Entrevistamos a Terrier

La escena madrileña no descansa. Decenas de bandas perpetrando himnos en la oscuridad de sus sótanos, dando forma a discos pequeños que merecen hacerse grandes. Por fortuna, no dejan de aparecer sellos valientes, como Sonido Muchacho, con un instinto felino a la hora de oler el talento. No en vano, su catálogo es apabullante: Airbag, Mujeres, La Plata, Kokoshca, Sierra, Tigres Leones, Juventud Juché, Carolina Durante, Disco Las Palmeras!, La Estrella de David… y Terrier. El cuarteto ha hecho méritos más que sobrados con su recién parido Algo Para Romper para llegar a los oídos de una generación desencantada que al menos puede volcar en la música parte del descontento ante una realidad tan poco ilusionante como la que nos ha tocado vivir. Poco a poco, han ido puliendo el tacto inicialmente áspero de sus dardos punk-pop para conseguir un sonido limpio y directo que debería alcanzar el reconocimiento general. Melodías brillantes, base rítmica rotunda y eléctricos juegos de voces chica-chico plasmados en canciones que crecen y crecen a cada escucha. Son como bofetadas de realidad que noquean y sacuden lo que encuentran a su paso. Hablamos con ellos para adentrarnos en el apasionante mundo de una banda llamada a crecer. Si no los conoces, ya estás tardando.

“No pensamos que el disco, por muy bien que se valore, vaya a catapultarnos a ninguna parte”

Primero felicitaros por haber dado forma a un disco tan redondo como éste. Sin duda, merecéis una atención que seguro irá llegando. ¿Cómo ha sido el proceso de composición y grabación hasta dar con un sonido tan limpio y pulido? ¿Dirías que estamos ante un disco más pop que el anterior, La Plaga (2016)

Muchas gracias. Para grabar este disco teníamos un poco más de dinero/tiempo que cuando grabamos “La Plaga”. Lo tomamos con calma y no lo hicimos todo seguido. El hecho de tener tiempo entre la grabación de la música y la grabación de las voces es maravilloso. Igual que dejar pasar tiempo antes de mezclar el material. Esas pausas te dan tiempo para ver con algo de perspectiva lo que has hecho y adaptarte a las partes nuevas que surgen en el estudio.

En cuanto a si es más pop o no que el anterior, no estamos de acuerdo. Hay a quien le parece que es un disco más rock en ocasiones. Desde luego si hay que ponerle una etiqueta es la del pop.

Vuestra música es un cruce vibrante entre el carácter pop de las melodías y la rotundidad de la base rítmica. ¿Es fruto de vuestras personalidades?

Si aquí cada uno tira para su lado. Aunque compartimos gustos, después cada uno tiene sus propias influencias y eso se nota. También nos gusta bastante el contraste, y es algo que usamos mucho. Una melodía feliz va genial con una letra oscura.

Imagino será importante encontraros en el catálogo de un sello tan relevante como Sonido Muchacho, que no deja escapar la mínima oportunidad de lanzar a las bandas más prometedoras del pop underground nacional. ¿Cuál es la implicación del sello con vosotros?

Estamos en Sonido Muchacho desde que nos llamaron para editar nuestra primera demo en formato vinilo. Desde entonces han sacado nuestros tres discos. Hemos crecido juntos y nos sentimos muy en familia como al principio.

Eso no fue hace mucho y creo que nuestro EP en vinilo fue su novena referencia. Unos pocos años después acaban de pasarnos una de estas listas absurdas de lo mejor del año (en la que nuestro disco está en el puesto 5!! (Gracias!) Pero lo que más sorprende es que de los diez primeros, seis los edita Sonido Muchacho.

Contadnos cómo fueron los inicios de Terrier. ¿Qué os motivó a hacer música juntos? ¿Cómo os veis ahora con respecto a esa época?

Pues empezamos supongo que como todo el mundo para divertirnos y ahora seguimos divirtiéndonos. Quizás ahora las canciones son un poco más complicadas y poco más ha cambiado.

En un contexto tan efervescente como el de Madrid, ¿os identificáis con la escena que allí se cuece?

Hombre esto de la escena siempre es algo muy abstracto. Nos llevamos muy bien con otros grupos con los que coincidimos y tocamos, que supongo que serán de la “escena”.

¿Cuáles son vuestros planes más inmediatos? ¿Sentís que con este disco podéis pegar un salto de popularidad? ¿Hasta qué punto os importa este asunto?

Nos la trae bastante floja, ya hemos hecho más de lo que pensábamos hacer. Y para nosotros es un hobby, no pretendemos ser músicos profesionales ni convertir esto en un trabajo. Tampoco pensamos que el disco, por muy bien que se valore, vaya a catapultarnos a ninguna parte. Hacemos la música que nos gusta y somos conscientes del público al que puede abarcar.

La portada del disco vuelve a ser muy llamativa, ¿qué queréis expresar con ella? Habladnos de la importancia del elemento estético para vuestra banda.

Fadrique ha hecho las tres portadas de los discos y es él el que se expresa. Nosotros le pasamos el disco y el fluye. Nos encanta lo que hace y siempre acierta a la primera. Su estilo ha ido cambiando también al tiempo que nosotros cambiábamos.

No es fácil encontrar bandas que suenen a lo que vosotros hacéis sin dejar de sonar familiares. ¿Cómo definiríais vuestro sonido? ¿Qué escucháis y qué os ha inspirado en la elaboración de Algo Para Romper?

Definir nuestro sonido… pues lleva pop, algo de rock, garaje, gotillas de psicodelia. Nosotros escuchamos de todo y nada en concreto nos ha inspirado para hacer el disco. Hay canciones que si cuando las haces las identificas con algún grupo. Aunque esto era más fácil, por lo menos para nosotros, en el anterior disco.

Vuestras letras son mezcla de cinismo y cruda realidad. ¿Cuál es la principal fuente de alimentación en vuestro imaginario? ¿Os influye de alguna manera el desconcertante ritmo de las cosas ahí afuera?

Las letras las repartimos un poco y cada uno tira un poco de su mochila supongo. Hay canciones algo biográficas como “Vegana entre semana”, otras que hablan más de la actualidad como puede ser “Estupendo”, historias ajenas como “Rio Dorado”… ¡Hay hasta una que lleva un tema algo político! “La Constitución”, así que sí, seguramente nos influye el desconcertante mundo de ahí fuera.

Vuestros directos tienen fama de ser incendiarios. ¿Cómo se mueven Terrier en el escenario? ¿Qué puede esperar el público de vuestros bolos?

Nos encanta tocar en directo, para nosotros es como una fiesta que no termina cuando acaba el concierto sino al final de la noche. Ese subidón de tocar en directo se parece bastante a una droga.

Deseando estoy encontrarme con vosotros en alguno de esos vitamínicos conciertos. ¡Os deseo toda la suerte que merecéis y os agradezco mucho que hayáis contestado a nuestras preguntas!

Muchas gracias, ¡cuando quieras! Un placer.

Un comentario sobre “Entrevistamos a Terrier

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.