Interpol – Sala Apolo (Barcelona)

Interpol firmaron el pasado 2002 uno de los mejores debuts discográficos de los últimos años: “Turn on the bright lights”, un álbum que desprende clase en cada canción. En su directo ocurre exactamente lo mismo.

En su primer concierto en España (Bikini, Barcelona, 9-11-02) Interpol se mostraron como un grupo real, trabajador, con el firme objetivo de llegar a ser grandes. Cinco meses después, vuelven a Barcelona y el crecimiento que muestran encima del escenario es notable.

Tras los invitados The British Sea Power (llenos de buenas ideas y con una puesta en escena divertidísima y muy fresca) Carlos D, Daniel Kessler, Paul Banks y Samuel Fogarino vinieron al Apolo para demostrar que no han parado de tocar desde su anterior visita a la ciudad condal. Y arrasaron.

Con un show corto -apenas una hora- pero incontestable. Repasaron diez de los once cortes de su álbum, además de dos piezas inéditas. Algunos echamos de menos “The New”, una de sus más grandes y desgarradas canciones que sí tocaron en los bises de Bikini.

La fuerza de Interpol sobre las tablas tiene dos nombres: Carlos al bajo y Samuel en la batería se encargan de dinamitar las canciones y darles los cambios de dinámica necesarios para que la energía se desborde. Las líneas de Carlos y su enorme pegada con el bajo le convierten en un digno heredero de Simon Gallup, Peter Hook y Andy Rourke, con personalidad propia. Los cuatro componentes de Interpol tienen un gran carácter, pero Carlos es el lider en arrogancia, poder y fuerza.

Por su parte, Paul Banks canta cada vez mejor. Su voz te hiela la sangre por momentos, pero además se convierte en el complemento perfecto de la guitarra de Daniel Kessler, todo un señor vistiendo las canciones con melodías sutiles y muy enriquecedoras.

Al final, el enfervorizado público comentaba que el concierto había sido muy corto. Sí, es que sólo tienen un disco. Algunas esperaron a Carlos; era su cumpleaños. Otros nos fuimos de Apolo deseando volver a disfrutar de su directo y esperando con ansiedad su próximo trabajo en estudio, que confirmará a Interpol como el grupo necesario que sin duda es.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.