Astrid – Sala El Sol (Madrid)

Astrid confirmó en la madrileña sala El Sol que es un grupo a tener en cuenta. Los escoceses ofrecieron alrededor de 60 minutos de un pop exquisito, con guitarras poderosas pero también cristalinas, acompañadas por unas voces dulces a la vez que llenas de energía. Se sucedieron 16 temas de sus dos álbums: “Strange Weather Lately” y “Play Dead”…..y un final con sorpresa en forma de versión incluido.

Los cuatro miembros son muy jóvenes (en torno a los 22 años) y eso se nota en escena. Los chicos de la isla de Lewis, al norte de Escocia, despliegan un rabia juvenil que recuerda a los inicios de ‘Ash’. Sin embargo, todo ello con un estilo sesentero y una dulzura cercana a sus compatriotas de ‘Teenage Fanclub’.

Desde el comienzo, el sonido fue bastante bueno, muy puro, muy limpio. “Bottle” ya mostró el camino que iba a seguir la actuación: estribillos pegadizos, coros melódicos, contrastes de energía y ternura, y unas guitarras espléndidas. Los primeros compases de “Tick Tock”, la tierna balada que hace mención al parque rojo que se ve desde su local de ensayo (“Red Ground”), o el inicio acústico de “World Oldest Cat”, con Charlie al micrófono, fueron las muestras de mayor calma. Después, no hubo descanso. Muy pronto llegaron “Distance” y “Plastic Skull”, dos auténticos hits, separados por un medio tiempo titulado “What You’re Thinking”.

El repertorio fue muy compacto. Willie Campbell y Charlie Clark se repartían el protagonismo ante el micrófono –bien secundados por Gereth Russell al bajo y Neil Payne a la batería- y se sentían muy a gusto sobre el escenario, disfrutaban tocando. Charlie se prodigaba en mayor medida en las segundas voces (dulces), mientras que Willie combinaba ese registro con otro más enérgico para llevar casi siempre el peso vocal. Pero el punto álgido se alcanzaba con los coros melódicos que, por momentos, creaban entre ambos.

“It’s True”, “Play Dead”, “Modes Of Transport” y “Apes” vinieron a confirmar que Astrid se maneja a la perfección con los estribillos demoledores, las melodías intensas y directas, y el sonido pop y poderoso de las guitarras. Los dos vocalistas se dirigían con timidez al público, por supuesto en inglés, salvo el inexcusable ‘gracias’. Resaltaron que se trataba de su primera visita a nuestro país y al final mandaron un saludo a Barcelona. ¿Barcelona? ¡Madrid!, rectificó rápidamente Willie.

La recta final fue una descarga de adrenalina musical: “Standing In Line” (con un arranque psicodélico engañoso), “Just One Name” (como nos arrastraba la batería) y fundamentalmente “K.T.V.”, otro de esos hits que traspasan fronteras.

Aún quedaban los bises… y no defraudaron. Una acertada versión del “I Wanna Be Sedated” de los ‘Ramones’ y la simplemente grandiosa “Boy Or Girl” cerraron el concierto, no sin que el público alcanzase en esos instantes la cota máxima de locura.

La gira española de Astrid ha finalizado; sin embargo, con demostraciones como ésta, no tardarán mucho en volver.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

WP-Backgrounds Lite by InoPlugs Web Design and Juwelier Schönmann 1010 Wien