Maybeshewill + Flood of Red + Exxasens – TClub (Madrid)

El pasado viernes en Madrid más que un concierto de Maybeshewill, tuvimos la ocasión de presenciar una suerte de -casi- minifestival donde disfrutar de un conjunto de bandas a descubrir por todo aquel aficionado a sentir nuevas sensaciones.
Abrieron la noche Exxasens. Su rock instrumental posee reminiscencias de la épica cósmica de God is an astronaut o de la catarsis electrónica, más cargada de guitarras, de M83. Presentaban Satellites (13) y convencieron con una puesta en escena efectiva, facturada con tremenda brillantez pese a cierta linealidad en su desarrollo.
Muy acertadamente situados en la mitad del cartel, los segundos en subir a las tablas fueron Flood on Red. Los escoceses defienden un post-hardcore aderezado con el saber progresivo de algunas bandas de midwest emo como The Appleseed Cast. A destacar un vocalista con inflexiones de voz muy a lo Perry Farrell y una intensidad modulada de forma acertada.
Ambas bandas supusieron un aperitivo muy apetecible y, en el mejor de los sentidos, se les nota que aún tienen que crecer para llevar sus composiciones más allá en sus respectivos sonidos. De momento, las intenciones le ganan la partida a los resultados.
A Maybeshewill se les ve más hechos sobre un escenario, aunque, curiosamente, creo que fueron los que gozaron de un peor sonido la pasada noche. Los instrumentos se solapaban los unos a los otros, estando unos más altos que otros consecutivamente durante casi todo el tramo del show. A pesar de ello, convencieron a un público muy receptivo y fiel.
Una de sus grandes bazas -clave, considero, a la hora de defender el post-rock más al uso en directo- es su tremenda plasticidad escénica, dotando a las canciones de casi una danza integrada a las maneras de, por ejemplo, los tremendos Explosions in the sky.
Era momento de ver cómo sonarían en directo los temas de Fair Youth (14), reciente trabajo que no ha gozado de un buen recibimiento por parte de la crítica especializada, pero que a mí personalmente me encanta. Con más protagonismo de piano, más preciosista, más común si se quiere que su pasado coqueteando con el math rock y los tintes más metálicos, pero tremendamente sincero e hinchado de vida.
Aún así, y pese a las virtudes de temas como “In amber”, “Fair youth” o “Sanctuary”, reconozco que en directo son sus jugadas a caballo ganador las que más excitan y entregan al público. Como mejor muestra, la de un bis rocoso y celebrado con los rescates de “Seraphim and Cherubim” y ese verdadero himno que es “He films the clouds, part two”.
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

WP-Backgrounds Lite by InoPlugs Web Design and Juwelier Schönmann 1010 Wien