Lapido – Vivero (Málaga)

Llegó Lapido a Málaga, y de qué manera. Genial concierto del “maestro”, sin duda. En un magnífico marco como es el de la reciente sala Vivero de la capital costasoleña para recibir el concierto del que posiblemente es, actualmente, el mejor hombre-rock de España. Sus composiciones, repletas de poesía rockera y sentimientos lo atestiguan.

Sus 44 años repletos de vivencias musicales le dan un peso específico en estos menesteres. El ex-líder de 091 está, quizás, en su mejor momento, gustándose, gustando, con seguridad en la ejecución, y dejando que el rock and roll que corre por sus venas se extienda a todos los que lo contemplan en labores interpretativas.

Su último trabajo, En otro tiempo, en otro lugar (Pentatonia records,2005) es, para mi, el trabajo mas completo de todos los editados en solitario por Lapido, eso sí, casi a la par con el genial primer disco que abrió su carrera en solitario. Este último se trata de un disco de esos que sabes que está hecho bajo una inspiración especial, y esa inspiración se transmite al directo. Cayeron practicamente todos los temas de este último disco, comenzando el concierto con las mismas canciones que el CD, “Escrito en la ley”, “No digas que no te avise”…

Me habían hablado muy bien del sonido de la nueva banda formada por Lapido, y desde luego que no eran halagos gratuitos. No defraudan, sonido perfecto, con fuerza y transmisión, como debe ser en un concierto de Rock & Roll. El dato es que se ganaron al público tema a tema.. Con un comienzo algo frío del público (que no de Lapido) (unas 200 o 300 personas), con cada tema iban sumando aplausos cada vez mas calurosos, para terminar ante un público (mayormente treintañero) totalmente entregado con el granadino. La músicos acompañan, sobre todo Víctor Sánchez (DelAyo) a la segunda guitarra, toda una garantía, al igual que el nuevo batería Popi González (Manía Estereo).

Temas como “Bellas mentiras” de su reciente trabajo, “Sigo esperando” del gran primer CD Ladridos de perro mágico (Pop Quark, 1999) o los inolvidables temazos de 091, obviamente recuperados por Lapido en sus directos, marcaron los momentos mas intensos de la actuación, siempre salpicada de algunas improvisaciones, y duelos guitarreros con un Víctor Sánchez que se mueve en el escenario como pez en el agua.

Lapido es el pasado, presente y futuro del maltrecho rock español. Ante la alarmante falta de creatividad musical, Lapido propone un conjunto de letras, de discurso fatal, de rabia rockera y saber estar que hace de él una figura indispensable en el panorama musical español. Si aún no le has prestado mucha atención a este granadino que hace algo que se llama rock, ¿a qué esperas? A pesar de que su andadura con 091 empezó en 1983, aún estas a tiempo de engancharte a Lapido

Bises, un regusto buenísimo del personal presente, y a los garitos del centro a disfrutar de la noche malagueña.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.