Frock&Roll (Bono y Wyclef Jean) – Palau Sant Jordi (Barcelona)

El show de la hipocresia. Así es como podríamos titular el “espectáculo” con el que la Fundación Nelson Mandela, liderada por la modelo Naomi Campbell, nos obsequió el pasado sábado.


Porque yo muy listo no soy, ¿pero que pintan las modelos más ricas del planeta, los trajes y modistos más cotizados, cantantes que en cada concierto pillan más de 100 millones, mezclados con imágenes de niños que se mueren de hambre? Señores, no sean hipócritas.


Me vienen muchas preguntas a la cabeza (¿que le pasaba a la voz de Elle Mac Pherson? ¿con lo que se gastaron en el Hotel Arts, 2 noches, cuantos niños podrían comer durante meses?…), pero aquí me debo ceñir a la música. Pero como hubo tan poca música, me permito la licencia de mi visión particular de un show denigrante, vergonzoso y que sólo se salvó por el personaje de la noche: Wyclef Jean.


Pobre Wyclef. Seguro que ni en sus peores pesadillas se imaginaba tener que presentar, bailar y cantar en un espectáculo de estas caracteristicas. Daba pena verlo cantar “Guantanamera”, o pidiendo al DJ (ese si que tenía clase) “Maria, Maria” (con todos mis respetos para Santana).

La actuación de Wyclef dió paso a los únicos momentos emocionantes de la noche, la actuación de Bono. Porque Bono es, posiblemente, el más hipócrita de todos los que allí estuvieron, porque en cada concierto pilla más de 100 kilos, pero Bono es Bono, y emociona.


Cantó 3 canciones, “I shall we released” de Bob Dylan, “One” y “Sunday Bloody Sunday”. En ésta última se produjo la anécdota de ver al batería de Wyclef comenzando a tocar la canción, y ver a Bono diciendo que no quería tocarla. Y a traición, Wyclef Jean comenzó los acordes en guitarra… y Bono no tuvo más remedio que tocarla. Menos mal.


A partir de ahi, mejor que no siga comentando, pues todo fue tan triste y deprimente que es mejor olvidarlo. Porque ver a modelos (o debería decir colección de huesos?) que pesan 40 kilos desfilando por la pasarela me producía mucha mucha pena. O ver a Wyclef Jean, con camiseta de Rivaldo incluida, intentando salvar el ridículo me producía pena. Porque Naomi Campbell es una mujer que da pena. Y encima, intentan maquillar su imagen con espectáculos como el del sábado…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.