecilia Ann no tiene nada que ver con los Pixies en absoluto, porque a mucha gente le pasaba eso cuando empezábamos porque esperaban un sonido agrio como hacían Frank Black y todos sus compinches. Sin embargo, Cecilia Ann nos gustó porque la idea que teníamos era de un grupo con influencias anglosajonas, con influencias americanas, porque es la música que nosotros escuchábamos, música de fuera siempre y después que tuviera alguna raíz en nuestro país, en nuestra ciudad… Entonces, Cecilia Ann, el mismo nombre tiene ese componente de las dos culturas. No sé porque, pero nos sugería eso. Y después, siempre decimos la respuesta oficial que tuvimos que buscarla en los libros: que Cecilia Ann era hermana de Barbara Ann, una chica que pululaba por las playas de California en los tiempos de los Beach Boys. La canción original no es de los Pixies, es de los Surf Tones, un grupo de los 50 y los Pixies la recuperaron. O sea que tenemos nuestra respuesta bucólica y nuestra respuesta intelectual o de hemeroteca.

¿Qué diferencias hay entre los Cecilia Ann de “Un Segundo” (allá por el 98) y los de “Si Yo Te Contara”?

Sobre todo la madurez. “Un Segundo” fue un disco que se grabó en un segundo y le pusimos por eso el nombre. Acabamos de grabar nuestra primera maqueta y rápidamente tuvimos la suerte de poder meternos en el estudio. Fue como algo muy precipitado, todo el mundo esperando que hiciéramos el disco. Llevábamos dos años tocando, no éramos músicos de toda la vida, ni nada. Fue como una presión constante que arrastramos hasta el disco de “Suenacuento”, hasta incluso terminando la gira de “Suenacuento”. Por eso, “Si Yo Te Contara”, es un disco tranquilo, sin ningún tipo de complejos, sin ningún tipo de presión. Un disco que lo hemos sacado con lo que hemos aprendido en los últimos años y con el que nos sentimos comodísimos tocando las canciones. Un disco que necesitábamos para completar el repertorio de un concierto. Las canciones que necesitábamos para poder respirar durante un concierto, como “Mi Revolución” o como “Al Fondo De La Pantalla”, que son canciones que necesitábamos para respirar, para poder digerir en un mismo set pues otras como “Romperosa”, o canciones de “Suenacuento” que son más complejas, o incluso las canciones de “Un Segundo” que son más instantáneas, se nota más la inocencia. Digamos que para nosotros es un balón de oxígeno este disco.

Y ya más global, ¿qué diferencias encontráis entre la música independiente actual y la de hace seis años? ¿Creéis que estamos en un buen momento?

Yo creo que sí. Bueno, buen momento… Estamos en un mal momento porque la situación cultural del país está estancada desde hace cuatro u ocho años, y eso afecta a todo. Sin embargo estamos en un buen momento de grupos. El “boom” de los 90 eran grupos,… e incluso los que salimos unos años después, éramos grupos bastante amateurs, y bastante malitos tocando todavía, porque estábamos intentando levantar un embrión que la mayoría de los músicos no teníamos experiencia. Y ahora hay grupos que suenan de la leche. Grupos que perfectamente pueden competir con las bandas extranjeras a nivel de calidad. ¿Qué es la pena? Que no hay un respaldo para esa escena, porque si lo hubiese, un respaldo de público, de los medios, pero de los medios potentes, de los que parten el bacalao (no me gusta esa expresión, pero bueno),… si hubiese ese respaldo ahora mismo estaríamos hablando de lo que se soñó en los 90 que era crear en España una escena independiente como la de Inglaterra, con sellos independientes pero que venden 500 o 600 mil copias.

¿No cogimos bien el relevo de la movida de los 80? ¿Hemos tirado por el otro camino?

Lo que pasa es que los 80 fue una movida muy institucional, y eso se nota, porque cuando hay apoyo de las altas esferas, cuando hay un apoyo político, … que en los 80 se hable que esto era como un estallido de independencia. Jamás ha estado más apegada la música de los 80 a un sector político de izquierdas o cómo se quiera llamar. Era una revolución que iba acompañada con las fuerzas vivas del país.

