Hoodoo Gurus (Sala El Sol) Madrid 4/12/19

Los australianos Hoodoo Gurus se venden caros por estas latitudes. En casi cuarenta años de carrera si exceptuamos el parón que tuvieron en 1998, nos han visitado en cuatro únicas ocasiones. Son de las antípodas y eso claro, les dificulta salir de gira dependiendo a qué sitios tal y como explica el propio Dave Faulkner en la entrevista que hizo para esta casa.

Esta es una de las razones por la que en la totalidad de los conciertos en salas de esta gira propiciada por Heart Of Gold, han colgado el cartel de “sold out”. El motor principal de la misma según palabras del propio Dave, ha sido el festival Purple Weekend. La organización de este y la propia mencionada promotora madrileña, hacia los cuales el cantante y guitarrista se deshizo en elogios en el bolo de Madrid, se coordinaron perfectamente desde las primeras conversaciones para que los Gurus estuvieran de nuevo por aquí. Benditos sean.

Por lo tanto, una sala El Sol que cumple 40 años en estos días repleta de público nostálgico (solo había que mirar la media de edad) y ávido de volver a escuchar y disfrutar ese cancionero infalible, esperaba al cuarteto “aussie” que salió pasadas las diez a las tablas.

Con un sonido algo bronco y unas guitarras atronadoras (a la vejez viruelas) apostaron en los primeros momentos del set por una batería de canciones algo inusuales en una banda que llevaba sin venir de gira 9 años. “(Let´s All) Turn On”, “In The Wild”, “Dig It Up” y “Dig It Up” fueron las representantes de sus dos primeros álbumes, para continuar con “The Righ Time” de su sexto álbum; Crank (1994 Zoo Records).

“Waking Up Tired” de otro de sus discos menores y “Answered Prayers”, una nueva canción que será uno de los singles de su próximo trabajo, hicieron pensar a muchos que los Hoodoo Gurus nos la iban a pegar con su cancionero más desconocido.

Miradas de complicidad entre el sempiterno e infalible guitarrista Brad Sheperd, el propio Dave, el bajista Richard Grossman y el recién añadido batería Nik Rieth, anunciaban que el concierto iba a subir enteros, o al menos eso quise pensar. Y así fue, después de pedir disculpas por no hablar nada de español, Dave hizo acoplar su guitarra para hacernos saber que comenzaban los momentos más álgidos del concierto, sucediéndose clásicos como “I Want You Back”, “Death Defying”, “Mars Need Guitars”, “My Girl” o la inconmensurable “What´s My Scene”.

Una accidentada “Cracking Up”, el incontestable hit de su ultimo disco en estudio Purity of Essence (2010), sirvió de puente ante otra ola de temas inevitables que, ya de paso, sirvió para que nos olvidáramos de que el bueno de Dave iba a destiempo de los demás compañeros, ante la atónita mirada del bajista. Y es que con “Bittersweet”, “Come Anytime”, “Tojo”, “1000 Miles Away” o lo que fue su primer single, “Leilani”, se perdona todo.

Reconozco que con lo que vino a continuación me debatí entre ser el fan irredento que todos llevamos y el ojo/oído critico más censor. El caso es que cuando uno ve aparecer en el escenario a Keith Streng (The Fleshtones) uno sabe que el concierto de Hoodoo Gurus ha acabado, para comenzar una fiesta de amigos y eso fue lo que sucedió.

“Pretty Pretty Pretty” de los propios Fleshtones me hizo pensar por momentos que jamás les perdonaría no haber tocado “Another World”, pero me uní a la fiesta y pensé que el mundo necesita más alegría y menos ácido acetilsalicílico y mientras llegaba a esa conclusión no me dio tiempo a más, aparecía por el escenario; Dom Mariani de The Stems para cantar con todos ellos: “Pushin´Too Hard” de The Seeds.

Puede que Hoodoo Gurus no firmaran una de sus noches más memorables, sin embargo derrocharon honestidad, simpatía y nos deleitaron con muchas de sus canciones inasequibles al paso del tiempo, como ellos. Y eso es mucho.

3 comentarios sobre “Hoodoo Gurus (Sala El Sol) Madrid 4/12/19

  • el 9 Diciembre, 2019 a las 10:52 am
    Permalink

    Buena crónica, buen concierto y magnífico viaje 😉

    Respuesta
  • el 10 Diciembre, 2019 a las 1:08 am
    Permalink

    Me sabe fatal, amigo, pero por lo que veo cambiaron completamente el setlist respecto a la noche anterior en Valencia, dónde si tocaron Another world. Y lo lamento de corazón porque para mí es su mejor canción, y pese a ser más caro nuestro concierto que el de la capital, yo hubiese pagado lo mismo por escuchar esa canción y, quizás, 1000 miles away. Para compensar te diré que el sonido en la sala de Valencia fue tan atronador qué apenas se escuchaba la, en otros tiempos, privilegiada voz de Faulkner, y atrás 30 años viendo conciertos, y en primera fila, prácticamente me quedé sordo en la quinta canción y he tardado 3 días en recuperar la audición. Es que ni con los Ramones. Pero tú sabes que había que estar, que este hombre y estaba banda han calado tanto en nuestras vidas que no podíamos faltar a la cita.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.