Parade lanza las maquetas de ‘La Deriva Sentimental’

Cuando Antonio Galvañ tuvo la idea de hacer La deriva sentimental (3º mejor disco nacional de 2019 en Muzikalia), quiso que sus admirados allegados dedicados a su misma causa, la música, la mayoría de ellos amigos, interpretaran sus nuevas composiciones. Invitarles a su nueva morada para compartir un sentimiento. Parade ponía las estancias y ellos las decoraban con su arte. Y así se hizo y así fue. Lo que quedó en la trastienda fueron esos planos, esas maquetas que permitieron la construcción de esa casa común, que Parade quiso reservar para sus actuaciones, para las presentaciones en directo de La deriva sentimental, que tuvieron que quedar aparcadas hasta que la nueva normalidad lo permita. Por este motivo y porque Antonio Galvañ quiere acompañarnos en este tiempo desde su La fortaleza de la soledad, que ha adquirido más sentido que nunca, ha querido mostrarnos los bocetos de lo que luego fue “La deriva sentimental” tal y como la imaginó. Un proceso creativo, por otro lado, de lo más interesante para comprobar cómo fueron creciendo esas doce composiciones que lo integran, hasta alcanzar la plenitud en manos y voces de sus espíritus afines.

Doce canciones que, curiosamente, en muchos casos nacieron con un carácter distinto al que más tarde desarrollaron con sus usufructuarios. Un proceso que hace de esta “revisión” un juego de lo más didáctico y entretenido para los seguidores de unos y de otros, en el que la única regla es echarle un poco de imaginación. Porque, por supuesto, a partir del germen inicial, PARADE siempre compuso las canciones a su imagen y semejanza, pero fue adaptando los temas y los tonos a la manera que finalmente serían interpretados por sus destinatarios. Si nos permiten el símil, será como tirar del hilo para descubrir como se tejió la prenda y conocer “la verdadera deriva sentimental” de cada una de las canciones que componen el álbum… Un placer para los tiempos que corren y para, de algún modo, comprender cuál es el camino que recorre una composición hasta que la podemos disfrutar a nuestras anchas. Un lujo que no sería el mismo si no hubiera contado con el toque mágico de Guille Mostaza en las labores de masterización en su estudio de Álamo Shock.

Ahora llega La deriva sentimental – Las maquetas, que nos muestra las doce canciones que integran el disco pero desde su prisma original, el que Parade creó y sirvió de base a otros artistas invitados para darle forma. Ahora también se podrán disfrutar con la propia voz de Antonio Galvañ y sus arreglos originales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.