Entrevistamos a Niña Polaca, que tienen nuevo disco

Niña Polaca es una banda madrileña, (aunque algunos integrantes son alicantinos), surgida en 2018. Surma y Beto se conocieron siendo vecinos en el barrio de Malasaña. Con el paso de los días, el grupo fue aumentando con la incorporación de Kobe. Fue entonces cuando en un viaje que tenían planeado, una ruta en coche atravesando Europa hasta llegar a Polonia, descubrieron su sonido, se descubrieron a sí mismos. Lo único que necesitaban era un volante entre las manos, cuatro ruedas sobre la carretera y un par de amigos. Así florecía la esencia de este conjunto. Unos meses después se unió Sandra. El equipo estaba completo. La fiesta había comenzado.

El pasado mes de septiembre publicaron su nuevo disco, Asumiré la Muerte de Mufasa (Subterfuge, 2021). Cogiendo, y firmando, las palabras de mi compañero, Pablo Almendros, que realizó un artículo sobre este disco: Nuevas razones de peso para afirmar sin despeinarnos, que Niña Polaca son uno de los grupos que mejor han sabido asimilar los postulados del rock con más solera de aquí, revitalizándolo bajo su personal manera de entenderlo y dándole la frescura que lo hace tan especial.

Una canción es un pedacito de cómo alguien vive su vida”

¿Qué tal estás Beto? Es un placer hablar contigo. Lo primero de todo, empezamos fuerte, ¿Quién es Niña Polaca?

Somos un proyecto que empezó hace unos tres años, aunque ha sido después de la pandemia cuando somos más visibles. Cuatro personas muy diferentes, pero muy unidas por la música y nuestra manera de hacer las cosas. Y bueno, somos un poco desastres, pero al parecer la música tiene que estar bien porque hemos ido creciendo, con este último disco lo estamos flipando. Un grupo de risas, tabaco y café.

Un conjunto muy interesante con muy buenas historias detrás. ¿Cómo comenzasteis en el mundo de la música? ¿cómo se fue fraguando Niña Polaca?

Es una historia bastante loca, ojalá algún día poder escribirla. Todos nosotros habíamos estado en bandas anteriormente. Surna con sus amigos en Alicante, Kobe y yo con otras bandas, también Sandra, llevamos cierto tiempo en esto de la música.

En cuanto a Niña Polaca, es la típica historia que he contado mil veces (risas). Surna y yo éramos vecinos y nos escuchábamos tocar, ahí decidimos montar algo sin ningún tipo de intención. La idea era tocar y grabar, así surgió Pontiak (2018), nuestro primer EP. De hecho, lo grabamos y no lo ensayamos más.

Posteriormente, en verano, hicimos un viaje a Polonia y a la vuelta nos trajimos muy buenas historias, un nombre y las ganas de dar bolos. Sandra entró al grupo un poco después, alguien nos presentó a alguien y ese alguien nos presentó a Sandra. En cuanto estuvimos tocando con ella la conexión fue directa. Además, ella también está tocando con Ginebras.

En esos primeros bolos, curiosamente, conseguimos un grupo de 20 o 30 personas que se venían a todas las actuaciones, montándose fiestas super guais. Ahora, con el nuevo disco y que parece que están bajando las restricciones, tenemos mazo ganas de volver a sentir el barullo de la peña bailando.

 

Por suerte, vosotros ya habéis ofrecido algún concierto sin sillas, creó recordar que fue en alguna ciudad de Castilla y León. ¿Cómo lo vivisteis?

Sí, fue en Salamanca hace unas semanas. Toda una casualidad, nosotros ni lo sabíamos. Ese concierto fue el primer directo que se dio en Salamanca, desde antes de la pandemia, en el cual no había restricciones de sillas. Mucha gente del público tampoco tenía ni idea de que era de pie, los vimos super animados. La gente ya está cansada de todo esto de las sillas, se ve que el público tiene ganas de fiesta.

Vuestra explosión como conjunto ha surgido después de la cuarentena. Recuerdo que vuestro tema más reproducido, “Madrid sin ti”, se publicó en ese mes de marzo del 2020. ¿Cómo surgió esta canción?

Sí, a partir de ahí es donde más gente nos conoce. Me cuesta pensar eso de la fama, no somos famosos, vamos por la calle y no nos conoce ni dios (risas), pero sí que es verdad que el nombre de Niña Polaca está empezando a sonar por ahí. Ojalá lo esté mucho más tiempo.

En cuanto a la canción, hay un poco de movimiento de los sellos y de darle publicidad. En realidad, “Madrid sin ti” la hemos sacado como tres veces (risas). La publicamos, la tocábamos en conciertos y luego al firmar con Subterfuge se volvió a reeditar con un nuevo máster. Tuvimos la buena suerte, y también mala, de que coincidió con el inicio de la cuarentena. En ese momento, cuando veíamos las fotos de Madrid vacía fue cuando sacamos la canción, y al parece a la gente le marcó un poco. Esa especie de nostalgia de Madrid, de sus calles repletas, del rastro los domingos… aun así, todo salió natural, no lo pensamos demasiado.

Hace apenas unas semanas acabáis de publicar vuestro nuevo disco, Asumiré la Muerte de Mufasa ( Subterfuge,2021). Un álbum que está teniendo mucho éxito, y que seguramente se cuele en las listas de los mejores discos nacionales del 2021. ¿ Qué nos podéis contar acerca de este trabajo?

