Fanny Mae And The Dynamite Believers – Live love give love (Enviken Records)

Tal como he comentado muchas veces, vivimos en una especie de revival continuo. Es más, ya ni siquiera puede calificarse de revival, puesto que en realidad hemos llegado a un punto en el que todos los estilos de todas las épocas coexisten en un mismo plano de actualidad. Es por ello que álbumes que, hace décadas, hubieran arrancado una sonrisa maliciosa y hubiera ido a la cubeta de las “novelties“, ahora se mueven con naturalidad compitiendo en igualdad de condiciones con el resto.

En el caso de los suecos Fanny Mae y sus Dynamite Believers, todo en ellos (no sólo su música sino también su vestimenta, sus declaraciones, el propio trabajo paralelo de la cantante como modelo pin-up) remite a una época pre-Beatles que muchos añoran y veneran con nostalgia, aún sin haberla vivido. Tienen canciones que flirtean con el swing, otras con el jazz, incluso hay algo de burlesque en ellos, pero fundamentalmente son lo que podríamos llamar un conjunto de revival rockabilly. El contrabajo es el gran protagonista de muchos de los temas, y apuesto a que gran parte de la percusión está tocada con escobillas. Componen sus propias canciones, y lo cierto es que buena parte de ellas tiene un alto grado de calidad: “Sunny day” es divertida y chulesca,  “Hipshakin'” hubiera sido un hit en aquellos días, y “Stand up” podría pasar por una de aquellas incendiarias torch song de los 50. Y si tienen buen gusto para componer, también lo tienen para escoger e interpretar versiones: en sus manos el “Dream lover” de Bobby Darin suena callejero, acelerado, adolescente pero más con furia que con la inocencia del original.

Si no hubiera renunciado hace tiempo a archivar mis discos por estilos, Fanny Mae y sus colegas reposarían en el mismo estante que Kim Lenz, tal vez Imelda May, el último de Virginia Labuat, nuestros Velvet Candles, The Brabenders y unos cuantos más que se me olvidan. Ese estante al que me quedaba mirando cuando me invadía la añoranza de un mundo más pequeño y sencillo.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.