Nos Primavera Sound 2017 (Parque Da Cidade) Oporto

El hermano luso del Primavera Sound se consolida como uno de los más fuertes festivales de la Península Ibérica. Ya llevaba años poniendo el listón muy alto en cuanto a: instalaciones, actuaciones y organización general, pero ha sido en esta edición del 2017 en la que ha logrado no solo agotar sus abonos, también el viernes colgó el cartel de sold out en todas las entradas, logrando una afluencia total en los tres días cercana a las 100.000 personas, según fuentes de la organización. El respeto que se tiene al usuario del Nos Primavera Sound por parte de la organización, sin duda, sigue siendo una de sus mejores armas, con unas instalaciones inmejorables, unos precios nada abusivos y multitud de actividades, además de los conciertos.

Jueves 8 de junio

Run the Jewels

Llegábamos al Parque da Cidade con la hora justa de ver Run the Jewels, justo antes se habían ido encargando de abrir los diferentes escenarios, Cigartettes after Sex, Miguel Jontel Pimentel, más conocido como Miguel y los escoceses Arab Strap.

Se ponía en marcha la maquinaria sónica y lirica del dúo conformado por EL-P y Killer Mike, sobre el escenario principal, decorado para la ocasión con el logo, ya icónico de la banda, de las dos manos a tamaño gigante. Salir al escenario entonando el “We are the Champios” de Queen, era señal inequívoca de que la noche iba a ser suya. No contentos con esa entrada, soltarían de sopetón: “Talk to Me” “Legend Has It” y “Call Ticketron”, las tres de su tercer disco, RTJ3 (2016) para continuar con: “Blockbuster Night Pt 1” de su segundo disco, creando gran alborozo de los presentes, que no dejaban de corear sus temas y hacer aspavientos en plan “raperos”, como un air guitar del Bronx, para que nos entendamos.

Run the Jewels saben muy bien medir los tiempos sobre las tablas y como entrar en cada momento para conseguir un concierto efectivo. Así lo hicieron ver en Oporto, no pudieron faltar las soflamas anti Trump, todo un clásico para muchos artistas norteamericanos que vienen a Europa. El dúo no solo dieron un concierto prototípico de festival, con diversión y saltos para todos, también constataron que el Hip Hop ha copado los carteles de los mayores festivales de Europa, para disfrute de las generaciones más jóvenes.

Flying Lotus

Tras el nombre de Flying Lotus se esconde Steven Ellison, un artista ciertamente inclasificable, capaz de mezclar jazz y electrónica, pasando por el hip hop y el soul. Escondido detrás de una pantalla con unos visuales ciertamente inquietantes, Flying Lotus no dejó apenas ver su rostro en toda la actuación, dotando a su música de protagonismo total. Así fueron sonando algunos de sus temas más emblemáticos como el cover del tema de Twin Peaks, “Night Grows Pale” o “Eyes Above”, tema con las voces de Kendrick Lamar.

Otro de esos artistas que también confirman el triunfo de la música negra en los festivales multitudinarios europeos.

Justice

Gaspard Augé y Xavier de Rosnay ya tenían la partida ganada mucho antes de salir al escenario y apretar cualquiera de las teclas de sus aparatos, y es que Justice gozan de un predicamento total por tierras lusas. Si bien es cierto que comenzar con su hit inapelable, “Safe and Sound”, es apostar sobre seguro, en directo cobra una nueva dimensión al ser alargada en el tempo, así como destrozada (para bien) en ciertas partes. A pesar de comenzar con el tema que abre su último y esperado disco, Woman, Justice no se cortaron a la hora de esgrimir temas conocidos por todos, en detrimento algunos nuevos temas que se quedaron en las cajas sin salir.

No pudieron faltar, claro; “D.A.N.C.E” o “We are your Friends”, en los que Justice se crecen sobre un escenario ya de por sí suyo, la luminotecnia, los amplificadores Marshall de atrezzo, las flycase perfectamente dispuestas a modo de mesas de trabajo y auto iluminadas, en fin, un espectáculo pretendidamente exagerado que convirtió el Nos Primavera Sound en un club gigante.

Viernes 9 de junio

Sleaford Mods

El escenario o palco a secas, es una de las plazas pequeñas del festival, que los asiduos al mismo ya conocen bien. Se podría decir que es un marco pequeño que alberga a artistas grandes, algunos conocidos y otros no tanto y que acaban cautivando al público, en parte por la magia que desprende el entorno del humilde escenario. Sleaford Mods serían los encargados de dotar a este entorno apacible de la suficiente bilis e incontinencia verbal como para hacer parecer aquello un club de su natal Nottingham.

