Cuéntame una canción: “For what it’s worth”, de Buffalo Springfield

Dos de los músicos de más voluminosa genialidad que ha dado la humanidad comandaron el grupo Buffalo Springfield entre 1966 y 1968. Nos referimos a Neil Young y a Stephen Stills, alzándose éste último como el compositor y la voz del single universal “For what it’s worth” (cuyo título podría traducirse como “Por si sirve de algo”).

 

Todas las turbulencias se dispararon cuando el propio Stills circulaba por Los Angeles, en dirección a Hollywood Oeste, para escuchar un concierto, en Noviembre del propio 1966. En aquella naciente atmósfera musical y en ese culminante instante referente a la hipnótica metrópolis oesteña, también se movían portentosas bandas como The Byrds, Canned Heat, Love o The Doors.

Entonces, debido a que los respetados comerciantes y acaudalados magnates del colorido área angelina de Sunset Strip consideraban perjudiciales las constantes juergas alcohólicas de los jóvenes hippies, en la calle, hasta altas horas de la madrugada y las aglomeraciones de tráfico que los muchachos provocaban, se ordenó un toque de queda a partir de las 22:00, por parte de las autoridades locales. En consecuencia, en el ojo del huracán se hallaron sumidos los famosos y concurridos locales de música Whiskey a Go Go y Pandora’s Box, con la consiguiente manifestación pacífica con pancartas por parte de unas 1.000 personas debido al inmediato mandato de cierre de este último emplazamiento de ocio, dentro de la California más contracultural.

Entre el gentío disconforme y enojado con la severa medida legal se encontraban los actores Jack Nicholson, Dennis Hopper y Peter Fonda, por ejemplo. Al poco tiempo de formarse la asamblea, se presentaron tres furgones repletos de policías armados con porras y, como ocurre tantas veces, estallaron violentos disturbios, hubo destrozos materiales y se lanzó un aluvión de golpes; terremoto humano el cual tuvo sus ruidosas réplicas durante varias semanas debido a que hasta otros 12 bares de la zona (de un total de 25) padecieron restricciones y prohibiciones con respecto a los agrestes rockeros veinteañeros que frecuentaban esos garitos. Incluso se produjo el arresto del propio Peter Fonda por parte de los agentes de la ley (luego él mismo y Dennis Hopper protagonizarían el film sobre moteros insurgentes, Easy Rider, en 1969)

Buffalo Springfield foto 10

Al toparse de frente con todas aquellas hostilidades, Stephen Stills exclamó para sí mismo: “¡Dios mío, Estados Unidos está en peligro!” y al parecer, estos mismos sucesos, supusieron un trascendental detonante para distintos choques sociales entre las viejas y las nuevas generaciones en dicha nación americana.

Así pues, el hiper-talentoso intérprete Stills, con tal inspiración y con ese revuelto caldo de cultivo compuso, en solamente 15 minutos, este folk-rock al que bautizó como “For what it’s worth”. Seguidamente, se lo presentó a Ahmet Ertegun, al dueño de la discográfica Atco (sello subordinado a la potentísima Atlantic Records) y el mismo músico les expresó a los de la compañía: “Aquí tenéis está canción, por si sirve de algo. De ahí el título del asunto, aunque el propio empresario Ertegun propuso que figurara también el sub-encabezado “Stop, hey, what’s that sound?” (“Detente, oye ¿qué es ese sonido?”), para mayor reconocimiento de la canción por parte del oyente.

Después de grabar, en la misma Los Ángeles, la atractiva propuesta dicho cantante y guitarrista, en Diciembre de 1966,  junto a los otros cuatro “buffalos springfieldianos” Neil Young, Richie Furay (tercer puntal de la banda éste), Dewey Martin y Bruce Palmer, el tema fue lanzado como sencillo en Enero de 1967.

La melodía desprende un sonido delicado y tintineante (este último efecto fue responsabilidad del ingeniero Stan Ross a través de una púa guitarrera) pero, a la vez, de tensionado sosiego y de amarga queja; siendo estas dos últimas características las que se reflejan en la letra:

 There’s somethin’ happenin’ here                   Algo está pasando aquí.
what it is ain’t exactly clear.                           
que no está del todo claro.
There’s a man with a gun over there,              Hay un hombre con una pistola allí,
a-tellin’ me I’ve got to beware                         diciéndome que debo tener cuidado.

 

I think it’s time we stop, children,                   Creo que es hora de que paremos, chavales,

what’s that sound?                                         ¿qué es ese sonido?
Everybody look what’s goin’ down.               
Mirad todos lo que está pasando.

 

Buffalo Springfield foto 06

Aunque el tema no fue incluido en el álbum debutante de la banda, en 1966, el corte sí que se agregó más adelante durante posteriores reediciones de dicho LP debido a que la canción suelta fue un supersónico “hit”, encaramándose al nº7 de la listas oficiales norteamericanas. Neil Young también reforzó la apuesta ganadora con su siempre punzante guitarra. Aún con todo, Richie Furay no había advertido, al principio, que aquel lanzamiento iba a ser tan increíblemente rompedor, a posteriori.