Quizás por lo que habíamos vivido antes…

Sí, sí. Sin embargo ahora es todo lo contrario. En los 90 el “boom” indie estuvo desamparado de las instituciones. El grupo que más vende, vende 50000 copias. Es un techo que es ínfimo. Una compañía multinacional no se molesta en abrir un despacho para un grupo que venda 50000 copias. Esa es la desilusión que tenemos los que ya cogimos ese testigo, pues que pensábamos, no nosotros, pero sí los grupos que salían después de nosotros, que no serían casos anecdóticos como son ahora: hablo de Deluxe, o Sidonie, o La Buena Vida… Son casos anecdóticos que nadie se explica, mientras que con otro orden de cosas sería lo normal. ¡Joder, son unos grupos con mucha calidad! ¡Tienen que estar arriba!. Sin embargo la gente todavía se pregunta: “¿Cómo coño habrá podido ser esto?”. Perfectamente cualquiera de estos grupos podría estar… no sé si me explico…

Empezasteis grabando en inglés, si no me he informado mal, y sólo fue un acercamiento a ese idioma porque en vuestros tres discos cantáis en castellano, ¿fue un cambio de rumbo? ¿os encontráis mucho más cómodos en castellano?

Nosotros somos cervantinos al máximo. No por fundamentalismo, pero sí porque es como nos expresamos mejor. De hecho no entramos en esa dicotomía o esa discusión de inglés o castellano. Probamos en inglés porque los grupos que escuchábamos o cogimos como filón o botón de muestra eran grupos de fuera: grupos americanos, grupos ingleses… Y empezamos a cantar en inglés para aprender a componer. Después vimos que no decían nada nuestras canciones en inglés, al igual que dicen las de otros grupos si se expresan bien o si conectan, e hicimos por componer en castellano. Es más, en la fase de composición al principio se chapurrea, y cuando nos pusimos en serio a componer canciones… es decir, al conjuntar esto: a+b+c, fue ya en castellano. O sea que básicamente siempre hemos trabajado con el idioma de Cervantes.

También mucho single en vuestra discografía, “Nidea”, “Azul”, “Grís”, “Romperosa”, “De Todo Un Poco”, “La Mujer Pez”, … ¿es un formato que os gusta más que el largo?

Yo creo que puede ser el futuro, que no esté la gente supeditada a la salida de un disco. Cuesta trabajo hacer un disco. Un disco no es juntar diez canciones. Es hacer algo homogéneo. Es como un concierto. El single te da la oportunidad directamente de demostrar que estás ahí. En un momento dado tienes una canción y dices: “esta canción tiene pulso, tiene que llegar ya, no puede esperar a juntarse con otras nueve”. Yo no lo veo una estrategia. Comercialmente siempre se ha dicho que el single es una inutilidad porque es un formato que la gente no compra, porque la gente en este país dice que por casi el mismo precio compra diez canciones que una. Pero, de cara al tema de piratería, y no sólo por piratería, que a nosotros el tema de la piratería nos la trae floja…, sobre todo por el tema de esa devoción por la música que necesitamos que la gente vuelva a tener. Creo que el single sería la fórmula. Es como la gente se engancha: la gente conoce a un grupo por una canción de pronto y necesita tenerla.

Nuevo trabajo y nuevo sello, ¿qué tal las nuevas sensaciones (como dirían vuestros paisanos Los Planetas) con IntroMúsica Records?

Pues muy bien porque ellos son amateur ahora mismo en el tema discográfico. Buscábamos también eso. Necesitábamos un soplo de aire fresco, de gente con muchas ganas, como están ellos, … por el proyecto, por su sello discográfico y a nosotros nos venía muy bien eso. Veníamos de Elefant que nos lo ha dado todo y ha sido increíble la relación con ellos. De hecho, detrás de “Si Yo Te Contara” está Elefant también porque nuestra editorial sigue con Elefant, porque el disco lo ha fabricado Elefant, porque lo ha distribuido Elefant, y porque cualquier duda que nos surge o cualquier problema que tenemos para arrancar, porque ya te digo, IntroMúsica está todavía en pañales, pues lo ha solventado Elefant porque simplemente no ha podido sacar el disco pues porque la situación económica que tienen hoy los sellos no pueden afrontar ya más de dos o tres producciones como mucho al año. Luís ha sido una persona que siempre ha sacrificado todo lo que ha podido por sacar la música que a él le gustaba, pero claro, llega un momento en que te pasa factura y no puedes. Juegas con tu pan, juegas con tu vida… y nosotros lo entendemos.