Uno no sabe cómo tomarse a esta pareja de aspecto carcelario, pero solo hace falta escuchar un par de temas para saber que su pose no es broma. Y así fue, Jason Williamson fue escupiendo (literalmente) las letras y rimas sobre las bases que iba metiendo su compañero Andrew Fearn, al tiempo que iba chupando todas las birras que pasaban por sus manos. “Army Nights”, “I Can Tell”, “Britain Thirst” o “Jolly Fucker”, por mencionar unas pocas, fueron canciones coreadas en primera fila por fans con ganas de juerga, mientras algún despistado en la parte posterior se preguntaba si aquello era una broma o no. “Are you smoking crack or what?”. 

Teenage Fanclub

Hace años Norman Blake y los suyos hubieran estado prácticamente de cabeza de cartel en un festival de estas características, en esta edición del Nos Primavera Sound, los escoceses aunque tocando en uno de los escenarios principales, no congregaron ni a la mitad de público que cualquiera de los artistas de electrónica o hip hop del cartel. Y es que los tiempos cambian, nos guste o no. Con todo y con eso y luchando contra los elementos, Teenage Fanclub volvieron a dar otro de esos conciertos dignos de enmarcar en nuestra memoria para siempre.

Como si supieran que el tiempo no vuelve, los escoceses soltaron un pildorazo tras otro, sin apenas paradas, ante un público mayoritariamente “madurito”, que coreaba las canciones como si no hubiera un mañana. No faltó ni una: “Start Again”, “Don´t Look Back”, “I Don´t Want Control of You”, “Ain´t That Enough”, “The Concept” o “Sparky´s Dream”, entre otras. Siguen siendo reyes, aunque parezca que a ciertos festivales ya les llamen por compromiso.

Swans

Los neoyorkinos Swans son ya viejos conocidos de los escenarios del Parque da Cidade y de los asistentes a la cita primaveral, aunque esta vez sea la última, ya que Michael Gira ha anunciado la disolución definitiva de la banda para este 2017. La intensidad ofrecida por el multi-instrumentista y su banda en la primera media hora de actuación fue tal que no se sabía si el concierto estaba empezando o terminando. “The Knot”, canción que suele ser deconstruida en directo a su antojo, llegando a dejarla en algunos momentos prácticamente irreconocible, fue el pistoletazo de salida de la tormenta sónica con la que Swans, abofeteó en la cara de los allí presentes.

“Screen Shot”, “The Glowing Man” o “The Man Who Refused to Be Unhappy” fueron otros de los temas escogidos para esta despedida por Michael Gira y los suyos. Todo un honor haber sido testigo de este adiós.

Bon Iver

El plato fuerte de este jornada y, por llamarlo de alguna manera; artista más mediático, estaba encarnado por Bon Iver, y así quedaba claro nada más ver la pradera del escenario principal del parque, totalmente abarrotada sin apenas espacio para llegar a los primeros puestos del escenario. Justin Vernon se decantó en la primera parte de su concierto por gran parte de su último disco, en el que apenas hay un atisbo del folk marca de la casa de sus anteriores trabajos, dejando para el final temas más conocidos y celebrados por el gran grueso del público del festival.

Hamilton Leithauser

El ex vocalista de The Walkmen, en el sentido que la banda parece que se ha disuelto de manera indefinida, es otro viejo conocido de los escenarios del Nos Primavera Sound, con su mencionada ex banda y así quedaba patente con el apoyo una nutrida legión de fans que le esperaba en el escenario Pitchfork, el único cubierto de la cita de Oporto.

Hamilton Leithauser desgranaba así parte de su repertorio, en un concierto de Pop musculoso y aguerrido, mucho más vitalista que con The Walkmen, aunque igual de elegante. Temas como: “Sick as Dog”, “The Morning Stars” o “In Black Out” sonaron increíblemente bien en el más pequeño de los escenarios del Nos, volviendo a dejar patente la importancia de este tipo de plazas enfrentadas a los grandes escenarios.

King Gizzard & The Lizard Wizard

Si fuera supersticioso pensaría que a los psicodélicos australianos se les ha roto un espejo, mientras entraban con un paraguas abierto en su casa, después de haber pasado por debajo de una escalera al cruzarse con un gato negro. Su accidentado concierto en Madrid en la noche anterior a su bolo en el Nos Primavera Sound, también había sido precedido por una avería en la furgoneta que les llevaba de Barcelona a Madrid, tuviendo que hacer parte del trayecto en taxis para llegar a tiempo al Sound Isidro Fest.

Con este bagaje de “mala sombra” llegaba el multitudinario grupo de las antípodas al escenario Palco, nada podía ir peor, o eso pensábamos. Pero nada más comenzar su set, la banda dejaba de tocar, al parecer una de las PA no funcionaba o no lanzaba sonido, con el consiguiente enfado del cantante y guitarrista Stu Mackenzie que optaba por sentarse al borde del escenario, a esperar a que se solucionase. Afortunadamente el asunto se saldó únicamente con unos pocos minutos de parada.

