Deftones – White Pony, Black Stallion, 20 Anniversary (Reprise Records / Warner)

La nostalgia parece ser el último asidero al que se aferra la industria discográfica a la hora de intentar seguir haciendo negocio con la venta de discos. El oyente que regresa a esas obras icónicas claves en su devenir de aprendizaje musical y, por añadidura, existencial ve con buenos ojos reediciones a los diez, veinte, treinta, cincuenta… los que sean años de aquel trabajo fetiche que marcó su vida. Siempre hay que cuestionarse si es realmente necesaria esa reedición y si, además, cuenta con nuevos alicientes que hagan atractiva su adquisición. Pues bien, en el caso que me ocupa, la edición 20º aniversario de White Pony (20), el que fuera tercer álbum de estudio para Deftones, parece contar con ambas premisas.

No seré yo desde luego el ejemplo de amante de la música que se queda anclado en sus discos de adolescencia y primera juventud escuchándolos una y otra vez, en absoluto. Creo que la curiosidad y el hambre por aprender y sentir cosas nuevas es el auténtico motor de nuestra vida, y, además, para quienes vivimos a través de la música, considero que esos principios deberían ir inexcusablemente unidos. Dicho lo cual, por supuesto que celebro la revisitación de una obra tan trascendental como lo fue en su día White Pony (00).

En primer lugar, porque Deftones se lo pueden permitir. Resulta casi milagroso que una banda con una trayectoria de más de 25 años no conozca disco malo y que su inquietud e intensidad no hayan decaído nunca. Una sensibilidad y espíritu indagador que les hizo atravesar todas las barreras que podrían haber encorsetado su propuesta en una escena tan coyuntural como lo fue aquel llamado nu-metal que, con honrosas excepciones como la que nos ocupa o los propios Korn, no logró trascender en demasiados casos con su pléyade de bandas. Y en segundo, dar la oportunidad a las nuevas generaciones de rescatar un disco enormemente trabajado y revelador, siendo además los de Sacramento de las pocas bandas capaces de hermanar en su heterogénea y vívida audiencia a chavales de 20 y pocos años con veteranos alternativos de 40 y tantos.

A Deftones se les quedó muy pequeño este cajón escénico; de hecho White Pony, con la incorporación de sintetizadores, destellos electrónicos, guiños shoegaze e incluso coqueteos trip-hoperos (ahí estaba la vaporosa “Teenager”, que en un principio iba a formar parte del proyecto personal de su líder Chino Moreno, Team Sleep) fue la primera piedra de toque para ampliar su riquísimo ecosistema sonoro. Anteriormente, un prometedor y crudo debut con Adrenaline (95) habría de consumarse en esa obra maestra absolutamente extrema en su exposición de vísceras, violencia y sensibilidad que fue el sacrosanto Around the fur (97).

Es esta trascendencia y capacidad para ampliar horizontes la que justifica recordar semejante monumento al metal más inquieto y aperturista sin olvidar, además, que a la par han sido capaces de publicar el mismísimo año pasado un disco tan notable como Ohms (20), demostrando que pasado y presente se funden y complementan para concluir sin atisbo de duda la enorme altura artística del combo.

En lo personal, todo un placer rememorar de nuevo la sensualidad onírica, estimulante y rabiosa de una maravilla como “Digital bath”, la violencia frontal y desatada de “Elite”, la eclosión emocional de la intrincada “Knife prty”, la colaboración estelar con Maynard James Keenan de Tool en “Passenger” o el relevo en la sensibilidad distorsionada de los antiguos reyes Smashing Pumpkins a los nuevos con “Change (in the house of the flies)”.

Como reclamo comercial, se añade un segundo cedé en el que Deftones ponen en manos de diferentes artistas, tan inquietos y visionarios como ellos, su colección de canciones para que sean remezcladas a su gusto. Destaca de entrada la nómina de nombres tan golosos como Robert Smith (The Cure) que, todo sea dicho, tampoco es que aporte mucho más que algunas notas de piano a la reinvención de “Teenager”, o un DJ Shadow que convierte “Digital Bath” en uno de sus pastiches de hip-hop abstracto tan característicos. Mucho mejor lo que consiguen Squarepusher con el obsesivo broche electrónico que es su lectura de “Pink Maggit”, la inmersión en beats oscuros que con “Korea” logra Trevor Jackson o, sobre todo, como llevan a su terreno tan providencialmente Purity Ring un “Knife Prty” que rezuma pura delicadeza somnolienta electropop.

El pony se convirtió en purasangre y continúa cabalgando libre, decidido e imparable a través de nuestros sueños, aquellos en los que nos hermanamos todas las personas que sentimos el pulso Deftones como una forma única de latir por dentro y por fuera.

Escucha Deftones – White Pony, Black Stallion, 20 Year Anniversary

Un comentario sobre “Deftones – White Pony, Black Stallion, 20 Anniversary (Reprise Records / Warner)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

WP-Backgrounds Lite by InoPlugs Web Design and Juwelier Schönmann 1010 Wien