Fruit Bats – Spelled In Bones (Sub Pop)

Cualquier disco de Sub Pop es garantía de calidad, salvo muy raras excepciones. Si hay un sello que cuida sus grabaciones y a sus artistas es este sello indie americano. Si partimos de esa premisa, nos encontramos con el tercer trabajo de Fruit Bats, (o Eric Johnson, que viene a ser lo mismo), un disco eminentemente pop en mayúsculas, que dibuja paisajes luminosos, evocadores y llenos de armonía. Si tuviéramos que detallar algo más su estilo, entraríamos en el mal llamado pop-folk, con letras a veces un poco psicodélicas y a veces un poco banales o planas.

Si hacemos una aproximación a otros grupos, (se que esto ayuda a algunos para decidirse a escuchar el disco), pues Fruit Bats serían vecinos de The Shins, Apples in stereo o Gorky’s Zygotic Mynci, por ejemplo.

Spelled Bones tiene mejor producción respecto a sus anteriores trabajos –Echolocation (01) y Mouthfuls (03) – y una mayor carga de pop clásico respecto al mas marcado sonido rustico y folk de los dos primeros. Eso si, mantiene ese aire country, ideal para escuchar mientras observas paisajes desde un tren o un coche. El hecho que este disco haya sido grabado por la banda ya como combo (4 componentes), también hace que suene más compacto y consistente.

Eric Johnson mantiene ese amor por la búsqueda de la melodía perfecta, y consigue magníficos resultados en temazos como “Silent Life” (en la que la voz personalísima de Johnson se mueve a placer), “Canyon girl” (con un cálido piano, también presente casi todo el disco), la brillantísima “Legs of bees” (para mi, la mejor canción de largo del disco) o “The wind that blew my Heart”.

Se trata un disco muy recomendable para los amantes del pop ligero, melodías acertadas, y que sean aptos para momentos más melancólicos y tristes. Treinta y cinco minutos de una grabación con bellos arreglos que en ningún momento empalagan, y que si adornan a la guitarra, piano o voz que Eric Johnson pone en juego en su pop melódico. La pega que se le puede poner a este disco es que a veces puede pecar de reiterativo o plano en su desarrollo, o bien, podría decirse que es una virtud en su homogeneidad, aunque yo lo veo como la única cosa achacable.

Para los que no quieran riesgos, empezad escuchando “Legs of bees” y luego, seguramente querreis seguir con todo el Spelled in bones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.