Sale la vena empresario…

Más que la vena empresario, la vena ama de casa que tiene que velar porque haya lentejas todos los días, ¿no? Luís ha sido siempre un “irresponsable amante de la música”. Luís se ha dejado llevar por impulsos. Cuando salimos nosotros se gastó mucho dinero, y la gente decía que cómo podía con un grupo que aún estaba en embrión, pero él siempre ha sido eso: su gusto musical, su latido…

Por una parte da alegría que el que tenga una discográfica piense eso y que tenga esos valores: lo importante es la música y no el mercantilismo…

Por una parte sí. Pero es que a la escena independiente de este país le ha faltado esa ambición de decir: “Oye vamos a vender esta película como que es algo vendible”. No vamos a ser como el típico de la familia que se encierra en su cuarto a oír su música. No somos los “raritos”. Ese es el problema de la mala interpretación de la palabra indie: se ha tratado el indie como algo extraño, algo raro. Tú oyes un grupo como nosotros y somos pop pues de lo más convencional que hay. A nosotros especialmente nos ha jodido eso porque es como si de primeras dijéramos hay un mercado donde nosotros no podemos tocar. ¿Por qué? Porque somos independientes. Eso sí: después hay gente que le mola mucho tener un grupo independiente en su garito un día, o en una radio, o en un periódico de gran tirada de pronto sacan una sección como diciendo: “vamos a poner el toque independiente” y eso siempre te jode porque dices: “¿qué diferencia hay entre nuestra música y la de la Oreja de Van Gogh?”.

El pop se transmite en cada acorde de Cecilia Ann, pero ¿escucháis otros estilos musicales? ¿Qué grupos escucháis últimamente, y cuáles no podrían faltar de mi discoteca personal?

Un grupo que no debe faltar en la discoteca personal para nosotros es Harpers Bizarre: un grupo de los 60 que son una auténtica bomba que hacían canciones de pop, que además escuchaban otra música. Le llamaban pop barroco o sunshine pop. Introducían desde el country a elementos de clásica,… pero siempre desde una óptica de pop brillante. Harpers Bizarre es el grupo que nosotros hemos escuchado en los últimos dos o tres años con mucha atención porque era algo que se escapaba. Todo el mundo habla de los Beach Boys, de los Beatles, … pero sin embargo estos grupos ya utilizaban el bisturí de forma muy interesante.
Y en Cecilia Ann básicamente tenemos una óptica. Ten en cuenta que hoy en día nosotros planteamos el grupo porque los que estamos en Cecilia Ann tenemos algo en común y principalmente en la música. Nos da igual que alguno salga con una rubia, o con un rubio, o que le guste la arquitectura,… pero musicalmente intentamos que haya coincidencias. Es necesario. Yo, personalmente, no concibo un grupo en el que haya, a lo mejor, un cantante pop y un guitarrista de metal. Con todos mis respetos. (risas)

Difícil de conjugar, ¿no?… (risas)

Es que uno de los dos está sufriendo seguro. Estrella y yo somos los mayores e intentamos compartir la experiencia musical que tenemos. Ellos son más jóvenes, Miguel y Dani, con lo cual ellos a lo mejor están con los ojos más abiertos, nos traen las novedades y nosotros les endosamos lo que traemos de atrás. Pero somos bastante homogéneos.

Mi pregunta fetiche…. ¿qué opináis de Internet? ¿Son las nuevas tecnologías un peligro para la industria musical? ¿Un medio de promoción?…. Vosotros mismos, ¿lo utilizáis?

