David Bowie – Toy (Toy:Box) (Warner)

Más allá de la broma de mal gusto que nos parece su espantosa portada y a pesar de la sobredosis de lanzamientos de David Bowie desde que falleciera, encontrarnos ante un álbum inédito  como el legendario Toy, es un motivo más que suficiente para que lo celebremos.

Ya conocen la historia, tras su actuación en Glastonbury 2000 Bowie decide volver a grabar algunas canciones compuestas entre 1964 y 1971 realizando nuevas interpretaciones. Para ello, se metió en el estudio junto a su banda de entonces, Mark Plati, Sterling Campbell, Gail Ann Dorsey, Earl Slick, Mike Garson, Holly Palmer y Emm Gryner y se pusieron a tocarlas en directo con la intención de quedarse con la mejor toma. El disco debía grabarse y publicarse por sorpresa. Finalmente la cosa no fructificó, se aprovecharon las sesiones para avanzar hacia lo que sería Heathen (2002), mientras el resto quedó en un cajón hasta ahora, que ve la luz en una edición ampliada en la que también se incluyen tomas alternativas y acústicas.

En lo musical, el concepto del disco la verdad es que parecía algo extraño para una trayectoria como la de David Bowie. Fue una especie de frenazo o un nuevo punto de partida después de que la pasada década volviera a salir victorioso de su enésima reinvención con el lanzamiento de obras como Earthling (1997), donde se acercaba a la electrónica, los sonidos industriales y el drum and bass. Sorprende no por su sonido, sino por su intención de querer mirar atrás, algo hizo clic en su cabeza por esa época que le recordó el peso de su legado. Volvía así el artista más clásico y retomaba unos modos más “comedidos”. A pesar de ello, Toy iba a ser un disco adelantado a su tiempo, porque la primera intención era editarlo por sorpresa como años después harían Radiohead. También Hours (1999) fue el primer gran álbum que pudo descargarse de internet, ya saben, el británico siempre fue el más visionario, en constante evolución.

Este Toy grabado a principios de siglo y filtrado en parte en 2011, no es más que un viaje por su discografía temprana en el que se dota a esas canciones menos habituales, de nuevos prismas que reflejan el momento dulce que por entonces vivía el artista y su solvente banda de apoyo. Nos sorprende no haber podido disfrutar en su momento de la relectura de temas como “I Dig Everything”, “You’ve Got A Habit of Leaving” o “Can’t Help Thinking About Me”. De no hacer un hueco en nuestra mente a su reinterpretación de “The London Boys”, “Silly Boy Blue” o ” Karma Man” que llegan contagiadas por la energía aquí recogida y son la quintaesencia del mejor Bowie. El sonido, la voz, los arreglos y melodías están en otra dimensión, por eso una escucha atenta es algo aparte de recomendable, muy necesario para entender la trascendencia de un artista inmortal.

Una obra imprescindible para sus seguidores.

Escucha David Bowie – TOY (Toy:Box)

2 comentarios en «David Bowie – Toy (Toy:Box) (Warner)»

  • el 12 Enero, 2022 a las 12:43 pm
    Enlace permanente

    No le había hecho mucho caso al disco y la verdad que escuchándolo es toda una sorpresa. Qué maravilla de sonido y qué forma de cantar. Nos suena a un Bowie distinto a de la época dorada y al de la interesante última época, pero sigue siendo caviar para los oídos. Muy top. Lo de la portada es de juzgado de guardia

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

WP-Backgrounds Lite by InoPlugs Web Design and Juwelier Schönmann 1010 Wien