Holy Motors – Horse (Wharf Cat Records/Popstock!)

Hace ya tiempo que algunas fronteras desparecieron para siempre, como aquellas que confinaban irremediablemente a una banda dentro de los límites marcados por la escena de su propio país. Los buenos discos disfrutan ahora de libre circulación y llegan desde cualquier parte del mundo, si bien es cierto que el sonido de Holy Motors es universal y la degustación de su obra no supone riesgo alguno. La formación estonia presenta el que es su segundo disco tras Slow Sundown (Wharf Cat Records, 18), y lo hace con el orgullo y la convicción que se deriva de un trabajo tan inspirado y sólido como resulta ser Horse (Wharf Cat Records, 20).

Poco más de media hora de música perfectamente escogida y concretada en un total de ocho temas firmados por Luri Raus y Eliann Tulve, en lo que viene siendo la dupla clave detrás del proyecto. El combo presenta con elegancia las influencias y enseñanzas bien aprendidas de Hope Sandoval y sus Mazzy Star, Slowdive, The Sundays, The Pastels, Beach House o Pale Saints, en una lista a la que cabría añadir nombres adicionales como los de The Raveonettes en su versión más reflexiva, The Vaselines y de manera puntual Low o Angelo Badalamenti. Holy Motors se mueven con calma pero paso firme entre dream-pop, el shoegaze más ligero e indie-pop de aspecto despreocupado, probando la asimilación de todo ese cúmulo de preferencias que terminan por derivar en su propia música. La detallada interpretación vocal de Raus es sin duda uno de los atractivos de la referencia, con una ejecución tan sedosa y delicada en forma como intrigante y seductora en consecuencia, que además no escatima en matices interpretativos. Una instrumentación distinguida y alejada de estridencias ejerce como adecuado acompañante para las especificidades de la cantante, mientras que la valía de composiciones incuestionables certifica los elogios.

Sucede desde la inicial “Country Church” y queda refrendado en la espléndida “Edless Night” o la mística “Matador”. También destacan una “Midnight Cowboy” –que podría haber ejercido como banda sonora para Twin Peaks o True Detective–, “Trouble”, los juegos vocales femenino/masculino de “Road Stars” o la instrumental “Life Valley” como cierre. Todo parece encajar con armonía en el presente Horse (Wharf Cat Records, 20), que no hace sino acrecentar su poder hipnótico y convicción a cada escucha adicional. Un trabajo recomendado para aficionados al género y a los grupos mencionados, que encontrarán aquí uno de los títulos obligados del año.

Escucha Holy Motors – Horse

Un comentario sobre “Holy Motors – Horse (Wharf Cat Records/Popstock!)

  • el 12 Noviembre, 2020 a las 12:49 pm
    Permalink

    empieza muy bien, luego se hace pelín pesado

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.