Enrockecidos a los cuarenta

En el mundo del rock hay dos preguntas que, afortunadamente, han dejado de ser relevantes. La primera es cuándo se es demasiado mayor para empezar a tocar y la segunda cuándo se es demasiado mayor para seguir en activo. La mejor prueba de que la segunda ya no tiene sentido es que todos tenemos en la cabeza muchos y muy ilustres nombres de artistas que, a pesar de su avanzada edad, siguen subiendo al escenario y haciendo las delicias de quienes asisten a sus conciertos.

Enrockecidos

Y en cuanto a la primera, hoy traemos aquí una banda, Enrockecidos, que demuestra que nunca es tarde para liberar la vocación musical que llevamos dentro. Casi todos ellos empezaron cumplidos los cuarenta y con esfuerzo y dedicación han puesto en marcha un grupo que durante el año pasado hizo 17 bolos y grabó su primer disco, Poco tiempo. No está mal para no ser profesionales. Estos son los testimonios de sus integrantes.

David, 49, guitarra rítmica, JTD ec1000 Deluxe: “Mi primer contacto con la música fue a los 17 años, gracias a un profesor de historia que se llevó una guitarra a un viaje de estudios y me animó a empezar a aprender de manera autodidacta a tocar este instrumento. Pero ahí quedó la cosa, hasta que, en 2015, decidí apuntarme a una escuela de música, Rock Factory (Barakaldo), y comencé en serio el aprendizaje. Llevaba 3 años, cuando el profesor me propuso formar parte de un grupo que se estaba creando, dije que sí, y a partir de ahí empezó todo. Esto ha supuesto para mí descubrir un mundo nuevo y, desde el punto de vista musical, mi progresión ha sido brutal, lo que a su vez ha hecho que disfrute mucho más tocando. En cuanto a mis referencias, están Rebeldes, La Frontera, Loquillo, Stray Cats y, por supuesto, un músico local al que admiro muchísimo: William Gutierrez. Todo esto supone un cierto sacrificio a nivel personal, pero por suerte a mi pareja le va este rollo, así que por ese lado no hay problema. ¡Ah, sí! La experiencia de grabar nuestro primer disco ha sido también increíble; lo dicho, todo un mundo nuevo.

Chechu, 47, batería, Santa Fe Amalgama: “En mi caso, la música siempre ha estado en mi familia, ya que mi padre era tenor y mi hermana profesora de canto. Creo que siempre he tenido buen oído, lo que hizo que mi sobrino me animase a probar con la batería. Así que, en 2016 me apunté a la academia de música sin haber tocado una baqueta en mi vida y en cinco meses estaba haciendo mi primer directo. Fue en esta academia donde conocí al resto de los que integran la banda y debo decir que formar parte de un grupo es toda una experiencia. Nunca me han supuesto ningún problema las actuaciones ante el público, me siento bien y me sirve para poner en valor lo que he aprendido. Comenzamos haciendo versiones, pero al cabo de un año, nos lanzamos a componer temas propios, aunque en realidad debo decir que es Avelino quien los compone, pues es quien tiene más experiencia. Luego, entre todos les damos forma y creo que a la gente le están gustando, así que vamos a seguir en esa línea. Mis principales objetivos ahora mismo son seguir aprendiendo y disfrutando y, como grupo, preparar nuestro segundo disco”.

Natalia, 45, bajo, Fender Jazz Bass: “Siempre me ha gustado la música, pero de joven me limitaba a ver cómo tocaban algunos de mis amigos, lo veía algo muy complicado y nunca pensé que llegaría a tocar en un grupo.  En mi caso todo empezó cuando mis hijas me pidieron que las apuntase a una escuela de música y luego, al poco de empezar, me animaron a que lo hiciese yo también. A mí desde siempre me había atraído el bajo y la verdad es que no me costó mucho decidirme. Empecé en 2016 y al año siguiente ya debuté con otros alumnos, una experiencia que tengo que reconocer que engancha. Fue mi profesor quien me propuso entrar en este grupo, así que estoy en él desde el inicio. No tardamos mucho en darnos cuenta de que necesitábamos un cantante y fue entonces cuando le pregunté a Iosu, a quien conozco desde hace mucho tiempo, si sabía de alguien que pudiese encajar en nuestro grupo y me respondió: “¿Y no te valgo yo?”.

