Ducktails + Unchained + Vactor – Nasti (Madrid)

El proyecto más personal, valiente y discreto de Matt Mondaline, guitarrista de la banda Real Estate, volvió a Madrid un año después de su anterior visita a la sala La Faena II. Ducktails compartió cartel con otros dos proyectos, Unchained y Vactor. La oportunidad de ver al americano en su vertiente más experimental y psicodélica (aunque en esta ocasión viniese en solitario), y el reducido precio de la entrada, fue suficiente para llenar casi por completo la sala Nasti un lunes a las 22:00 horas. La velada comenzó con media hora de retraso aproximadamente, pero poco importa mientras haya en la calle de San Vicente Ferrer bares generosos en tapas y vendedores ambulantes de cerveza. Eso si no te importa que te roben horas de sueño entre semana, claro. La noche acabó casi a la una de la mañana.

El concierto de Ducktails supo a poco, en poco más de media hora se ventiló el show guitarra en mano y con el apoyo de un ordenador y un sampler. Empezó algo espeso, con un tema instrumental para crear ambiente pero que se alargó demasiado. A partir de aquí fue alternando temas con aportación vocal con otros con el único protagonismo de su guitarra y pistas pregrabadas. Entre esas canciones se encontraban “Killin´ the Vibe”, con esa esencia que nos transporta a esas tardes post tormenta de verano no tan lejanas sin nada importante que hacer; o la pegadiza “Couch Surfer”, tan cálida y pegadiza que no te puedes quitar su riff de la corteza cerebral hasta que apoyas la cabeza en la almohada de tu cama.
Terminó regalando y, por qué no, tentando al personal a continuar la noche con un tema que se sostenía sobre una curiosa base de pasos de claqué, que hizo que el público empezase a dar algo de movimiento a sus cuerpos. Por desgracia, al terminar el concierto poco más se podía hacer en la sala Nasti.

Unchained fue una experiencia poco satisfactoria. Da la sensación que la propuesta de Nathaniel Davies, basada en melodías suaves y ensoñadoras, todavía tiene que trabajarse bastante más. Parecía que estaba ensayando en casa. Le faltó nervio y le sobró desidia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.