Billy Talent + Sights & Sounds + No Way Out – Sant Jordi Club (Barcelona)

Cerca de 1.000 personas se acercaron a la sala anexa del Palau Sant Jordi de Barcelona para vivir una tarde de conciertos organizada por Undereighteen, promotora especializada en montar eventos musicales destinados a un público muy especial, aquellos a los que por norma general no se les permite la entrada a salas por ser menores de edad.

En este caso, Billy Talent fueron los escogidos para animar la velada junto con los catalanes No Way Out y los casi desconocidos canadienses Sights & Sounds. Estos últimos fueron los encargados de romper el hielo tras una cuenta atrás de dos minutos en una proyección que ocupaba gran parte de uno de los laterales del Sant Jordi Club. Dejaron a más de uno boquiabierto con la entrega y la potencia de su primer tema “Sorrows”, canción que desprende un aire épico con una técnica depuradísima y unos coros eternos. Y es que los integrantes banda que ocupa estas lineas no son unos principiantes, el más conocido de ellos es su vocalista Andrew Neufeld, cantante también de una de las bandas más laureadas del panorama hardcore punk mundial, Comeback Kid, que junto a su hermano a la batería han creado una banda de rock experimental muy recomendable para toda clase de oídos.

Tras la escasa media hora de actuación de éstos, saltaron a la palestra No Way Out, la nota nacional de la noche. Es cierto que tienen muchas tablas encima del escenario, saben como hacerlo para que, a pesar de que solo cuentan con tres integrantes, los escenarios mastodónticos como el que estaban pisando no se les queden pequeños. Se mueven mucho y llevan el punk rock en las venas pero suenan demasiado lineales e incluso monótonos en algún momento, pero también es cierto que sus letras van destinadas en un porcentaje muy alto a la muchachada alli presente. El amor y el desamor tiran mucho y son conocedores de ello, que los chavales que tienes delante estén cantando tus canciones una tras otra, es para sentirse como mínimo, orgulloso de lo que estás haciendo. Así que “chapeau” por ellos. Son jóvenes y estoy seguro de que evolucionarán mucho para ser una referencia del género en nuestro país.

Y para acabar, mientras el público enfervorecido se dejaba la voz con la última cuenta atrás, salieron a comerse el escenario Billy Talent con “Devil in a Midnight Mass” y “This Suffering”, dos temas de su segundo disco que desataron la locura de los allí presentes.

Desgraciadamente flojearon en algunas ocasiones durante su actuación y mermó las posibilidades de que este fuera un concierto memorable, culpa de ello tiene el bajón de ritmo que tiene su últma referencia en el mercado (Billy Talent – III) respecto a sus dos primeros discos. En una hora exacta los canadienses exprimieron sus tres discos con un Ben Kowalewicz hiperactivo y a su guitarra John Gallant haciendo las segundas voces a la perfección con su característico flequillo imperturbable. Acabaron pasadas las 21h con sus tres ultimos singles “Devil on my Shoulder”, “Fallen Dreams” y la canción que les llevó a lo más alto hace ya unos años “Red Flag”.

El punto negativo de la noche fue la baja afluencia de público, la sala era demasiado grande para este evento y se notó. Billy Talent son demasiado desconocidos en este país como para llenar un local con una capacidad de más de 3000 personas. Pero a pesar de ello los que estuvieron se lo pasaron en grande y en gran parte porque hay alguien como Undereighteen que se preocupa por los más jóvenes. Algo digno de mención.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.