King Krule -The Ooz (True Panther Sounds)

Archy Marshall, más bien conocido como King Krule, lleva fascinándonos durante los últimos años con suenvolvente música. El productor y músico del sur de Londres camaleónico de nombre (ha firmado como Zoo Kid, DJ JD Sports y Edgar the Beatmaker entre otros), sacaba a la luz 6 Feet Beneath the Moon en 2013, un álbum de una belleza escondida tras ese chico inquietante de 19 años. Es difícil definir el estilo de King Krule en un solo término, sabe cómo reunir diferentes elementos y mezclarlos delicadamente formando un todo, creando un universo nuevo, un movimiento propio.

Hace unos meses publicaba The Ooz bajo el sello True Panther Sounds y XL Recordings, su trabajo más introspectivo y personal. Con su penetrante, oscura y definida voz, King Krule recorre sus miedos e inseguridades, y nos enseña su cruda forma de ver la realidad con una elegancia inaudita. Diferentes estilos se van interponiendo en cada tema, la intersección entre el jazz y el rock, hip hop e incluso el garage punk de los sesenta parece encajar perfectamente en este completo trabajo, donde la soledad y el dolor componen principalmente esta joya que brilla con luz propia.

El rap es un elemento fundamental en su vida y se ve plasmado a lo largo del álbum. The Ooz adopta un sonido urbano dotado de rasgueos de guitarras ligeramente desafinadas y el suave acompañamiento del saxo de fondo que se convierte en un compañero fiel de viaje. Hay sitio para la poesía en “Bermondsey Bosom (Left)” y “Bermondsey Bosom (Right)”, donde una voz femenina y la de su propio padre recitan unos versosen castellano e inglés respectivamente. “Biscuit town” es el tema que abre el álbum, haciendo surcos entre el jazz y el hip hop, donde confiesa su tristeza: “I seem to sink lower”. En “Vidual” nos conquista con su belleza melódica de sonidos guturales llenando de furia el tema según va aumentando la intensidad. “Lonely blue” se desliza sobre nosotros con una sugerente melancolía, donde el ritmo lento de la batería y su voz profunda forman un todo. En “Cadet Limbo” aparece el saxo como invitado especial, nos acompaña mientras disfrutamos de este paraíso de emociones. ¿Seguimos despiertos o estamos soñando? Parece que quiere atraparnos entre dos realidades paralelas y sugerentemente transportarnos a otro mundo. “The cadet leaps” como si de una banda sonora se tratase, nos ofrece un viaje sensorial que nos transporta hasta la luna, donde la lluvia se manifiesta sigilosamente.

Archy le canta al desamor, a la desesperación y frustación de una carrera con despuntes de tristeza. Sus letras emanan de experiencias traumáticas vividas y de la rabia generada en sus noches de insomnio. Podemos decir que The Ooz es un reflejo de su persona, un golpe en la mesa, una muestra del coraje que hay que poner para lidiar con el mundo y con sus rarezas. King Krule nos muestra su realidad desde un lado tierno y honesto, convirtiendo el resultado en un álbum visceral donde no puedes evitar sentirte cada vez más cerca de él.

Escucha King Krule -The Ooz

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.