Tarde o temprano hay que asimilar eso del pirateo como se han asimilado diversos sucesos sociales. Ha tenido uno que cambiar el rol. En el tema del pirateo lo que hay que intentar, más que erradicarlo, que es imposible porque es la misma tecnología la que lo ha permitido, es un poco rentabilizarlo. Lo que más me gusta de Internet y lo que menos es la anarquía que hay porque te mueves libremente, porque puedes acceder a un montón de gente que con otros medios como la prensa, la tele, … no puedes porque están ya controlados por una serie de personas. Sin embargo, Internet es libre. Yo abro mi página y tengo el mismo acceso a mi página que tengo a la página de Zanussi.
Para nosotros ahora mismo, el medio para promocionar nuestro trabajo es Internet: los e-mails, la página web que está en construcción…
Internet puede ser una solución para la música: si a lo mejor en vez de vender nuestro disco a 12 €, vendemos nuestras canciones por Internet a 0,5 € ganamos seguramente más dinero que si vendiéramos 100000 copias del disco. Yo eso lo veo una fórmula. Yo soy una persona que me meto en Internet también y me gusta buscar y oír, y no me importaría pagar una cantidad y bajarme una canción de tal o de cual, o bien el disco entero. Sería una buena fórmula para la música, porque no hay pérdida de calidad.
Después, al que le gusta comprar el disco en la tienda, al que le gusta tener portadas…
El disco no es el mp3. El disco también tiene su encanto. Es que es muy complicado. Por eso te digo que la misma anarquía de Internet, esa de que: “venga, todo lo que haya me lo bajo”, “todo lo que eso, lo tengo”, te gusta para poder navegar libremente, para poder exponer tu trabajo al mundo entero,… pero también dices: “joder, es una merienda de negros ahora mismo”.

¿Cuáles son vuestros planes a corto, medio y largo plazo? ¿Seguiréis de gira? ¿Por dónde os podremos ver? ¿Algún single después de “Mi Revolución”?

A corto plazo es terminar la gira, que llevamos desde octubre, que será el mes que viene, preparar el single de “Al Fondo De La Pantalla” que será el siguiente, que es el segundo corte del disco. Y seguir, y seguir. Seguir presentando el disco de cara al verano, los festivales,…

Alguna fecha ya para confirmar a nuestros lectores…

Sí, por ahora me parece que tenemos confirmado el Festival del Contempopranea, de Alburquerque, que ya hemos estado. Nos queremos meter en Febrero a grabar las caras B del single, tenemos que grabar una versión en el homenaje al Niño Gusano, o sea que ahora en Febrero básicamente, cuando terminemos mañana en Cáceres, estaremos quince o veinte días para poder grabar todas las caras B del single. Aprovechar que el grupo se ha reactivado para no cesar ni un instante y preparar sobre todo el verano que es siempre más generoso que el invierno para las bandas de pop.

Os acabamos de ver en esta sala viguesa, (Vademecwm), habéis tocado en el FIB, en el Contempopranea, … ¿vuestra predilección a la hora de tocar es por las salas o por los grandes escenarios?

Sinceramente, las salas pequeñas y la presión del público sobre todo en una sala de un aforo que normalmente va de acorde con el grupo, hay ambiente, hay eso… es impagable. Ahí el grupo lo da todo. Es más próximo al público.
Los festivales son muy jugosos, más apetitosos, pero son una lotería porque son eventos de muchos grupos, de varias horas, en los que el público está disperso, porque nadie es capaz de digerir ocho bandas, o como pasa en el Fib: digerir cerca de sesenta grupos. En una sala van a verte a ti, y ese día es el tuyo, y pienso que debe ser así. Por eso salimos a tocar, a pesar de que es más duro. Es más cómodo ir a un festival, donde seguramente te pagan bien, donde estás bien tratado, donde tienes asegurado un público fijo. Es lo suyo. Pero sin embargo es nuestra obligación y encontramos recompensa siempre cuando vas a una sala, a una ciudad y dices: “ha venido aquí por mí. No por una campaña de marketing, …”

Ya para acabar, Muzikalia es toda vuestra por si quieres comentarle algo a nuestros lectores, …lo que tú quieras.

Que lo que hace falta, sobre todo ahora mismo, es que digamos plataformas como Muzikalia, como montón de páginas web que hay sobre todo en Internet que es lo que nos está dando ahora la libertad, que sean las que levanten.
Ahora me decía alguien que se auguran buenos tiempos, … y eso esperemos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

WP-Backgrounds Lite by InoPlugs Web Design and Juwelier Schönmann 1010 Wien