Escala 1:1 Word Up! Entre cueros y chandal

Arrancamos hoy en Muzikalia una nueva sección, Escala 1:1, en la que nuestro compañero Álvaro de Benito analizará periódicamente una canción de éxito y algunas de las posteriores versiones que de ella se han hecho. Empezamos con “Word Up!”, el éxito de los 80 de Cameo. Esperamos que os guste.


Transcurría 1986 cuando las radios de Estados Unidos comenzaron a machacar con un tema a la postre definitivo. “Word Up!” fue el single que lanzó a Cameo al estrellato, una melodía con elementos hip hop y funk neoyorquinos aderezados por la voz nasal pero efectiva de Larry Blackmond y todo ello bajo una producción ochentera. Todo demasiado pegadizo como para pasar desapercibido. La buena acogida que tuvo entre el público mayoritario iba más allá de las ondas. Por aquella época, una entonces disparadísima MTV hacía que cualquier canción fuera mejor con un videoclip potente. Se nota que era la época de Cazafantasmas, de Súper detective en Hollywood, de los cueros, del Thriller del rey del pop, los bigotes y la estética de vampiro que se va de fiestas yuppies.

 

Gun (1994): ¡Pim, Pam!

Sé que hoy en día está mal decirlo, pero algunos de mi generación suspiramos con el striptease de Pamela Anderson al inicio (menos mal que era al inicio) de Barb Wire. La película era un tostón muy serio que saltó a la fama únicamente por desnudar, una vez más, al icono erótico de la década, al ritmo del “Word Up!” de Gun. Los chicos de Glasgow se hicieron fuertes en 1994 con esta reinterpretación cañera tan acertada y celebrada que el single se coló en las listas del top 10 británico y fue premiada como mejor versión en los premios MTV.

 

Melanie B (1999): ¿y el “mojo”?

Para el olvido debería quedar la lamentable versión de la Spice Girl Melanie B, recopilada en la BSO de Austin Powers, la espía que me achuchó. Me parece tan poco valiosa que me da vergüenza ponerla, pero alguien tiene que hacerlo. Anulando casi por completo los elementos característicos de la original, se caracteriza por una producción que, siendo muy acertada en algunos de los éxitos fin de siglo, aquí no daba un gran resultado. Llegó al 13 de las listas británicas, ¿cómo te quedas?

 

Korn (2004): alta fidelidad

Cercana también a la versión de Gun, por aquello de las guitarras, apareció la propuesta de Korn. Incluida en su primer álbum de grandes éxitos, de 2004, quedó parcialmente eclipsada por la otra versión que incluyeron como nueva (“Another Brick In The Wall”, de Pink Floyd). Esta versión es un puente muy sólido entra la original y la versión de Gun, ya que el barnizado y la producción metalera (poca diferencia en cuanto a la instrumentación hay con la de los escoceses) tuvieron la delicadeza de no acabar con la esencia funk de Cameo.

 

Little Mix (2014): definición de prescindible

Si la versión de Melanie B era realmente prescindible, por lo menos fue un buen intento. Little Mix -un cuarteto británico de chicas de esos que aparecen de vez en cuando intentando estirar el fenómeno fan hasta la saciedad y, para más inri, obra del televisivo X Factor– decidieron homenajear este tema en 2014. Al que suscribe le parece una versión vacía de todo, hasta de interés, por no hablar de originalidad. Alcanzó el sexto puesto en las listas británicas, certificando que en ese año el mundo ya había empezado a irse al garete.

 

Póquer de intentos:

“Word Up!” goza de una buena salud en cuanto a reconocimiento mundial si atendemos a la gran cantidad de bandas que se han lanzado en todo el mundo a versionarla con más o menos fortuna. Por si todavía te quedan ganas de seguir en el bucle, aquí van otras cuatro seleccionadas que cierran una buena mano:

Pigbros with the Membranes (1987). De las primeras versiones, manteniendo buen ritmo y tímidos acercamientos remotos al rap metal primitivo.

Willis (2003). Elegancia soul e instrumentación country para la auténtica tapada de todas las versiones.

The BossHogg (2005). Buen intento (y divertido) de trasladar este clásico a la música country festiva.

Digital Alkemist feat. Heather Brooks (2009). La más cercana al easy listening o, por lo menos, a la aplicación lounge del mismo. Correcta.

 

Un comentario sobre “Escala 1:1 Word Up! Entre cueros y chandal

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.