El poderío instrumental y escénico de los “aussies” quedó reflejado en el increíble comienzo, con trallazos como: “Rattlesnake”, “Doom City”, “Sleep Drifter” o “Nuclear Fusion”, sin embargo la intensidad inicial se vio mermada, en parte; por lo común de su propuesta en todas las canciones, haciendo del concierto, prácticamente, un tema de más de una hora. Poco pareció importare al sector más juvenil de su público, encargado de dar trabajo extra a los trabajadores de seguridad del foso de seguridad.

 

Sábado 10 de junio

Evols

Este año la escasa representación (no así en otras ediciones) de la escena musical lusa, recaía en la banda de Oporto, Evols. Un poderoso combo influenciado por la psicodelia sesentera y en gran parte por el indie rock vía 90´s y el shoegaze, sin olvidar claras reminiscencias de músicos actuales como: Tame Impala o Ty Segall. El escenario principal acogía su propuesta a esas tempranas horas con la mayoría del respetable sentado en la pradera.

Aunque con un sonido impecable, su actuación quedó algo deslucida por la frialdad con la que fueron recibidos por un aun escaso público. Con todo y con eso, temas como: “On the Road”, “Father Death” o “Kids don´t Mind”, fueron tocados con actitud y ponen a estos chicos por encima de la media de muchos de los grupos vendidos por sellos como los vendedores de humo “garajero”, Burger Records, por poner un ejemplo, y que solemos tragarnos sin rechistar.

Wand

Llegaba la hora de ver a una de esas bandas que algunos medios nos han metido por los ojos como: “nueva sensación de la psicodelia californiana”. En este caso, afortunadamente, no nos encontramos ante un “bluf” y así lo atestiguan los tres trabajos realizados en menos de cinco años. Wand son a menudo relacionados con el inevitable e imprescindible Ty Segall, tanto por amistad con el inquieto artista como por sus afinidades musicales, pero Wand tienen mucho que decir sin fijarnos en referentes.

Desde el comienzo de actuación Wand dejaron claro quien mandaba en el escenario Palco, intercalando trallazos como: “Cave in”, “Machine Man” o “Self Hypnosis in 3 Days” con tonadas más atmosféricas como: “Melted Rope” o “Reaper Invent”. Mención especial a la voz de Cory Hanson que en directo no solo se crece, logra modularla como un instrumento más, demostrando que en ese sentido también están muy por encima de la media de los grupos actuales de su estilo. De lo mejor, en cuestión de intensidad guitarrera, de lo visto en el festival.

Growlers

Los californianos se presentaban en el Nos Primavera Sound aún bajo un sol incidente sobre el escenario principal, enfundados y uniformados en unos trajes entre militares y de presidiarios y con la actitud suficiente para volver locos a los fans en primeras filas.

Sin embargo a los pocos minutos de actuación, el cantante y showman, Brooks Nielsen, se disculpaba por estar aquejado de un fuerte constipado, que con oficio y arropado por una excelente banda salvó una actuación, si no épica, al menos entretenida y simpática. Atrás quedaron las canciones más “garajeras” para dar paso a los nuevos Growlers, más centrados en el groove y el funk de su último trabajo, City Club (2016).

Shellac

“¿Van este año los Shellac al Primavera Sound?” es una de las bromas ya arquetípicas de cuando se empieza a anunciar el festival español y mucho me temo que va a empezar a ser una broma en nuestro país hermano, si no lo es ya. Y es que ya no se entiende un cartel del Primavera (el español o el portugués) sin los de Steve Albini. El que esto suscribe podría haber pasado por alto el concierto de Shellac, pero por ser un grupo honesto en su música y con sus fans, se merecian la presencia enfrente de ellos.

No muchas novedades en su concierto en comparación con los pasados, por no decir ninguna; no nos engañemos. Pero la formación clásica de: guitarra, bajo y batería al centro del escenario, dotando a este instrumento con el mismo protagonismo que cualquier otro, es efectiva en todos los conciertos del trio de Chicago.

Su post hardcore apocalíptico y sus ritmos frenéticos y sincopados fueron protagonistas durante una hora en el espacio Palco. En lo tocante al contenido del set, temas como: “Ghosts”, “My Black Ass”, “Copper” o “All the Surveyors” hicieron que los pies de los allí presentes se elevaran unos centímetros del césped del parque. Shellac habían vuelto a triunfar, bueno; todo lo que unos anti-rock stars como ellos pueden triunfar.

