Entrevistamos a Hinds

Dos años y cientos de conciertos después de editar su exitoso debut Leave me alone (2016), las madrileñas Hinds tienen a punto su continuación, un flamante I Don´t Run (2018, Mom + Pop), producido ni más ni menos que por Gordon Raphael -responsable de los primeros álbumes de The Strokes-, que suena robusto y fresco a la vez. Un paso al frente que confirma muchas de las buenas sensaciones de su debut, donde todo suena mucho más profesional y sobre el que charlamos con Ade y Amber, bajista y batería de un cuarteto con ganas de comerse el mundo.

¿Teníais mucha presión a la hora de afrontar este segundo álbum?

Ade: Mucha menos que con el primero, porque guardamos un tiempo para dedicarnos en exclusiva al disco, y eso en el anterior no pasó.

¿Y eso no genera precisamente más presión?

Amber: Hay presión porque sabes que hay personas esperando cosas. Cuando sacas el primero no pasa, porque obviamente la gente no está esperando nada.

“Estamos muy orgullosas del disco. Nos podríamos haber quedado con lo anterior, pero es el paso perfecto que le pides a un grupo”

¿Qué esperáis qué suceda con I don´t run?

Amber: ¡Qué vaya todo genial!

Ade: ¡Petarlo! No sé si va a ocurrir, pero estamos muy orgullosas del disco que ha salido y eso que nos ha costado que nos guste a todas. Es el perfecto siguiente paso. Nos podríamos haber quedado con lo anterior, no se hubiera notado la evolución, pero es el paso perfecto que le pides a un grupo.

Habéis repetido en el estudio de Paco Loco pero con Gordon Raphael como productor. ¿Qué diferencias ha habido entre una grabación y otra?

Amber: Yo creo que todo ha sido diferente excepto el estudio. Hemos aprendido mucho durante todo el tiempo que hemos estado girando y eso se nota.

Ade: En verdad ha sido muy parecido porque ha sido todo en directo, no hay instrumentos incluidos después. La diferencia con el primer disco es que Diego, que era el productor (Diego García de The Parrots), era colega y no te crea esa presión, y con Gordon precisamente lo que buscábamos era lo contrario, una persona que nos diese continuamente su opinión que estuviera encima todo el rato. La experiencia resultó ser diferente a lo que pensábamos, no se metió absolutamente nada. Era su manera de producir también…

Salir de gira para presentarlo durante meses, sin pasar por casa ¿mola o cansa?

Ade: Pues como cualquier trabajo, a veces es increíble y otras veces te quieres ir a tu casa ya, pero a mí me encanta.

¿No se resiente la convivencia entre cuatro amigas, como sois vosotras?

Ade: Hombre, sí, lo que pasa es que aprendes a llevarlo. Te digo que si se acabara este grupo y me dijeras ‘¿qué te llevas?’, te diría que la paciencia y la empatía, aprender a vivir con personas y entender todas las situaciones.

Si alguna de vosotras saliera del grupo, ¿se acabaría Hinds?

Ade: Sería muy raro y muy difícil, tenemos una relación tan especial, ya ni buena ni mala, sino especial que sería muy raro. No sé qué pasaría realmente, es difícil que volviera a cuadrar todo con alguien nuevo.

¿Hay un esfuerzo en este segundo disco por cantar mejor, aunque esto no os competa a vosotras? Las voces se notan menos desgañitadas, quizás más pop y menos garaje.

Ade: Sí, Carlotta se metió a clases de canto y todo. En el primer disco ya había canciones en las que no les gustaba su trabajo vocal, así que para el segundo dijeron que no les podía volver a pasar. Ahora ha sido todo al milímetro.

Amber: Hubo incluso quinientas tomas de una frase…

A nivel de letras, se nota un intento más consciente por tratar otros temas. Un día leí a Alex Turner de Artic Monkeys, que su primer disco era muy costumbrista pero luego ha sido imposible seguir esa línea, ya que no puede observar el mundo cotidiano como lo hacía antes. ¿Vosotras notáis eso en algún momento? ¿Habéis llegado a ese punto de fama que no podéis estar tranquilas en algún sitio?

Amber: Es que las letras son todas personales, tratan sobre situaciones internas.

Ade: El primer disco tiene muchas más metáforas, lo que dicen ellas (haciendo referencia a Carlotta y Ana) todavía tenía esa inseguridad de ‘joder, que no lea mi madre todo esto que es tan personal’. Al final a través de metáforas y cosas así te resguardas un poco. Con este disco, por el momento en el que les pilló, yo creo que dijeron ‘a tomar por culo’, que lo lea cualquiera, y quien se sienta ofendido que se sienta ofendido. Vamos a decir las cosas como son, como las sentimos.

¿Creéis en el concepto de Lp o álbum, o sois más de singles? Al final los millenials no consumen discos. ¿Vosotras compráis discos?

Amber: Compramos, aunque no los escuchemos.

Ade: Somos más de Spotify. Nuestro sello americano nos empieza a pedir canciones sueltas, pero no queremos. Queremos hacer un álbum y luego otro, no ir sacando cosas poco a poco. Resistiremos como gato panza arriba.

Antes de salir al escenario, ¿aún os ponéis nerviosas? Con lo festivos que son vuestros conciertos no lo parece…

Amber: Antes del concierto en Costello, por ejemplo, histéricas, pero fue muy guay.

¿Os gusta más tocar en sala o en un festival?

Ade: Depende del público, pero por lo general en los festivales es súper distante, la mayoría de la gente que te está viendo no son fans. Mejor en sala, pero el festival es genial también porque cuando vas comiéndote un trozo de pizza, y dices ‘me quedo a ver este grupo’, te entra por los ojos y eso también está muy bien.

A alguien que no os conoce, ¿le recomendarías escucharos en disco o veros en directo?

Ade: Yo diría en directo, lo entenderían todo más, aunque el segundo disco hay que escucharlo. Nuestro setlist es de mucha fiesta, por así decirlo. Luego te escuchas el disco, y ves caras de Hinds que no existen en directo. Por ejemplo “I will send your flowers back”, es una canción preciosa, y digo, joder, no son sólo cuatro chavalas pasándolo bien. Yeso lo queremos cambiar, cambiar el setlist y que sea un poco más dinámico todo.

Estando tan alejadas estilísticamente ¿qué opináis del trap?

Ade: Está genial que exista, es el nuevo punk, se ríen de ti cuando están en el escenario… pero es una música que no me gusta.

Amber: No me gusta por el ambiente que le rodea.

¿Y qué os parecen programas como OT o La Voz? ¿Ayudan o perjudican a la música?

Ade: Yo creo que sí. Que una niña de 5 o de 8 años esté viendo a una chavala de 18 cantando encima del escenario… Me gustaría que en vez de cantar lo que está cantando estuviera cantando Nina Simone por ejemplo pero…

Amber interrumpe: Da igual, les ayuda a imaginarse que es posible.

Ade: En España tenemos una carencia de cultura musical tan grande que cualquier pequeña cosa, aunque sea mediocre, que te lleve a pensar en la música, que es algo que puedes disfrutar, que es algo que forma parte de tu vida siempre… Mientras forme parte de tu vida de una manera u otra, mejor.

¿Dónde os veis dentro de 10 años? ¿En qué banda os gustaría veros reflejadas?

Ade: Artick Monkeys, han ido madurando como su público, sus fans crecen con ellos. Nos gustaría ser como ellos. Creo que es más mucho fácil quedarte donde empezaste que reciclarte, pero al final es una decisión que se toma.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.