Entrevistamos a The Posies

The Posies se encuentran inmersos en su 30 aniversario como banda, y concretamente fueron una de las más destacadas dentro del revival power-pop e indie de guitarras de la escena norteamericana de los 90. Para celebrarlo, el grupo co-liderado por Jon Auer y Ken Stringfellow ha anunciado jugosas reediciones de sus tres discos más aclamados, –“Dear 23” (1990), Frosting On The Beater (1993) y Amazing Disgrace (1996)-, además de llevar meses en la carretera.

Actualmente se encuentran visitando los escenarios españoles, dentro de una extensa gira cuyas fechas puedes consultar aquí. Contactamos con el propio Stringfellow para comprobar, una vez más, que entrevistar al vocalista siempre supone un agradecido reencuentro con la pasión y la honestidad.

“Estar en la carretera con todos en buen estado mental ha sido una experiencia muy curativa”

Con la actual gira estáis celebrando los 30 años de carrera de The Posies ¿Cómo ves la trayectoria del grupo con la perspectiva dada por el paso del tiempo?

Lo veo como un largo camino… Desde que éramos unos niños muy ingenuos e inocentes que tenían un sueño hasta que nos convertimos en una banda madura, compacta y lograda que musicalmente resulta extremadamente hábil. Me impresiona aquella fuerza que tenía nuestro sueño inicial, pero estoy muy feliz de estar donde estamos ahora… Siento que las posibilidades son infinitas

Me gustaría repasar algunos momentos específicos de esa trayectoria. Para empezar ¿Qué te sugiere ahora vuestro debut “Failure” (1988)? ¿Cómo recuerdas el momento de grabar y publicar el primer disco?

La publicación de ese álbum fue bastante emocionante: lo lanzamos en casete en la primavera de 1988, sin una estrategia real. En realidad solo éramos unos niños, y no teníamos ni idea de cómo funcionaban las cosas en el mundo. Éramos de un pueblo pequeño y muy ingenuos. Y este disco estalló en nuestras caras… sucedió lo más improbable, algo increíble: sonábamos en la radio comercial, tuvimos buenas críticas, y construimos una base de fans realmente de la nada. En cuanto a la música, es realmente dulce. Creo que nuestro nivel de creatividad es muy alto en el disco. Tal vez no habíamos aprendido lo suficiente acerca de dónde se encontraba la música contemporánea entonces, pero creo que lo que hicimos con nuestras influencias fue muy original.

Después vino “Dear 23” (1990), un disco al que yo le tengo especial apego porque fue con el que descubrí a The Posies en los 90 ¿Qué puedes decirme acerca de él y de cómo fue grabado?

Hicimos el álbum en Seattle, con el productor británico top John Leckie. John había comenzado como encargado de la cinta en Abbey Road, y había trabajado con Pink Floyd, XTC… Demonios, estuvo presente durante las sesiones de George Harrison, John Lennon… Y entonces estaba disfrutando de un resurgimiento de su carrera, ya que había producido el álbum de The Stone Roses, que era el disco del año (1989) en Gran Bretaña. Barajamos varias opciones, pero decidimos quedarnos en Seattle porque nos sentíamos cómodos: el salto que suponía pasar de grabar discos en un estudio casero a hacer un álbum para un sello discográfico y con un cuarto de millón de dólares como presupuesto, realmente nos hizo sentir la presión. Así que decidimos quedarnos cerca de casa para tener una perspectiva. Elegimos un estudio en nuestro vecindario y trajimos a John para que le echase un vistazo. Estaba contento con el sitio, pero no con la mesa; así que al final terminamos alquilando todo el equipo de un estudio y haciendo un estudio dentro de un estudio. De locos ¿verdad?

Frosting On The Beater (1993) y Amazing Disgrace (1996) son vuestros dos discos más celebrados ¿Cuáles son las principales diferencias entre ambos? ¿Cuál es mejor para ti?

