Kacey Musgraves – Golden hour (Universal)

La carrera de Kacey Musgraves va como un tiro, aunque quizá decantándose en exceso por el pop. Ya se sabe que en Nashville se les da muy bien mezclarlo con su country y que así se han parido y se están pariendo material fantástico, pero en Golden hour los ingredientes de la fórmula se trastocan y el resultado es demasiado amable a ratos, llevando a engaño.

Es muy importante no juzgar el disco por un par de canciones, porque sería injusto. El comienzo con “Slow burn” es muy bueno pero “Lonely weekend” hace temblar la escucha genera titubeo. Una de cal y otra de arena. La primera equilibrada, la segunda azucarada. Tanto que hace pensar si los teloneos al putísimo Harry Styles y a Katy Perry habrán hecho excesiva mella en aquella que en su día se estrenó con el bonito Same trailer different park hace ya cinco años. “Butterflies” (¡peligroso título!) continúa caminando la delgada línea entre lo comercial y lo prefabricado. Es la tercera canción y la cosa no queda clara aún. Afortunadamente, es entonces cuando el disco empieza a salvarse. Y se salva. “What a world” y “Wild thing” resultan buenas canciones, naturales, reales y creíbles, con efectivos pedal Steel y banjo en la segunda.

Cuando el piano mete la base en la cortita “Mother” y “Space cowboy”, ya nos encontramos ante una obra que, definitivamente merece la pena. Vaya susto al principio, eso sí. “Space cowboy” es, de hecho, un temazo, suena muy auténtica, acústica de base y suave, estupenda. Almibarada, cierto, pero tremenda. “Velvet Elvis” tiene un groove muy cool, Nashville moderno, otra de las grandes canciones del disco junto a “Space cowboy”. En esa misma línea también destaca “Wonder woman”. Desde luego que con “High horse” se les va la mano, es disco hortera propio tiendas femeninas fashion, el agujero negro del disco junto a “Lonely weekend” y “Butterflies”, lo que hace perder puntos al empaque final. Claro, luego llega el tema título, “Golden hour”, que es más o menos el tipo de canción en el que Musgraves brilla y la balada “Rainbow”resulta un buen cierre. Si hubieran aligerado el equipaje, Golden hour habría estado más que a la altura, pero aun con esos lastres, se trata de un buen disco.

Escucha Kacey Musgraves – Golden hour 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.