Hefner – Dead Media (Too Pure)

La verdad es que no podemos decir que este Dead Media sea el quinto álbum de Hefner y quedarnos tan tranquilos; Dead Media poco tiene que ver con la espontaneidad y simpleza de Breaking God’s Heart (aun así, quizás es con éste con el que más tenga que ver), con el pop fresco y reluciente de The Fidelity Wars, con la fuerza y empuje de Boxing Hefner, ni con los acabados y matices del aún reciente We love the city, de hecho tal vez sería más apropiado decir que Dead Media es el álbum de debut de Stereo Morphonium, el hasta ahora proyecto analógico-electrónico de Darren Hayman.

En Dead Media hay muy pocas guitarras, casi todos los temas están construidos a base de teclados analógicos, y los efectos y las programaciones envuelven cada una de las composiciones. Hombre, no nos engañemos, estamos hablando de un álbum de Hefner, y eso ya dice mucho, tiene ese toque tierno y dulzón que sólo Darren Hayman sabe dar a sus discos; el sonido es diferente, pero la esencia es la misma.

El primer single extraído de este disco, Alan Bean, es un perfecto ejemplo, una historia singular (aunque sea real), contada con sencillez e ingenuidad y construida sobre capas analógicas que se superponen. Esta misma línea es en la que se mueven temas como Peppermint Taste o Waking up to you, incluso, en algunas ocasiones como When the angels play their drum machines regresan 15 años en el tiempo para encontrarse con Depeche Mode, New Order y hasta los mismísimos The Cure. Hay momentos también en los que Hefner suenan a Hefner, y las guitarras se apoderan de la melodía y las seis cuerdas conducen los temas, Trouble kid o The nights are long. Como nexo de todo esto, tres pequeños cortes instrumentales, un Juno 106 y un Moog dando forma a Union chapel day, The mangle y Treacle.

Hefner no son como han sido, pero siguen siendo Hefner, y eso es una garantía, un paso adelante en su evolución musical, un paso sorprendente, pero nosotros creemos que firme, es más, apostamos por este nuevo sonido y por estos nuevos matices que consiguen mantener la frescura ofreciéndonos algo novedoso. Además llegan acompañados, una vez más por Amelia Fletcher, otra garantía. Escuchadlo y valoradlo vosotros mismos, seguro que os lleváis más de una sorpresa. Por cierto, impagables los falsetes de Darren en China crisis.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.