AJ Dávila – Terror Amor (Nacional Records)

L´enfant terrible del garaje nunca maduró; nunca sentó cabeza ni llegó a un punto en que su adolescencia terminara; la voz de AJ Dávila aún carga una fuerte dosis de angustia y ansiedad al cantar, de una desesperación y casi puchero prácticamente tangible.

El rápido éxito que trajo Dávila 666, desde alabanza y acogimiento por prensa norteamericana hasta vuelta al mundo con la carga de ser “la revelación de garage”, no acabó ni diezmó la furia del bajista y ahora líder de su propio ensamble. Dávila prueba que sin el “666” a la derecha y un “AJ” a la izquierda, no solo es capaz de valerse por sí mismo, sino de traer un discurso que no canibalice el cuerpo de trabajo de aquel prodigio Puertorriqueño que fuera su pasada agrupación.

Pop rock cuyas armonías a veces recuerdan a los anglosajones Tommy James & The Shondells y The Young Rascals, contrastadas con el misticismo y casi brujería que la sangre latina le da: pedazos y retazos de aquellas figuras de culto como Renato e Seus Blue Caps y por supuesto, sus santísimas monstruosidades Los Saicos se escuchan en cada corte, sin una americanización o pretensión, es decir, en un formato puro, único y sobre todo propio de un garajero latino.

Terror/Amor es una alusión a la intensidad del amor; de la facilidad con la que éste trae tanto placer como dolor. Títulos como “Dura Como Piedra”, “Lo Que No Será” y “Chica Tinieblas” pintan un cuadro en que, sentado en una silla gritándole a una pared, un río de lágrimas inunda la habitación y, por otro lado, “Es Verano Ya”, “Salvajes” y “Nena Botella” dibujan una pareja en el suelo consumando su violenta pasión mientras la batería, la guitarra y el saxofón crecen y crecen hasta destruir todo sobre la faz de la Tierra.

Desmenuzando el garage y freak-beat de este debut, nos encontramos con una suerte de súper grupo que además de integrantes de otras bandas de Puerto Rico como Re-Animadores y Las Abejas, tiene en la guitarra a Johnny Otis Dávila, hermano y también parte de Dávila 666; a lo largo de a un ecléctico pero lógico desfile de invitados y colaboradores, destacan Sergio Rotman (Los Fabulosos Cadillacs), Cole Alexander (The Black Lips), Fofe Abreu (Circo) y Alex Anwandter.

Un disco rápido, bailable, sensual y agresivo, una bomba tan delicada como el amor, que una vez en estallido mancha todo de sangre. “Si no es Terror/Amor, así no es único”, canta el puertorriqueño.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.