Otros insignes artistas que aludieron también sobre esa misma californiana revuelta del Sunset Strip en alguna de sus canciones fueron Frank Zappa, The Monkees, The Mamas and the Papas o Joni Mitchell, entre otros varios.

Aunque Stills escribió la melodía con el propósito comentado de protesta por la clausura e incluso demolición del club juvenil y musical Pandora’s Box y también como una petición de sensatez ante la crispación de ánimos por parte de manifestantes y policías, de modo adicional la canción comenzó a asociarse, popularmente, como postura contraria y pacifista hacia la guerra del Vietnam o un himno a favor de cualquier marcha por los derechos civiles; todo ello debido al amplio carácter interpretativo de la propia “For what it’s worth”, como también acontece en su segunda estrofa:

 

There’s battle lines bein’ drawn.                        Se están trazando líneas de batalla.
Nobody’s right if everybody’s wrong.                Nadie acierta si todos se equivocan.
Young people speakin’ their minds                    Los jóvenes dicen lo que piensan
a-gettin’ so much resistance from behind.        
obteniendo tanta resistencia por detrás.

 I think it’s time we stop.                                    Es hora de que paremos.
Hey, what’s that sound?                                   Oye, ¿qué es ese sonido?
Everybody look what’s goin’ down.                
Mirad todos lo que está pasando.

 

El propio texto en su tercer y cuarto párrafo continúa describiendo, de modo sutil y sugerido, el tirante y rebelde ambiente de ese mitin de 1966 y la locura, la división y el temor que toda esa situación social estaba generando.

Es tal el calibre histórico de la tonada que los lectores de la revista Rolling Stone escogieron el tema como la tercera mejor canción-protesta de la historia (aunque Steve Stills se negó, en su momento, a continuar con más sones de este tipo reivindicativo dentro de Buffalo Springfield) y la han versionado una considerable diversidad de eminentes artistas como Cher, Rush, Ozzy Osbourne, Kid Rock, Lucinda Williams, Led Zeppelin, Public Enemy, Vanilla Fudge, Simple Minds, Queenrysche o Ann Wilson (Heart); como los más descollantes ejemplos de la kilométrica nómina de adaptadores de este corte de leyenda.

 

Tom Petty (junto a los mismísimos Crosby, Stills y Nash) también la interpretó, en 1997, cuando éste presentó a Buffalo Springfield como novedoso miembro del Salón de la Fama del Rock and Roll.

Aunque ésta es su canción más tarareada por los melómanos de todo el globo, Buffalo Springfield también materializó otras composiciones excepcionales como “Leave”, “Pay the price, “Questions”, “Everybody’s wrong”, “Special Care”, “I`m a child”, “Hot dusty roads”, “Broken Arrow”, “Rock and roll woman” o “Mr Soul”; entre otras esquirlas áureas.

Lamentablemente, esta influyente banda se disolvió en 1968, tras solamente 3 álbumes y dos años de carrera, por insalvables desavenencias entre su terceto de temperamentales cabecillas y vocalistas, las continuas permutaciones de personal (como la entrada de Jim Messina) o por diversos arrestos debido al consumo de drogas; entre otros motivos.

Por fortuna, Stephen Stills y Neil Young tornaron a reencontrarse en otras agrupaciones como los imprescindibles CSN &Y o The Stills-Young Band, además de que Richie Furay y el mismo Jim Messina fundaron la formación Poco pero ésto ya se constituye como otros suculentos episodios aparte…

Buffalo Springfield foto 07

6 comentarios sobre “Cuéntame una canción: “For what it’s worth”, de Buffalo Springfield

  • el 16 Noviembre, 2020 a las 7:28 pm
    Permalink

    Excelente reportaje de Txus Iglesias, perfectamente escrito y documentado.
    Enhorabuena!

    Respuesta
  • el 16 Noviembre, 2020 a las 10:36 pm
    Permalink

    Grandiosa canción, uno de los muchos ejemplos manifiestos de la contracultura de la época. También aparece brevemente en la película “Forrest Gump ” como alegato antibelicista. Gracias a Txus Iglesias y a Muzikalia por desvelarnos su génesis y de reivindicar a este efímero gran grupo. Un cordial saludo.

    Respuesta
  • el 16 Noviembre, 2020 a las 11:05 pm
    Permalink

    Buenísima canción y muy interesante la documentación y gran cantidad de datos aportados sobre una de las mejores bandas de rock de los 60, que pese a su fugaz paso por la música dejaron una imborrable huella con esta canción. Gracias a Txus Iglesias por instruirnos un poco más en el mundo del rock.

    Respuesta
  • el 17 Noviembre, 2020 a las 10:55 am
    Permalink

    Muchas gracias por sus comentarios a Iñigo, Xavi y Gemma, en Muzikalia, acerca de Buffalo Springfield.

    Respuesta
  • el 19 Noviembre, 2020 a las 5:53 pm
    Permalink

    ¡Bravo por el artículo! Ya me gustaba la canción, y ahora me gusta aún más.

    Respuesta
  • el 19 Noviembre, 2020 a las 9:19 pm
    Permalink

    Y de ahí, los flying, Linda, y mis queridos Eagles… Quien hubiera vivido!!!! Gracias por traer el aroma de aquellos tiempos!!! Contado muy bonito!!!

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.