Metronomy

El cuarteto británico era uno de los cabezas de cartel de la jornada del sábado. Con una impecable puesta en escena tomaban al asalto el escenario Nos, armados en el principio con hits como: “Miami Logic”, “Old Skool” y “16 Beat”. Su electro pop sofisticado y “funkioso” hizo el resto durante toda la actuación. El proyecto liderado por Joseph Mount, si bien es cierto que en disco, y desde el punto de vista del que esto suscribe, resulta anodino y repetitivo, en directo gana enteros; gracias a la comentada puesta en escena y a una sólida base rítmica con una batería eficaz como un reloj suizo y un bajo “killer” y efectivo.


Weyes Blood

La californiana Weyes Blood se presentaba en el escenario Pitchfork en un ambiente intimista, como su música, flanqueada por los dos miembros de su banda y arropada en primeras filas por admiradores a punto de entrar en trance en algunas canciones. La totalidad del concierto sería una muestra de su folk lánguido a la par que preciosista, bien representado con temas como: “Can´t Go Home”, “Diary”o “Seven Words”.

Solo en el desenlace del set hubo una subida de intensidad musical con la estupenda versión de Can, “Vitamin C”, otra vez en el candelero, en parte gracias a la serie de Netflix, The Get Down y “Bad Magic”, bien conocida por sus fans. Entrañable y adorable.

The Make Up

Poco podemos decir de un personaje como Ian Svenonius, que no se haya dicho ya o que él mismo con su actitud ante la vida y el Rock & Roll no haya representado. The Make Up han vuelto, al menos para algunas actuaciones y no podemos sino congratularnos por ello. Extrañamente no lograron congregar tanta afluencia de público como otros artistas de ese escenario, pero eso le dio igual a un Ian que desde los primeros acordes de “Black Wire” ya estaba caminando sobre los asistentes como Jesucristo sobre las aguas. Embutidos en sus impecables y brillantes trajes, el cuarteto no dejó ni un segundo de vacío en su show, cuando no estaban tocando, el bueno de Ian estaba lanzando soflamas marxistas a los de enfrente.

No pudieron faltar: “I am Pentagon”, “Walking on the Dune”, o “Call me Mommy”. Incendiario show el de The Make Up, recordándonos que el Rock & Roll puede seguir siendo excitante a la par que un vehículo de mensajes y diversión. Grandes.

The Black Angels

Como si de una maldición sobre los grupos de psicodelia que han visitado el Nos Primavera Sound se tratara, los texanos The Black Angels tuvieron su cuota de desgracias al no poder usar los visuales que usualmente llevan; no hubo manera conectar de forma adecuada el proyector. Salvadas las circunstancias y después de disculparse por el retraso y de lamentar no poder ofrecer el espectáculo en plenitud, los otrora conocidos como la banda de acompañamiento de Roky Erickson comenzaron su set.

Empezar con “Currency” y “Bad Vibrations” y toda la intensidad que desprended dichas canciones no es baladí, quizás por eso quitaron el pie del acelerador con “The Pordigal Sun”, aunque rápidamente volvieron a meterse en el jardín de las guitarras más shoegaze con “Medicine”. El resto del concierto fue un poco de esta manera, una autentica montaña rusa de sensaciones; momentos más atmosféricos que de repente te estallaban en la cara prácticamente sin avisar.

El final del set fue apoteósico con los momentos más álgidos propiciados por: “Comanche Moon”, “Young Men Dead” o Bloodhounds on my Trail”. De los sonidos más apabullantes del festival.
De camino al escenario en forma de carpa, Pithcfork, me dio tiempo a ver el final del concierto de Aphex Twin y a pensar si todos los que estaban en primera fila tenían tapones de seguridad para los oídos. Una auténtica barbaridad, sazonado además con una luminotecnia de fuera de esta galaxia. Era acercarse a cincuenta metros del escenario y parecer estar dentro de una máquina de marcianitos gigante.

Tycho

Detrás de este extraño nombre se esconde el artista californiano Scott Hansen, fotógrafo, video realizador y músico, sus directos tienen fama de no pasar por desapercibidos, por lo arriesgado de su propuesta en lo tocante a lo visual. Y así estoy en disposición de confirmar; la banda salió a escena rodeada de una pantalla gigante en la que se proyectaron tanto visuales en movimiento como foto fija, todas realizadas por el propio Scott. Sería injusto fijarse únicamente en el aspecto visual del directo, porque las canciones, en las que suele predominar el electro pop y el dream pop son también una auténtica delicia. Todo un descubrimiento para un servidor. De diez.

2 comentarios sobre “Nos Primavera Sound 2017 (Parque Da Cidade) Oporto

  • el 16 Junio, 2017 a las 10:49 am
    Permalink

    Un gran cartel este año y un buen sonido. Gracias por el reportaje

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.