Asumiré la Muerte de Mufasa se ha creado en un solo año, tras salir de la cuarentena. Surna tenía un par de canciones y la idea principal era crear otro EP; cinco temas que fueron los que ensayamos. Al no poder realizar conciertos decidimos esperar un poco más, y en ese tiempo surgieron el resto de las canciones.

Es un disco que se ha grabado en dos tomas, se nota que las últimas canciones que hemos grabado tienen algo más de calidad y de práctica, debido al trabajo por parte del productor. Era la primera vez que grabábamos en un estudio.

Ha sido todo un proceso. Desde ensayar las canciones mil veces y meter los arreglos, hasta producir y grabar en el propio estudio. Había momentos en los que pensábamos que no lo íbamos a lograr, se nos caía el mundo encima. Ahora, es una realidad.

Un trabajo de producción que ha corrido por parte de Dani Alcover en los estudios Revi Rock. ¿Cómo ha sido trabajar con él?

Fantásticamente bien, nos ha sabido manejar perfectamente. Ha logrado sacar un sonido con el que nos sentimos muy identificados. Grabar con un productor profesional ha sido muy gratificante, lo tienes que hacer muy mal para que luego suene mal (risas). Estamos muy contentos con el trabajo.

 

Una de las canciones más melódicas y bonitas de este disco es “Nora”. Una canción compuesta y cantada por ti. ¿Qué nos puedes contar acerca de este tema?

Muchas gracias. Cuando empecé la cuarentena acababa de romper con una chica, pasé todo ese tiempo solo en el piso y salí un poco tocado de la cabeza, con muchas dificultades sociales. Nora fue una chica que conocí en ese momento, una especie de flechazo que me desbloqueó. La vida siempre te puede sorprender con alguien especial.

Hay personas que conoces en un momento peculiar de tu vida que te dan un plus de ánimo y de energía. Al final, con Nora nunca llegó a pasar nada, fueron solamente dos días. Eso sí, me dio ánimos y fuerzas para seguir adelante. ¡El poder del amor, hostia!

Te entiendo perfectamente, una historia muy bonita. Es una canción que cambia completamente de registro rítmico y melódico, una tema que tiene muchos aires musicales ligados a Leiva, estaría genial conseguir un remix con él. Además, en este disco contáis con muy buenas colaboraciones como las propias Ginebras en “Magaluf” y Jordana B en “ Mary the Queen”. ¿Cómo surgieron estos temas?

De ese momento, salieron varias canciones y entre ellas estaba “ Nora”. Se la enseñe a Surna, le flipó y nos pusimos a ensayar. Estoy muy contento, es la primera vez que escuché mi voz en un estudio y lo estoy flipando. Me hace bastante gracia que digas lo de Leiva porque me han comparado con él por la complexión física. Por nosotros encantados (risas).

“Magaluf” surgió como broma al tocarla todos juntos en la sala de ensayo. Incluso, Subterfuge no quería del todo que la sacásemos, nos propuso publicar una canción un poco más seria. Al tocarla en directo y vimos que funcionaba muy bien.

Ginebras son nuestras compañeras de fiesta, una locura de grupo. Las hemos visto nacer, crecer y es increíble como progresan y le ponen ganas a todo. En “Magaluf” hubo composición conjunta, añadimos después unos versos y listo.

En la canción con Jordana se basó más en el ritmo que propuso Kobe. También somos muy colegas de ella, nos encanta su timbre de voz.

 

El otro día, charlando con el grupo Karavana, hablábamos de la importancia que están teniendo los nuevos grupos. Conjuntos donde sus integrantes son jóvenes y sus canciones irónicas, mordaces y con elementos de crítica política. Tenemos muchos ejemplos, Camellos, Cariño, Carolina Durante, Ginebras, vosotros mismos … ¿Cómo ves la escena que está desarrollando?

Que nos pongas al lado de Camellos es genial, sin duda es uno de los grupos que más nos molan. Yo la verdad es que no soy de los que más conocen, pero hablas con Surna o Sandra y te dan mil nombres, se conocen a todo dios.

Todo lo que dices es cierto, se ve en los carteles. Hay gente que empezó hace muy pocos años y están siendo muy importantes. Me gusta esta corriente; una guitarra eléctrica, una batería, un bajo y alguien que grite. Era lo que funcionaba hace veinte años y es muy bonito que este volviendo todo otra vez. Es fantástico que los chavales se estén planteando tirar por todo este estilo de versionar canciones antiguas, hablar de la realidad … me parece fabuloso.

Además, esto va a ir hacia arriba. Ahora se van a volver abrir las salas, se va a poder tocar, se va a poder bailar y todo esto va a ser un jolgorio de bandas y creatividad. Hay muchos traumitas para sacar en las canciones.

Ha sido todo un placer hablar contigo Beto, para terminar esta entrevista: ¿Qué significa para ti la música?

El lenguaje del alma. Una canción es un pedacito de cómo alguien vive su vida y es muy gratificante poder compartirlo con otros, sentirse conectado.

Escucha Asumiré la Muerte de Mufasa de Niña Polaca

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

WP-Backgrounds Lite by InoPlugs Web Design and Juwelier Schönmann 1010 Wien