Realmente no me corresponde a mí comparar. “Frosting” es más compacto. Hay dos equipos diferentes involucrados: Dave Fox y Mike Musburger en “Frosting”, Brian Young y Joe Skyward (fallecido en 2016, descanse en paz) en “Disgrace”. “Amazing Disgrace” es más en directo, mientras que para “Frosting” no tuvimos a Dave hasta la última sesión del álbum. La mayor parte de “Frosting” se hizo en tres partes. Creo que mi relación con Jon (y nuestra relación de trabajo) quedó mucho más tocada por “Amazing Disgrace”, lo que realmente hizo que las cosas fueran más difíciles… y también motivó mucho del material compositivo para el propio “Amazing Disgrace”.

En 2010 publicasteis “Blood/Candy” (2010), que es mi favorito desde “Amazing Disgrace” (1996) ¿Fue ese disco una especie de resurrección de The Posies? ¿Qué significa para vosotros ese álbum?

¡Gracias! Creo que es mucho más que un tour de force para nuestra forma de escribir. ¿Una resurrección? No sé nada de eso, pero creo que maduramos inmensamente y nuestro compromiso fue más sólido en ese disco de lo que lo fue para nuestro álbum de reunión en 2005 (“Every Kind Of Light”).

“Solid States” (2016) llegó tras seis años de silencio y es vuestro último disco hasta la fecha ¿Cómo percibes el disco dos años después de su publicación?

Estoy muy orgulloso de él. Creo que aquí tenemos mayor control sobre el sonido que nunca, y conseguimos una cristalización más completa de nuestra visión. El álbum definitivamente se vio ensombrecido por la pérdida de Darius Minwalla (descanse en paz), quien falleció repentinamente y sin previo aviso a la mitad de la grabación. Muchas de las canciones del álbum son sobre él, y lidian con la comprensión de esa pérdida.

Si solo pudieses elegir uno de esos discos para que quedase como el legado de The Posies ¿Cuál sería y por qué?

En realidad, probablemente elegiría “Frosting”. No pierde el ritmo, la escritura es madura y sólida, y la ejecución es elaborada y apasionada.

Fountains Of Wayne, Matthew Sweet, Gigolo Aunts… Son todos grupos afines a vuestro sonido en los 90 ¿Cuál es tu favorito de entre todos los grupos de power-pop de los 90 y por qué?

Oh cielos. Bueno, no creo que en términos de power-pop, pero en términos de ‘pop-rock clásico’, diría que para mí Teenage Fanclub son los mejores.

Precisamente en un encuentro que mantuvimos hace unos años afirmaste que Teenage Fanclub habían sido una influencia muy clara en cierto momento para The Posies, e incluso hace tiempo que versionasteis al completo “A Catholic Education” (1990) en una gira por España ¿Qué os gustó de su sonido? ¿Cómo dirías que influyeron los escoceses en The Posies?

Su música es simplemente gloriosa. Realmente eso es todo lo que necesitas saber. Escuchar “A Catholic Education” (1990) y escucharlo tantas veces durante la gira de “Dear 23” (1990) nos enseñó cómo coger nuestras influencias de Big Star y ponerlas en un contexto moderno ¡Y tachán! … Así nuestro siguiente álbum “Frosting On The Beater” fue mucho más moderno. Y fue producido por Don Fleming, quien también produjo “Bandwagonesque” (1991) de Teenage.

Últimamente habéis girado mucho y hace un par de años publicasteis “Solid States” (2016), así que supongo que últimamente Jon y tú habéis pasado bastante tiempo juntos ¿Cómo es vuestra relación a día de hoy?

Bastante buena. Hemos estado trabajando en muchas cosas. Creo que Jon ha hecho un gran esfuerzo por cuidar de sí mismo en los últimos años, en términos de salud mental, y eso significa una gran diferencia. Yo también he trabajado duro en términos de auto-aceptación. Esa es realmente la clave de la vida: aceptarte con tus limitaciones y con tus puntos fuertes.

