Do Nothing: No odiamos los lunes, odiamos la precariedad

Un día más, un lunes más, te levantas pensando que será diferente. Pero este lunes es igual que el de la semana pasada, y, seguramente, el mismo que el de la semana que viene. Te pones un traje gris y subes a un metro abarrotado probablemente de la línea seis. Caras iguales a diferentes lugares, un espacio para recordarnos constantemente lo poco que creen que valemos. Ojeras de cansancio no pagadas, lo llaman oportunidad. Miras las plataformas de empleo mientras esperas que llegue tu parada. Diez horas, quinientos euros ¡Menuda oportunidad! Pero a los seis meses lo mismo te hacen fijo y cobras el salario mínimo ¡Eso sí que es tener suerte! Al menos a final de mes me podré tomar unas cañas. Donde tú ves precariedad, ellos ven mentoring, porque yo a tu edad…

Do Nothing foto 01

Do Nothing es capaz de canalizar esta sensación y distribuirla en pequeñas dosis de cuatro minutos. Este cuarteto de Nottingham apuesta por una mezcla de art rock con sonidos post punk. Un lirismo agudo cimentando en melodías que nos recuerdan a bandas como LCD Soundsystem o Talking Heads. Su cantante, Chris Bailey, nos muestra una personalidad arrolladora, una exageración de si mismo muy influencia por la comedia. Un lenguaje cínico y desenfadado que lo potencia en unos directos muy teatralizados, llenos de emoción y exageración de lo cotidiano.

Con tan solo cuatro canciones ha demostrado exactamente sus intenciones, instinto y creatividad como forma de afrontar la vida. Canciones como “Lebron James” nos conquistan con unos ritmos funks y una letra con cierta reivindicación, “Los resultados han llegado y parece que todo el mundo recibe una gran porción de nada…”. Una especia de poesía slam agresiva representada tanto musical como visualmente. Una canción inspirada en Billy McFarland, el famoso estafador del Fyre Festival. Canciones como “Waitress” o “Handshakes”, (sus primeras produciones), muestran esa influencia del sonido new wave manteniendo las letras hilarantes y críticas. El hit que por el momento más sobresale es “Gangs”, una canción que representa la muerte de las aspiraciones. Una desesperanza cómica entonada en una voz arrogante y discursiva, y una batería que te atrapa con un solo nada más comenzar la canción. Versos poéticos y estribillos adictivos. Su forma de representar este temor existencial es la terraza de un pub inglés donde diferentes amigos se reúnen para hablar sobre la falta de ilusiones de las “pandillas”. ¿Te suena, eh?

 

No deja de ser curioso, pero ese metro en el que me subo cada lunes también está en Londres, Berlín, Nueva York o Buenos Aires. Y con las mismas caras, lo único que cambia es la línea. Un sentimiento generalizado que parece sacado de alguna película de neorrealismo italiano. Te lo tomas con un cierto aire cómico. ¿Quién sabe? Lo mismo el lunes que viene es diferente. Lo mismo Do Nothing publica otra canción.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

WP-Backgrounds Lite by InoPlugs Web Design and Juwelier Schönmann 1010 Wien