Entrevista: Blacanova

“El cine, por su poder evocador, es ideal para encontrar la inspiración”

Blacanova nació como grupo prácticamente con el cambio de siglo. En la segunda mitad de la pasada década publicaron una serie de Eps que culminaron con la presentación de su LP homónimo de 2010. Todos estos trabajos granjearon al grupo una merecida fama. Mezclando influencias oscuras e hipnóticas (The Cure, Jesus & Mary Chain) con otras más shoegaze (Ride, Slowdive), consiguieron un sonido original, nada mimético.

En 2012 ficharon por El Genio Equivocado para lanzar ¿Cómo Ve El Mundo Un Caballo?, álbum que apareció en varias listas de lo mejor de aquel año. Este año han publicado Regiones Devastadas, un disco en el que se aprecia cierta evolución hacia sonidos más sintéticos cercanos al dream pop. De todo ello, origen, evolución y actualidad de la banda, hemos hablado con sus componentes.

Aunque fue en 2015 es cuando alcanzasteis mayor repercusión, ya lleváis unos años en esto y varios discos a vuestras espaldas. ¿Cuándo y cómo se forma Blacanova?

Lo primero que surgió fue el nombre del grupo. Eso debió ser en el 98 o 99. A partir ahí de empezaron las canciones. Al principio eran canciones instrumentales. Había algunas letras por ahí sueltas. Poco a poco las canciones empezaron a tomar cuerpo, comenzamos a cuadrar estructuras, a dar forma a los estribillos… Y así nacieron nuestras primeras canciones: “Bonito Agujero”, “Un Santo Oscuro”, “Debe ser”… Al principio no teníamos batería y fue un poco “carrusel musical” hasta que decidimos qué instrumento tocar cada uno. Luego aparecería la batería y dijimos adiós a la caja de ritmos. Puede decirse que ahí nació el grupo propiamente dicho.

Desde vuestros primeros Eps se aprecia que tenéis bastantes claras vuestras referencias musicales. Bebéis de estilos oscuros, tenebrosos, como el post punk de grupos como Joy Division, Bauhaus o incluso de The Cure. Una música que se basa en la creación de atmósferas, ¿cierto?

Son grupos que escuchábamos mucho durante una época. Era inevitable que, sobre todo en los comienzos, se dejase ver la huella de la onda siniestra. Pero no era algo premeditado. Componíamos algo e inmediatamente lo relacionábamos con aquella canción del Faith o del Seventeen Seconds. Le damos mucha importancia a las atmósferas. Son el medio idóneo para que crezcan y evolucionen las historias que queremos contar.

Sin embargo hay algo en vuestras canciones que os aleja de ese tipo de grupos. No sabría cómo explicarlo mejor, creo que sonáis igual de oscuros pero quizás con menos desesperación, con menos urgencia, no tan agobiante. Quizás más cercanos al shoegaze pero tampoco al estilo de unos Ride o Slowdive. Mejor que lo expliquéis vosotros. ¿Cómo queréis sonar?

Lo cierto es que no queremos sonar de ninguna forma concreta. Es inevitable que nos encasillen en uno u otro estilo. Hemos sido desde un grupo gótico, a shoegazers, pasando por el pop psicodélico. Incluso alguna vez nos han emparentado con La Buena Vida (grupo que nos encanta, por cierto). Las etiquetas son necesarias. Como en los supermercados. Pero de ahí a que queramos sonar a esto o aquello hay un mundo.

Además de las referencias musicales, en vuestras canciones hay también bastantes referencias cinematográficas. No es fácil encontrarlas, pero haberlas, haylas. Empezando por vuestro propio nombre, me parece. ¿Cierto? ¿Hasta qué punto os influye el cine, si no temáticamente al menos a la hora de encontrar inspiración?

Efectivamente. Es tanta la influencia que de no ser así el grupo, para empezar, no se llamaría Blacanova (variación de Olga Baclanova, la actriz rusa protagonista de La Parada de los Monstruos). La mitad de nuestras canciones o beben de referencias cinematográficas o directamente tienen títulos de películas. El cine, por su poder evocador, es ideal a la hora de encontrar la inspiración. Todos tenemos grabada en nuestra retina aquella escena de aquella película que nos marcó la infancia o la adolescencia. Siempre que damos un concierto procuramos llevar un buen surtido de imágenes que nos arropen durante la actuación. Aunque por desgracia muy pocas salas le dan importancia a este aspecto.

