Zahara – Santa (G.O.Z.Z. Records)

A pesar de no llenar estadios y de su imagen de niña cándida y buena, Zahara es ya una artista que lleva 10 años trabajando en la música y que el mes pasado sacó a la calle su tercer álbum de estudio. Haciendo honor a esa impresión de no haber roto un plato en su vida lo tituló Santa. Pero lo que encontramos cuando oímos esta compilación de canciones es algo que no está tan relacionado con la santidad.

Dejando a un lado las guitarras acústicas y las canciones tiernas la Santa de Zahara nos habla de los monstruos que habitan en nuestra mente (en su canción “Donde viven los monstruos”), de lo que ocurre cuando una relación está a punto de chocar con un inevitable final (“Crash”) o de “El deshielo” cuando por fin conoces a esa persona. Esta última ya la habíamos oído pero hasta la fecha no estaba incluida en ningún disco anterior.

Otros temas como “La Gracia” o “Caída Libre” aportan el punto positivo y alegre al disco. Mientras que “El Frío” e “Int. Noche” muestran a la cantante dulce que vimos en sus anteriores trabajos La Fabulosa Historia de… (2009) y La Pareja Tóxica (2011). Además dentro de “Int. Noche” nos deja una canción difícil de encontrar si no tienes un poco de paciencia “La Flamenca” un tema que casi recuerda, por las trompetas y la guitarra, al lejano oeste y que, como todo el disco, está alejado del estilo al que nos tenía acostumbrados pero que pone el punto de originalidad, la guinda a un trabajo casi perfecto.  Quizá una de las pistas más controvertidas sea “Inmaculada decepción” una composición hecha a modo de plegaria usando frases propias de un rezo, pero que realmente habla sobre sexo.

En este nuevo álbum Zahara muestra su parte menos tierna hablando de manera descarnada y directa en las letras de sus canciones. Algo que a priori podría hacer huir a los fans más puristas de la jiennense pero, en realidad, ayuda a tener otra visión de su mundo y su manera de entenderlo. Ha experimentado con nuevos sonidos que no eran propios en ella. Hay muchos riffs de guitarra eléctrica y, sobre todo, mucho dinamismo en un disco que parece traer consigo su consagración definitiva como artista en España.

Santa supone un acierto absoluto pues contagia con la fuerza de sus melodías y la expresividad de sus letras y nos descubre una nueva Zahara menos santa de lo que la creíamos.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.