A Girl Called Eddy – Been Around (Elefant Records)

En el año 2004, una americana afincada en Londres sacó un disco maravilloso, poliédrico, que recordaba al pop barroco que se hacía en los sesenta, producido además por una luminaria, por aquel entonces en estado de gracia, como Richard Hawley (en colaboración con Colin Elliot) y no pasó absolutamente nada. Pero menos mal que el tiempo pone a cada uno en su sitio: el boca a boca de muchos aficionados, algunos de ellos músicos y reputados, comenzó a hacer que este secreto a voces empezara a figurar como uno de los grandes discos delicatessen del pop de este milenio. Y es que aquél disco homónimo en que una abrigadísima Erin Moran -in arte A Girl Called Eddy– contemplaba la ciudad de perfil en una portada que imitaba el desgaste del viejo cartón del vinilo, contenía, desde la magnífica tarjeta de presentación que lo abría, Tears All Over Town, un tratado de pop majestuoso y profusamente trabajado, sobre cuyas texturas planeaba la voz, áspera pero satinada, de una cantante que podía competir perfectamente con bestias pardas como Chrissie Hynde o Lucinda Williams.

Tras ello, un silencio prolongado tan sólo apagado por pequeñas apariciones en recopilatorios, tímidas colaboraciones en discos de otros, alguna reseña aquí o allá, pero nada concluyente que alimentara un culto que sin duda se iba formando en torno a su figura y canciones. Nada, hasta ahora…

Las primeras noticias llegaron, precisamente, a través de una discográfica española. Elefant Records ponía en circulación el año pasado el disco de The Last Detail, compuesto y producido a pachas entre Erin y uno de esos rendidos admiradores de su disco de debut, una especie de alma gemela llamada Mehdi Zannad, de la banda Fugu. Juntos pusieron en solfa un precioso disco de música colorista y llena de luz que, aunque no apareciera en las listas de Pitchfork o de los medios más “in”, fue una grandísima noticia para todos aquellos que esperaban con avidez algo nuevo de su musa perdida.

Calmados, pues, los ánimos, lo que nadie esperaba es que justo un año después, en enero del recién iniciado 2020, aparezca -una vez más, en Elefant- el esperadísimo segundo disco de A Girl Called Eddie, titulado, en un prodigio de ironía, Been Around. “He estado por ahí”, esa es toda la explicación que nos da Erin sobre su periplo de 16 años desde su debut a este disco que, además, ni desmerece en absoluto lo contenido en aquél, ni representa un ápice de decepción con respecto a las altas expectativas creadas.

Calificar este disco es así de sencillo: UNA DELICIA. No caben más calificativos, razonamientos o búsquedas. Es un manjar delicado para cualquier persona con paladar, con gusto por un pop atemporal que siempre se ha hecho y se hará. El pop de las canciones, el pop del orfebre que busca la melodía. Una melodía que le gusta a cualquiera con corazón, porque lo abre, lo vacía y entonces lo vuelve a llenar de color. Un color de luz de sol matutina, cristalina, bella como pocas.

“¿Chica, dónde has estado?” pregunta la voz en off que es lo primero que se escucha en el disco y así, acto seguido, su autora comienza a desgranar la perfecta canción titular, hablando de toda la experiencia reunida estos años, que es lo que la ha traído hasta aquí. Es una canción emocionante, con ecos de soul, de jazz, de gospel, de pop al más puro estilo californiano, aquél cuya marca registrada pertenece por derecho a Carole King. Porque Erin es una de las pocas cantantes que puede colgarse tranquilamente la medalla de perfecta heredera de Carole, al igual que de Joni Mitchell, Chrissie Hynde, Van Morrison, Brian Wilson, Scott Walker o Paddy McAlloon. Ahí es nada.

Los espacios abiertos que encontrábamos en su disco de debut, salas diáfanas de baile en las que movernos agarrados al/a la amante, están aquí corregidos y aumentados. Si bien no ha contado en esta ocasión con la ayuda de Hawley, la producción de Daniel Tashian (sí, el hijo de Barry, el de los garajeros Remains), a caballo entre su estudio de Nashville, Nueva York  y Londres, ha sabido captar a la perfección el espíritu de unas canciones que necesitan brillar por encima de todo, cortar el aire y ser el centro de atención una vez se las haga sonar.

No puede ser de otra forma, conforme va sonando el disco, una y otra vez, uno no puede sino enamorarse de todas y cada una de las delicias que nos propone. La luminosidad de “Big mouth”, el acento Steely Dan de “Jody”, ese perfecto trallazo que es el single “Someone’s gonna break your heart”, una canción por la que la cantante de Pretenders ma-ta-ría, la sombría ensoñación de “Not that sentimental anymore”, el remate beat de “Two hearts”, el optimismo de “Come to the Palisades!”, en el que parece que colabore la Caledonia Soul Orchestra del Van Morrison circa 1972, o el extraordinario colofón folk de “NY man”, dan forma al soberbio premio que se llevan todos los que no desfallecen en su espera. Todo llega, si uno es paciente. Y aquí la espera se ha visto recompensada con uno de los mejores manjares que nos ofrece la entrada del nuevo año. Con discos como éste, uno se ve capaz de encarar todo lo que esté por venir.

Escucha A Girl Called Eddy – Been Around

Un comentario sobre “A Girl Called Eddy – Been Around (Elefant Records)

  • el 30 Enero, 2020 a las 6:35 pm
    Permalink

    Ecos de Prefab Sprout, un disco precioso

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.