Jerry Paper – Like A Baby (Stones Throw)

Calor sofocante, cuerpos de portada expuestos al sol y riéndose dejándose llevar por ese momento irrepetible de la eterna juventud. Pieles tersas, chicos que buscan miradas rezagadas, chicas que toman bloody mary y se atusan sus melenas oxigenadas encriptando un lenguaje sólo descifrable a la caída del sol.

En medio de esta estampa veraniega, un chico tímido y miope se queda prendado de tanta belleza inasible. Retiene cada gesto, cada mirada, escenas de una película silente y él canturrea una canción. En ese momento es la canción más bonita del mundo, tiene giros melódicos que atrapan sus estados de animo cambiante. Él espera que tenga un final feliz, lo desea con todas sus fuerzas mientras aprieta los dientes. La chica de piel de melocotón y labios de cereza coge su sombrero, enciende un cigarro y se aleja. “With me tonight” es para ella.

Esta es una imagen como otras tantas que me vienen a la mente cuando escucho la música de Jerry Paper. Un Brian Wilson apocado, espectador de excepción de una estampa veraniega en una playa en, digamos, Copacabana. Pero también mi mente vuela a cruceros de lujo de cartón piedra, y capitanes que sacan a bailar a bellas azafatas y desde la cubierta del yate resuenan ecos apagados de una canción de Sal Valentino. Rewind: … ecos apagados de “Friends and Lovers” de Sal Valentino.

Jerry Paper is real. He lives and breathes and works and takes care of his cats. His dreams are just like any other. He goes through this woozy world slightly askew, always walking while leaning at an angle. Jerry Paper will only dance when he wants to, but he will never jive. His singing will lull anyone within earshot into a trance with melodies unlike anyone else. Once his sonic claws are in, there is no escape. Jerry Paper was never real at all.

De esta forma definió hace unos años desde el sello de Brad Rose Digitalis (antigua sello del joven angelino) la figura de este muchacho cuyo nombre es Lucas Natham. Un cruce nerd entre Bill Gates y los personajes gafapastas y con desarraigo emocional de Todd Solondz. Más tarde te enteras de que es un enamorado de toda aquella música que tu adoras. A saber: el romanticismo del synth pop ochentero de Thomas Leer, del pop glorioso de The Free Design, de las canciones dementes de Brian Wilson, o de la plasticidad de las melodías sintéticas de Yellow Magic Orchestra. Es fácil enamorarte de Jerry, tan solo tienes que ver la portada de su nuevo, y espléndido disco “Like A Baby” (Stones Throw, 2018): portada rosa, nuestro Jerry cierra los ojos y te ofrece su corazón en forma de huevo. AMOR. Es, a su vez, cómo abrir una cajita de música y que salga de dentro él con su casiotone y su embrujo. Como una sesión de karaoke cantando por Yma Sumac en una fiesta de alcohólicos anónimos.

Paper debutó con “Vol. I(2012) y con este disco añade su obra más inspirada en esta carrera meteórica a rey de los corazones solitarios.

Los temas son ejemplares: “Your Cocoon” juega con los contornos de la waporwave, “Grey Area” es pura armonía a lo The Divine Comedy. Podríamos seguir desbrozando las virtudes de los aires dub de “A Moment”, los contornos sintéticos y melancólicos de “Did I Buy It?, o el slow funk de “Baby”.

Un espléndida muestra de música ligera melodramática. El rosa es tu color.

Escucha Jerry Paper – Like A Baby

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.