En esta gira os acompañan Mike Musburger y Dave Fox. Es decir, la formación clásica que grabó “Frosting On The Beater” (1993) ¿Por qué tomasteis esta decisión? ¿Fue difícil convencer a Mike y Dave para que se unieran a la gira?

Sencillamente parecía lo correcto, al coincidir con el aniversario y las reediciones (puedes encontrar más información sobre las reediciones aquí). No fue difícil convencerlos… todo el mundo está muy contento de hacer esto. Dave es el único miembro del grupo que tiene un trabajo estable, así que sólo necesitábamos que se tomase todo este tiempo libre, algo que consiguió negociar. Estar en la carretera con todos en buen estado mental ha sido una experiencia muy curativa.

¿Os habéis sentido alguna vez cansados o aburridos de tocar los grandes éxitos de la banda en directo? Me refiero a temas como “Solar Sister”, “Dream All Day” o “Throwaway”… ¿Cuál es el secreto para seguir manteniendo la intensidad sobre el escenario después de 30 años?

Bueno ¡Son buenas canciones! Siempre encajan la perfección… Lo sé, es una locura, pero sienta bien tocar estas canciones todo el tiempo ¡Nunca nos aburrimos! Y si lo hiciéramos lo aparcaríamos por una temporada.

“Tocamos con toda la furia de nuestras giras de los 90”

¿Cómo son los conciertos de esta gira española? ¿Qué repertorio vais a seleccionar? ¿Qué tipo de concierto debe esperar el público que acuda a veros?

Después de estos primeros conciertos, lo siento en cada hueso. Puedo decirte mucho al respecto. Tocamos con toda la furia de nuestras giras de los 90. Realmente apretamos mucho. Creo que el espectáculo tiene una gran dinámica, desde las versiones sin micrófonos de “You Avoid Parties” hasta el punk de “Grant Hart”. Hacemos algo de casi cada álbum, pero nos centramos en los discos que estamos reeditando: “Dear 23” (1990), “Frosting On The Beater” (1993) y “Amazing Disgrace” (1996).

A lo largo de 30 años… ¿Cuál es el concierto que más recuerdas de The Posies?

Tengo que decir que ha habido muchos geniales. El último concierto de Seattle que hicimos en julio, dentro de esta gira, fue increíble: un show con todo vendido en un magnífico teatro de los años treinta. ¿Pero sabes qué? No nos detenemos en el pasado. El concierto que importa es el que estaremos tocando hoy.

Quería aprovechar la oportunidad para preguntarte por tres músicos importantes con los que has colaborado… Michael Stipe (de R.E.M.), Alex Chilton (de Big Star) y Marky Ramone (de Ramones) ¿Cómo son en persona y cómo fue trabajar con ellos? ¿Estás aún en contacto con Michael y Marky?

Alex era un genio a la hora de evitar cocinar en exceso dentro del estudio. Adoraba la espontaneidad siempre que fuera musical. Los pequeños errores no importaban, si eran parte de una gran actuación en directo.

Michael es una persona altamente inteligente y altamente sensible, todos los R.E.M. destacaron por su amabilidad y generosidad. No nos hemos visto en algunos años, pero generalmente aviso a Michael cuando toco en Nueva York.

Hablando de Nueva York, Marky “ES” Nueva York. Es un perfeccionista, que es lo que necesitas para ser un Ramone: las canciones son precisas, e incluso si los elementos son lo suficientemente simples como para ser similares de una canción a otra, son los pequeños detalles los que las hacen ser lo que son. Es un músico fantástico. En realidad no es del tipo de los que se suelen mantener en contacto. Realmente vive para el momento.

Un comentario sobre “Entrevistamos a The Posies

  • el 4 Octubre, 2018 a las 3:49 pm
    Permalink

    Posies son un valor seguro, como Jayhawks

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.