Mango Wood: un oasis jamaicano

Salir a la calle en Madrid durante el mes de agosto se puede considerar un deporte extremo. Si por algún casual te toca andar hasta la estación de metro más cercana a una hora intempestiva como las cuatro de la tarde, verdaderamente eres un loco de la adrenalina. Enfundado con la mascarilla, recorrí los 200 metros que separan mi casa de la parada más cercana. Las calles parecían sacadas de una película distópica al más puro estilo Mad Max. Cuarenta grados a la sombra en esta jungla de asfalto en la que me ha tocado vivir, las caras de agonía de la gente con la que te cruzas son patentes, el calor asfixiante. Tal es el punto, que las bocas de metro parecen un oasis; bajas las escaleras y te reúnes con más personas que tampoco saben muy bien que hacen ahí, cualquier sitio sería mejor. Entre todas las personas, había una que llamó especialmente mi atención: un chaval no mucho más mayor que yo, con una sonrisa de oreja a oreja y una camiseta que ponía: “Mango Wood – Imported Grooves“. Como un loco por la música, rápidamente me puse los cascos y reproduje la primera canción que me apareció de este grupo. Instintivamente, esa misma sonrisa que tenía el chaval apareció en mi cara. En ese momento entendí por qué era la única persona que parecía feliz de todo el andén.

Mango Wood es un oasis musical, un encuentro con el sonido jamaicano más genuino. Un grupo que se formó en Madrid en el 2016 gracias a la unión de miembros de diversos grupos como Upsttemaians, Einstein, The Crepitans o Rude Pride por mencionar algunos. Un conjunto que, en España, a través de early reggae y rocksteady se ha convertido en uno de los grupos a seguir de esta escena.

Seis músicos con más de diez años de experiencia, que, liderados por un elocuente trío vocal, saben captar a la perfección el sonido de la isla caribeña. Un proceso de estudio, investigación y creación en el que cada efecto sonoro está medido y calculado con la precisión de un cirujano. Tanto la forma como el fondo, desde el proceso de grabación de sus canciones en un formato analógico hasta el significado del nombre del conjunto, es un homenaje a los grupos de calipso y mento de los años cincuenta.

A principios del 2016, este conjunto ubicado en Madrid nos presentó sus primeros temas “Fall” y “First Time”, dos canciones de gran calidad y con las cuales tuvieron una muy buena acogida.  En busca de un sonido más añejo y entrando en el terreno del ska nos presentaron la canción “The Way”, un tema que va deslumbrando el camino musical de este conjunto y que fue autoproducido en su propio estudio.

Este camino, plagado de conciertos, kilómetros de carreta y la publicación de varios singles más les lleva a participar en la edición del Rototom Sunsplash 2017 y dar energéticos directos en todas las latitudes de la geografía española. Es justamente en este 2020 cuando nos han presentado su primer disco de larga duración titulado Stomp You Down. Un álbum conformado por trece canciones en el que nos muestran todo su potencial mediante melodías sonoras capaces de fusionar diversos géneros jamaicanos manteniendo toda la esencia, un sonido anacrónico capaz de atraparte y conquistarte.

Mango Wood portada 2020

Una de esas canciones es “Ah Reggae”, uno de los temas más característicos de este disco. Acompañado de un emotivo videoclip que nos presenta a un joven recorriendo las calles de Lavapiés y adentrándose en una tienda llamada Sweet And Dandy, punto de encuentro para los amantes de la moda sixtie de la capital. Una canción con ritmos rocksteady que nos muestra la energía y vitalidad de una escena que sigue viva gracias a grupos como Mango Wood. En medio de una ola de calor, encontré uno de los grupos que mejor sabe interpretar el sonido de la primera ola del ska.

 

Puedes escuchar el resto del disco Stomp You Down, de Mango Wood, en Spotify.

 

 

Puedes seguir a Mango Wood en redes sociales:

Facebook
Instagram

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.