Roni Size – Touching Down (Full Cycle Records)

La vida ha sido vertiginosa e injusta para un estilo como el drum and bass que ha visto como sus primeros espadas se han visto, en cuestión de cinco años, elevados al Olimpo para, acto seguido, iniciar su descenso al averno.

Los casos de Goldie o 4 Hero son claros ejemplos de este vértigo que persigue a un género que quizá no ha sabido desencorsetarse de un sonido demasiado rígido en ocasiones.

El ejemplo de Roni Size y su crew, podría ser visto como algo similar pero presenta sensibles variaciones, mientras todos los artistas de Full Cycle no han parado de publicar, en forma de 12″, auténticos himnos masacrantes de las pistas de baile londinenses, las apariciones en Lp de sus capos en solitario (Krust, Size o Suv en menor medida) han constituido quizá con Photek y Bad Company, los más claros ejemplos de evolución.

Mediante propuestas de riesgo pivotando hacia el jazz en el genial New Forms (97) y hacia el hip hop en el musculoso In The Mode (00), el bueno de Roni se ha ganado una merecida reputación y ha generado tremendas expectativas cumplidas, en parte con este Touching Down.

La primera y llamativa diferencia es que es el primer disco en solitario de Ron sin sus Reprazent, él se lo guisa y él se lo come y, además esta mezclado también por él.

¿El resultado?, bajo en experimentación a diferencia de sus dos primeras puestas en largo y aproximación manifiesta a los temas editados en Full Cycle,(de hecho muchos de ellos ya han sido escuchados en sus sesiones como Dj); es decir velocidad terminal, cierto estaticismo musical y basslines y atmósferas para el recuerdo y deleite de sus muchos aficionados y en detrimento del resto de oyentes.

No debería de extrañarnos cuando el propio autor ha manifestado su descontento con la acogida que tuvo entre el público In the Mode, que la dirección tomada haya sido ésta, un álbum hecho para su público y la pista de baile, con coherencia, y, ¿por qué no?,con auténticos bombazos como no se oían desde el último de Dillinja y el aterrizaje de Bad Company Shot Down On Safari (02).

Su principal lastre, que el Through The Eyes de Dj Krust o el alucinante concierto en Bristol publicado como Full Cycle Live (02)
resultan mucho más arriesgados (el primero) o creíbles (el segundo) que la propia mezcla de Ron.

Un buen álbum, pero habrá que esperar este año a por el nuevo de Krust, que parece ser la bomba, para disfrutar de novedades.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.