Kelly Lee Owens – Inner Song (Smalltown Supersound)

La cantante, productora, compositora y dj galesa Kelly Lee Owens se dio a conocer en formato largo con un disco homónimo que fue laureado en muchos medios de comunicación especializados. Un notable álbum de synth pop con elementos percutivos que retrotraían al magma incandescente de la Fourth World Music, a los cimbreantes ecos de sirena de Kate Bush, y a una IDM de fuerte calado evanescente y emocional. Música no alejada de los parámetros indie que tenía bastantes elementos persuasivos.

Después de esto llegaron remixes para Prins Thomas, versiones de clásicos como el “More Than A Woman” de Aallyah, y el prensado de una sesión en Fabric entre otras cosas. Una mujer inquieta que hace pocos días denunciaba en The Guardian la misoginia que sigue existiendo en el mundo de la música electrónica a raíz de unos comentarios en youtube en donde los usuarios solo alababan la labor de Jon Hopkins cuando había sido ella la responsable de dar nueva forma al tema “Luminous” del mismo Hopkins. En fin, un lastre que atenaza a muchos géneros musicales no solo al reguetón, y no solo a la esfera de la “baja cultura”.

Afincada en Londres desde hace unos, en este Inner Song (Smalltown Supersound, 2020) -cuyo título es un homenaje al músico de free jazz Alan Silva– tiene bastante de obra continuista, y en estas canciones retoma ese gusto por los ambientes oníricos, el fraseo deslizante, y su predilección por el pop como lenguaje vertebrador de su discurso.

Su gusto por el mainstream queda del todo patente con la versión que hace del tema de Radiohead “Weird Fishes/Arpeggi” del In Rainbows que ella titula “Arpeggi”. Owens la lleva a su terreno -bajos graves, notas de sintetizador que remiten al krautrock, y un final trepidante afín al UK Garage- y la rescata con solvencia. La voz toma mayor relevancia en cortes como “On”, “Re- Wild” (con más de un punto en común con la Madonna de Ray Of Light), y “L.I.N.E.” con un estribillo que es melaza para los oídos.

En “Melt” el bombo se acelera hasta estallar en un mutante número de house recogiendo samplers de sonidos naturales, mientras que la mejor pieza del conjunto, “Jeanette” (dedicada a su abuela fallecida hace poco tiempo), es una oda a la vida propulsada por vigorosos bajos, sintetizadores saltarines, y mucha estética ochentera. Quizás lo más insospechado es la colaboración de John Cale en “Corner Of My Sky” en el que el autor de Paris 1919 declama con autoridad un poema tradicional galés bajo un manto de loops repetitivos que bien podrían recordar a los experimentos de Arthur Russell. No sé que tiene esta mujer que me atrae tanto, así que sin echarla de menos me ha sorprendido con otro gran disco.

Escucha Kelly Lee Owens – Inner Song

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.