Iosu, 50, voz: “Llevo en esto de la música algún tiempo, con un compañero. Formamos un dúo, Sklive, y hacemos temas ochenteros, tipo Alaska, los Secretos, etc. Fue durante un concierto en Nochevieja, en un bar del barrio de Cruces, Barakaldo, cuando Natalia se me acercó para decirme que acababan de formar un grupo y estaban buscando un cantante para hacer versiones de Barricada, Leño, Extremoduro… Y me ofrecí allí mismo, no se de dónde me salió esa energía, la verdad. Desde el principio me he sentido muy a gusto en esta banda, siempre ha sido muy divertido. El salto de hacer versiones a interpretar temas propios ha sido fantástico y todo gracias a Avelino. Él fue quien nos lo propuso y quien ha estado componiendo. Es cierto que es un paso difícil, pero la gente que viene a vernos reconoce el esfuerzo y eso se agradece. Ahora vamos a por el segundo disco, que, como el primero, estará repleto de temas propios. Los conciertos en directo son una explosión de adrenalina, algo que te engancha. Es como una droga que voy a seguir consumiendo mientras pueda”.

Avelino, 52, guitarra solista y rítmica, LTD ec1000 Deluxe: “En mi caso llegué a Enrockecidos con alguna experiencia previa. A los 16 años ya hice mis primeros tanteos con la música. Tocábamos en un grupo de punk rock llamado “Los Miserables”. Hay que reconocer que éramos muy jóvenes. Después vinieron otras bandas, “Postura 69”, “Saco roto”… Estuve entrando y saliendo de la música de manera intermitente durante años. Monté un negocio propio, una carpintería, y durante años tuve que dedicarle todo mi tiempo y esfuerzos. Por cierto, que el taller nos sirve de local de ensayos y nos va fenomenal. En realidad, nunca lo dejé completamente, hasta que hace unos tres años le propuse al dueño de la academia de música donde doy clase la idea de formar un grupo con otros alumnos que él viese que podrían encajar y fue así como empezamos con Enrockecidos, entre Natalia, Chechu y yo. Más tarde se nos unieron David, a la guitarra, y el vocalista, Iosu. Al cabo de un año, pensé que era el momento de empezar a meter canciones propias y de ahí salió nuestro primer disco, Poco tiempo. A la hora de componer, cada tema sale de una manera. Creo que lo más adecuado es pensar una melodía para la voz y luego escribir una letra que tenga sentido, fundamento. Mis fuentes de inspiración son tanto mis vivencias personales, como las de otras personas, reales o imaginarias. Utilizo el Cubase para elaborar el boceto de la canción que le presento al resto del grupo y entre todos vamos dándole forma. En cuanto a nuestros objetivos como grupo, creo que son compartidos por todos: a corto plazo, grabar el segundo disco, y a partir de ahí, seguir divirtiéndonos todo lo que podamos”.

En el mundo del rock, arte y negocio van tan unidos que, a menudo, olvidamos que también hay sitio para el placer, para la diversión pura y simple, para esa satisfacción que obtienen quienes crean música y la comparten con el único objetivo de pasarlo bien. Enrockecidos están aquí para recordarnos que hay Rock – y del bueno – más allá de una carrera musical económicamente rentable. ¡Larga vida al rock and roll!

Escucha aquí Poco Tiempo, el debut discográfico de Enrockecidos.

3 comentarios sobre “Enrockecidos a los cuarenta

  • el 6 Abril, 2020 a las 10:48 am
    Permalink

    ENROCKECIDOS, es un pedazo de banda de Rock… con una energía increíble.
    Molan más que mucho y yo os recomiendo a todos escucharles y seguirles, porque se lo merecen!!!

    Respuesta
  • el 6 Abril, 2020 a las 1:40 pm
    Permalink

    Me ha parecido muy interesante conocer las inquietudes musicales de cada componente del grupo Enrockecidos, grupo que, dicho de paso, mola mogollón. He tenido la oportunidad de verles en directo y es totalmente recomendable porque transmiten fuerza y buen rollo. Rock del bueno!

    Respuesta
  • el 14 Abril, 2020 a las 8:14 pm
    Permalink

    Muy buen grupo!! Suenan genial!! Y en directo son bestiales!! Conciertos muy animados!! A seguir así Enrockecidos!!

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.