Tras tres años publicando Eps, finalmente en 2010 pudisteis lanzar vuestro primer LP, Blacanova, con Foehn. Más repercusión tuvo el segundo, ya con El Genio Equivocado, ¿Cómo Ve El Mundo Un Caballo? Mi compañero Jorge Salas os definió como “la muestra más brillante, siniestra y elegante” dentro del shoegaze nacional. ¿Fue sólo una evolución natural o tuvo que ver también el cambio de sello?

Cambiar de sello responde a otras circunstancias, más relacionadas con la edición, el management, etc. La música habría evolucionado de la misma forma estando en una discográfica o en otra. Sobre la repercusión, siempre hemos tenido claro que hacemos lo que nos gusta y lo que surge en cada momento de nuestras vidas musicales, así que eso sí que se lo debemos a la gente que nos escucha y nos sigue.

Tengo entendido que, a pesar del cambio de compañía, el disco se grabó con el mismo equipo, los mismos productores y masterizado en los mismos estudios, ¿cierto?

Llevamos grabando discos desde el principio en el mismo estudio y con el mismo productor, Raúl Pérez, en La Mina. Estamos tan acostumbrados a trabajar con él que no concebimos un cambio en ese sentido. Es importante dar con un productor que sabe hacia dónde te diriges antes de haber dado un paso. Los masters han ido variando, los dos primeros discos fueron con Kenny McLeod en RedBlock Mastering, pero decidimos cambiar con el último disco. “Regiones devastadas” fue masterizado por Doug Van Sloun, en Focus Mastering. Son decisiones que tomamos en función del sonido de cada disco, y hasta que no has terminado la producción no sabes muy bien qué matices quieres resaltar. El resultado ha sido bastante satisfactorio.

Este año habéis publicado Regiones Devastadas, un álbum con el que todo el mundo considera que deberiais dar el salto definitivo. Pero…¿Un salto hacia dónde? ¿Cómo veis la escena nacional en lo que a este tipo de sonidos se refiere?

No sabemos si daremos el salto ni hacia dónde. La única premisa con la que partíamos al empezar a componer este disco era la de hacer canciones que nos gustaran, sin dar muchas concesiones a lo que se esperaba de nosotros. Eso se refleja bastante bien en el disco, no hemos buscado el “single”, aunque al final puede que alguna haya salido.

En este tercer disco se aprecia quizás una evolución hacia terrenos más dream-pop, más evocadores y oníricos, menos ruidosos.

En este disco hemos trabajado otros matices. Además de los elementos que definen a Blacanova como grupo, hemos incluido bastantes arreglos de sintetizadores. No es una evolución en ese sentido, puede que en el futuro sea el ruido el protagonista. Por otra parte, últimamente estamos haciendo conciertos más contundentes, equilibrando un poco las canciones con respecto al disco. Y es que aunque las canciones se abandonan para poder grabarlas, ahora no dejan de crecer y desarrollarse por si mismas.

Seguís con esa combinación de voz masculina y femenina, marca de la casa. Pero, si no me equivoco, parece que en Regiones Devastadas sea la voz masculina la que acapare mayor protagonismo, mientras que la femenina se dedica principalmente a crear una sutil capa de belleza funcionando en ocasiones como un instrumento más. ¿Es algo que habéis buscado explícitamente?

Al igual que el sonido, no es algo premeditado. Al principio la voz masculina y la femenina funcionaban ambas como voces solistas y, aunque el recurso funcionaba para algunas canciones, pronto nos dimos cuenta de las posibilidades vocales que estábamos desaprovechando. Poco a poco fuimos trabajando sobre esto, explorando nuevas vías e intentando sacar el máximo provecho de la dualidad masculino-femenino. El protagonismo de las voces ha sido una evolución natural. Si bien en directo sigue siendo a veces es un tema complicado, en el estudio no queremos pasara la oportunidad de exprimir todas las posibilidades y las ventajas de contar con dos voces.

¿Qué planes tenéis para el futuro próximo? ¿Estáis presentando el disco en directo, tal vez trabajando ya material nuevo?

Por el momento vamos a seguir presentando el disco, tenemos varios conciertos a la vista durante lo que queda de año y la primera mitad de 2016. También tenemos algún proyecto de gira para el próximo verano, pero hasta ahí podemos leer.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.