Los Planetas – Una Semana En El Motor De Un Autobús (Reedición) (Octubre/RCA/Sony Music)

Coincidiendo con el decimoquinto aniversario de su lanzamiento original se publica la reedición del que fuese tercer disco en la carrera de Los Planetas, incluyendo un segundo compacto con interesantes maquetas inéditas de clásicos como “La Playa”, “Toxicosmos” o “Desaparecer”.

Sería un error absurdo menospreciar la valía y trascendencia de Super 8 (1994) y Pop (1996), así como su importancia dentro de la escena de mediados de los 90, pero resulta evidente que Una Semana En El Motor De Un Autobús (1998) significó el apogeo compositivo de un grupo que dio lo mejor de sí tras revolverse ante una serie de circunstancias extremas acontecidas en el seno de la banda. Contradictorias perspectivas que estuvieron cerca de certificar la defunción del grupo, con un descomunal momento inspirativo luchando contra desoladoras y avanzadas adicciones, dudas morales y cambios de formación.

Elaborado en medio de tal agitación, el álbum se recordará como la compleja referencia que casi termina con la carrera de los granadinos, pero principalmente por ser una obra magna ideada en pleno esplendor creativo, motivada definitivamente por la propia tensión que aconteció durante su gestación. Un espejo pulido en el que reconocer fielmente intensas emociones tales como celos, rencor, dolor y abatimiento, pero que, en pleno periodo de experimentación, también reservaba un pequeño espacio para la celebración y los excesos juveniles.

J, Florent y compañía lograron trasladar una serie de conflictos internos motivados por las relaciones humanas a canciones violentamente realistas, con fiereza e inquietante precisión en contraste con el hedonismo y la despreocupación latente en buena parte de la escena indie de la época. Un pleno absoluto a lo largo de doce composiciones atemporales y perfectamente vigentes década y media después de su creación, en las que lo certero de las melodías aliviaba la ardorosa crudeza latente en las historias.

Una Semana En El Motor De Un Autobús (1998) es uno de los discos con los que definitivamente se abrían de par en par las puertas de la independencia patria, pero sobre todo se impone como incuestionable referente de toda una generación. Un trabajo que rezumaba aroma a clásico en su primera e inolvidable escucha, y al que el paso de los años no ha hecho sino reafirmar en esa eterna posición.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.