The Good, The Bad & The Queen – Merrie Land (Warner)

The Good, The Bad & The Queen sorprendían al respetable en 2007 con un álbum de debut que conjugaba los talentos de cuatro dotados músicos con un importante pasado a sus espaldas. Damon Albarn (Blur, Gorillaz) comandaba un nuevo proyecto que incluía a Paul Simonon (bajista de The Clash), Simon Tong (guitarra de The Verve) y Tony Allen (percusionista nigeriano al que se le define como uno de los creadores del afro beat y que fue batería de, entre otros, Fela Kuti) de ahí surgió algo que como ellos mismos definían, debía verse “más como una colaboración, que como un choque de egos entre músicos temperamentales”. Su gran acogida hacía necesaria una continuación por la que veníamos suspirando desde hace años y que finalmente se produce algo más de una década después.

El segundo trabajo de The Good, The Bad & The Queen, tercera referencia que nos brinda Damon Albarn en año y medio (tras Humanz y The Now Now), tiene un marcado espíritu de desencanto británico, con ese Brexit como principal catalizador de la agitación política y la decepción de una sociedad cada vez más fragmentada. Una obra que visto el resultado final, constata lo necesario que era dar una nueva oportunidad a la unión de estos cuatro músicos, para que volvieran a desarrollar la innegable química que conforman. Para Merrie Land recurren a la producción de Tony Visconti, que toma el relevo de Danger Mouse para poner en orden toda una suerte de arreglos majestuosos que visten diez canciones (más una intro) que aunque parecía difícil, miran de tú a tú a su primera obra.

El espíritu del disco se resume en la canción que le da título, una “Merrie Land” que no deja de ser una patada en la boca a los nacionalistas británicos que ansían recuperar la grandeza de su patria gracias al Brexit. El problema no es si Gran Bretaña sale o no de la Unión Europea, sino qué fue lo que propició que eso terminara por pasar. Ese desencanto, como decimos toma peso en el resto de los temas, que transcurren entre brumas -con algunos claros- que nos llevan entre el tono amable y melancólico de “Drifters and Trawlers”, los posos de verbena siniestra con aires funk de “Gun to the Head” o la densidad de esa maravilla llamada “The Great Fire” comandada por el pesado bajo de un Simonon y la batería y percusiones de un Allen que conforman una base rítmica memorable. En “The Last Man to Leave” es inevitable no recordar a Blur, por no hablar de “The Truce of Twilight”, posiblemente el mejor tema del disco que aúna todas las virtudes de sus protagonistas. No queremos dejar hablar de la apesadumbrada “Lady Boston” rematada con la compañía del coro galés Penrhyn que entona ese esperanzador “Dwi wrth dy gefn / Te cuido la espalda“, sin olvidar “Ribbons” y el cierre “The Poison Tree”, que nos remiten al Albarn más introspectivo, al que ya nos cautivara con Everybody Robots (2014).

Posiblemente tenga que pasar tiempo para que podamos valorar en perspectiva la aportación de Damon Albarn a la música contemporánea. Un genio de nuestro tiempo, que esperamos siga sorprendiéndonos con cada nueva aventura en la que se embarca.

Escucha The Good, The Bad & The Queen – Merrie Land

12 comentarios sobre “The Good, The Bad & The Queen – Merrie Land (Warner)

  • el 16 Noviembre, 2018 a las 8:53 am
    Permalink

    ¿ya ha salido? joder! ahora mismo me lo pongo

    Respuesta
    • el 16 Noviembre, 2018 a las 10:15 am
      Permalink

      Hoy sale.

  • el 16 Noviembre, 2018 a las 8:54 am
    Permalink

    QUÉ GANAS ME HABEIS DADO DE ESCUCHARLO

    Respuesta
  • el 16 Noviembre, 2018 a las 12:39 pm
    Permalink

    Pedezo reseñón de Manuel Pinazo del nuevo disco de The Good, The Bad and the Queen.
    Hoy mismo voy a la tienda a comprarlo.!!!! Larga vida al grupo de Albarn, Simonon, Allen y Tong.

    Respuesta
  • el 16 Noviembre, 2018 a las 2:28 pm
    Permalink

    Este disco es tan mediocre como el anterior del 2007 del que solo se salvaba el corte nº 5 (Herculean). No entiendo tanto bombo, máxime cuando este proyecto es para mi gusto otro vehículo para el lucimiento del narcisista Albarn y donde los otros tres músicos tienen que aparcan sus habilidades para complacer al ex Blur

    Respuesta
    • el 17 Noviembre, 2018 a las 8:44 am
      Permalink

      Tú de música andas justito, ¿no?

  • el 17 Noviembre, 2018 a las 8:45 am
    Permalink

    Me parece que a nivel musical es uno de los 5 mejores discos de 2018. Los arreglos, texturas, las letras y melodías son sublimes. Acertado el comentario final sobre Albarn. Es un puto genio

    Respuesta
  • el 17 Noviembre, 2018 a las 9:29 am
    Permalink

    Jon Bilbao… Desde luego te puede gustar o no, pero decir que este es un proyecto narcisista de Damon Albarn cuando, precisamente, uno de los valedores del disco es la (palpable) sinergia derivada de las aportaciones de todos sus miembros (con el consiguiente enriquecimiento de las propias canciones) es “curioso”. Con todos mis respetos y por curiosidad… ¿Cuáles son tus discos favoritos del año?

    Respuesta
    • el 10 Diciembre, 2018 a las 11:32 am
      Permalink

      Perdona si he sido muy tajante en mi comentario, no quería molestar, pero Albarn no es plato de mi gusto. Contestando a tu pregunta de este año me quedo con los largos de Suede, Spiritualized y Low

  • el 20 Noviembre, 2018 a las 10:38 am
    Permalink

    Ya escuché “Merrie Land” y ¡¡me encantó!!! ( y eso que solo lo escuché una vez).
    Ratificar que la reseña de Manuel Pinazo, le hace mucha justicia al disco. Lo describe muy bien.

    Muy coherentes The Good, The Bad and The Queen, además, con su primer disco maestro, de 2007. Damon Albarn, como siempre, artísticamente hablando, con su cautivadora, “perezosa” y melancólica manera de entonar los párrafos: un genio, vaya, como le dice el mismo Manuel en el final de su estupendo artículo.
    “Merrie Land es un disco, con tendencia conceptual, que asoma muy explorable en más escuchas.

    Como siempre, los cuatro “máquinas”, Tong, Allen, Albarn y Simonon muy muy bien conjuntados como banda y, por ejemplo, todos los toques circenses y esas voces corales, fantástico todo y buscando cosas que suenen peculiares y es que está banda suelta ese estilo tan suyo del que no te aburres nunca por muy marcado y oscuro que parezca a simple vista ( o simple escucha, mejor dicho) En algún momento Damon, tiene lejanas influencias de otro grande como Syd Barret ( en su lado más minimalista) en la manera de cantar, algo que ya ocurre ya desde Blur y alguna cara-b suya de los años 90. Algo que también me gusta, matizo.

    Un saludo para los seguidores de la banda británica.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.